CORRIENTE SUBMARINA / Poesía

artistas-vertigo-poesia

CORRIENTE SUBMARINA

No nos damos cuenta
y la boca del mar
ata nuestros pies
a sus márgenes de otoño
para que olvidemos nuestra bolsa de estrellas.
Sin poder anticipar el humo,
intentamos estirar los brazos
al calor de las letras abandonadas
y atrapados entre sus olas
quedamos ciegos,
hacemos montañas con los libros peligrosos
que una vez amamos,
y somos esa marea sin puerto.

Hernán Kozak
———————-
CORRIENTE SUBTERRÁNEA

“Tus amapolas nocturnas, me curarán de las rosas”
(Marguerite Yourcemar)

Apenas me di cuenta de la invasión,
fuiste esa corriente que penetra en el ser
hasta ocupar todo su espacio.
Atrapada en tu movimiento
quise deshacer un glaciar
pero acabé como una piedra porosa
taladrada por tu ímpetu.
Provocador de zozobras,
noches de insomnio
y días de colapso ,
lograste volcar en tu figura mi apatía.
En tu propio imán encontré salida
cuando tu fascinación cambió de rumbo,
viré estos poros hacia otra cordura.

Ana Velasco
———————-

Poema: Corriente Submarina

Resto de sed, profunda lengua
azul como de sexo marino.
¿Cuándo te beberé sin saber
el sentido de tus nubes?
La risa me ahoga con movimientos
encontrados bajo el agua.
Son mis pulmones amando
el tacto femenil de su oxígeno.
Es mi cuerpo mordido
por una jauría de funciones,
que se arremolina como si fuera
a implosionar en un montón de dinero.
Un montón de suerte y sexo
y un montón de vacío,
un montón de nada donde poder
ser corriente submarina.

Kepa Rios Alday
———————-

CORRIENTE SUBMARINA

En la profundidad de tu mirada
puedo ver tu deseo alejarse,
en tu aliento se enreda otra fragancia
que no es la mía.
Me dejo arrastrar por esta corriente
que siempre desemboca en el mismo río.

Atenazada por la idea de que no estés, sin irte,
de las palabras no dichas, diciendo,
del amor marchito ofrecido en un ramo de flores,
tratando de disimular la muerte en la vida,
así toco fondo y me lamento de mi mala fortuna,
juego mezquinamente con la pena y con la culpa.

¡Es tan difícil para mí entender tu humanidad!
Aceptarte y comprenderte libre, amado y deseado,
amante y deseante en otro lugar que no conozco,
y aun así quererte.
Empujada por la corriente y sin saber cómo ni por qué
subo a la superficie y la vida sigue.
María González

———————-

CORRIENTE SUBMARINA

Para Esteban, a la altura de sus años

Desde mi soledad
intento entender tu soledad.
Desde mi vértigo núbil
creo sentir tu lejana orfandad.
Una corriente submarina
arrastra remotamente
los sedimentos que mañana
habrán de dar sus dulces frutos.
Pero mis labios,
que hoy añoran el dulce alcohol
de esos futuros labios,
ya besarán la tierra,
ya serán también ellos la arcilla
que sellaba la distancia
entre tú y yo.
Por eso, antes de que
las sordas migraciones
fecunden sus distantes
óvulos redentores,
antes de que las células
cumplan su destino
de multiplicarse y desaparecer,
quiero dejar un signo
(una piedra sobre otra piedra)
que oriente tu camino.
Pero es inútil rebelarse,
como es inútil intentar comprender.
Desde mi soledad
escucho el rumor de la hondas
corrientes submarinas
(más abajo de los tranquilos sonidos cotidianos
que entran y salen por la ventana)
y solo puedo amar
sin entender muy bien tu soledad.

Ruy Henríquez
———————-
TALLERES DE ESCRITURA
Carmen Salamanca Gallego
Coordinadora

Inscripciones: carmensalamancagallego@gmail.com – 609 515 338
https://www.facebook.com/talleresdeescrituracarmensalamancagallego

Visita nuestra web:
http://www.escribeycrea.com

Escuela de Poesía y Psicoanálisis Grupo Cero

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s