NUESTROS CUERPOS / Historia

artistas-vertigo-cuentosNUESTROS CUERPOS

Llevaba veinticinco años sin tener cuerpo. Tenía trabajo, amores, libros, amigos, hasta un gato.
Un día, antes de un acontecimiento vital para una vida, al despertar tuve un latigazo en la espalda que me impido cualquier movimiento.
Unas sesiones de psicoanálisis y otras de fisioterapia hicieron que dejara de agachar la cabeza.
Después me apunte a un gimnasio y los primeros días fui un dolor de músculos caminando.
Y saben…..volví a tener cuerpo y llore palabras como aquel que frente al precipicio decide volver a apostar.

Hernán Kozak

———————-

NUESTROS CUERPOS

Desde que nos vino a visitar uno de los atlantes que sobrevivieron a la catástrofe de la Tierra, hace miles de años, uno de los rescatados por la la comisión de la constelación de Orión, muchos humanos quedaron convertidos en imanes para los objetos. No podían despegarse de los bienes que se pagaban con dinero en las grandes superficies y que habían sido decorados para que sus ojos se fijaran fuertemente allí, donde se requería de una pericia básica para almacenarlos en sus casas o en los basureros que, cada día alcanzaban un número más diverso y numeroso, clasificados por orden de contaminación y peligrosidad.
Lo que nunca podían hacer esos cuerpos imantados era acercarse a otro ser humano, sino con un aparato pequeño y rectangular que siempre llevaban consigo, con el que se comunicaban a distancia, de otro modo se repelían, hasta el punto de no poder tener relaciones íntimas o si las tenían siempre eran separados por los objetos que intermediaban entre ellos. Se crearon centros, preparados por la comisión de Orión, para poder reproducirse programadamente, sin necesidad de acercarse unos a otros.
El programa secreto de Orión se iba cerrando y acercándose cada vez más a su final. Quedarían unos pocos imanes en la Tierra pegados a todos los objetos existentes. Serían como un núcleo contaminante y poderoso, para nadie pues todos estarían en su núcleo alejados de otros núcleos.
El fin era seleccionarlos para ser enviados a la galaxia de Magallanes y allí ser objeto de estudio y utilizados para las grandes guerras galácticas de la estrella M-365, se comentaba entre los que no habían sido convertidos en imanes que, aquellos podrían ser utilizados como algo parecido a la bomba nuclear intergaláctica con poder para contaminar otros mundos.
Por otro lado , desde un universo paralelo, pero en el mismo tiempo, visitantes de la Galaxia Andrómeda proponían un ejercito de desimantamiento, incluyendo lo psíquico en su cuerpos, un verdadero boom que nadie entendía, era lo último en descubrimientos en el campo científico. Muchos se oponían pues habría que hacer un esfuerzo y luego no sabrían que hacer con el tiempo ganado. Batallones de tiempo vendrían a exigir su lugar y habría que hacer un reprogramación importante sujeta a nuevos descubrimientos entre las nuevas neuronas que se fijarían a sus diversos niveles de creación.
-¡No! ¡No! no nos desimantéis que queremos ver mundos, ser emprendedores en otros mundos, estamos cansados de vivir en la Tierra-gritaban y gritaban con altavoces por las calles.
-Dádnos una oportunidad para probar el desimantamiento-decían los de la Galaxia de Andrómeda- si no sale bien , se puede revertir el experimento fácilmente, puesto que vuestro destino es seguir imantados, sólo tenéis que dejar de hacer el trabajo.
-No, no queremos. Tenemos que resistir o no sabremos qué hacer con tanta libertad, tanto tiempo y menos peso.
De momento no recibimos contestación. La comisión de Orión está comunicando. Andrómeda sigue avanzando en el espacio.

Victoria Ávila

———————-

Historia: Nuestros Cuerpos

Hasta que no empezamos a estudiar los huesos y los músculos, nuestros cuerpos no nos habían resultado nunca tan interesantes. Fue la curiosidad científica la que nos hizo plantearnos la necesidad de confrontar nuestras respectivas constituciones anatómicas. Tus caderas eran algo más anchas y prominentes que las mías, pero mis hombros tenían una musculatura más desarrollada que tus hombros.
Li profesir de anatomía no nos había hablado de estas diferencias. Por eso empecé a pensar que tal vez deberíamos investigar un poco más por nuestra cuenta. Te pregunté cómo era tu cosita de hacer pipi porque me di cuenta de que apenas habíamos estudiado dicha zona del cuerpo sin casi ningún detalle. Y cuando te bajaste los pantalones casi me muero del susto. Aquel día me di cuenta de que si quería aprender algo verdaderamente. Tendría que informarme fuera de los cauces académicos.

Kepa Ríos Alday

———————-
TALLERES DE ESCRITURA
Carmen Salamanca Gallego
Coordinadora

Inscripciones: carmensalamancagallego@gmail.com – 609 515 338
https://www.facebook.com/talleresdeescrituracarmensalamancagallego

Visita nuestra web:
http://www.escribeycrea.com

Escuela de Poesía y Psicoanálisis Grupo Cero

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s