ES TU DÍA

ES TU DÍA

Alados encuentros fortuitos
se brindan al resplandor
de un desaparecer que muta
en partículas diminutas
para crecer y multiplicarse.
Recuerdo el esclarecedor momento
en el que conocí la magia del amor.

No saques conclusiones,
los zulos embrionarios de la verdad
tendrá que crecer divididos.
Pero hoy nada importa,
es tu día, las noches que te acompañan
se rompen como vísceras sangrantes,
aletargadas por la misericordia y el perdón.

Calcificados, amores obstruyen oleoductos
que riegan de semen las cloacas
desesperadas por la razón
de plácidos jardines sin florecer.
¡Es tu día! Abandona la nostalgia,
protege tus manos con alcalinos versos
y vuela, clandestinamente, a otros mundos.

Nadie debe saber dónde habitas,
a quién le interesa si vienes o si vas,
tu claridad es mejor que siga oculta.
La sombra de los dioses cae sobre ti,
cateteriza los pensamientos
riega los perversos rincones del corazón.
Es tu día, hoy la anestesia salvará una idea.

Trabajo y constancia te rinden homenaje.
Honorables hombres de épocas pasadas
vierten lágrimas en cumbres coronadas,
limpian los pecados más silentes,
obscenos pastelitos de sonrisa agradable.
Ciegos de cordura, se baten en retirada
por las fisuras del mañana, casi, sin decir nada.

Magdalena Salamanca

ES TU DÍA

De nada ni de nadie escaparás
el vuelo queda misterioso entre laberintos del olvido
y cada vez retornarás en el estruendo mágico
de una estrella que sobrepasa tu velocidad.

Solo no se puede, y te dejarás acompañar por el aullido
de tu miseria, por fin reconocida por las entrañas de los cielos.
Es tu día y las melodías que buscas confundieron la magia
de los encuentros con un circo de nubes que palidece
a la orilla de tu canto.

Es tu día, se desvanece el ritmo de una búsqueda perfecta,
silba el cofre de tus letras hechizando el murmullo
del último sacrilegio de tu banda.

Partir será fácil, es tu día, la llave reposa en el nido
de tu compañero de la inocencia
que jamás pudo compartir tu alegría frente
al horizonte que se inventaba sólo por vosotros.

Partir, es tu día, inventar nuevos pasos:
el camino tiene que ser otro, tiene que ser tuyo
en tu día.

Sylvie Lachaume

ES TU DÍA

Cuando cae el sol, después de una jornada violenta de calor,
se adentra en el universo un momento distinto
donde las musas hablan un idioma universal
y mi voz despega sublime y erótica
hacia el encuentro que, tu y yo, tenemos pactado.

Acercarse a los placeres, me digo,
es una tarea, una elaboración, un deseo,
se te tiene que ocurrir primero,
tienes que sostenerlo de alguna manera
y luego olvidarte de todo y disfrutar.

Desaparece la luz,
se abre paso el camino,
acontece de alguna manera
y es lo que es.

Hoy, es tu día,
vívelo con toda tu pasión.

Leandro Briscioli

ES TU DÍA

¿Qué me dirías
si te preguntara por el amor?
¿Sobre qué piel
abrirías las puertas divididas?
¿Qué ruido le arrancarías al silencio?
¿Y si pudieras elegir del horizonte un color
o dibujar el calor del primer beso?
¿Para quién soñaría tu sed?

Hernán Kozak

ES TU DÍA

Deja que se abran los lirios de la paciencia
que los estambres simulen antenas parabólicas
donde las señales rieguen en la niebla
ondas del pavor absurdo de la llama de ti mismo.
Y si en el páramo aparece una sombra
es un pliegue de la Tierra que doblega
su tiempo en la rotación de los días
una vuelta de sí misma, como tú, de ti mismo.
Cuando dormido me echo en tu pecho
mi cuerpo cae bajos los ritmos de las latitudes
voy al lado de ti en lo profundo,
y hay una velocidad que no se siente, de Sol, de Júpiter,
de universos en nuestro Big Bang.

Laura López

ES TU DÍA

Es tu día del mes, hoy viene
a visitarte el temblor, es tu día
del reloj solar donde expones
tu mente ordenada a escrutinio.

Es tu día de fuerza mayor
y no te van a dar nada
por esas palabras cargadas
de artículos de contrabando.

El día de tu cerviz espinal
desplegando su tejido artístico,
sus ojos fijos en las estrellas
sus ojos fijos en el tenue mar
o en la dulce epidermis de una
roca porosa, permeable a ciertas
frases con piel.

Es tu día moscoso,
tu día de mosca del demonio
y también el día de las mucosas
para nosotros de barro.

Tu día de decir la verdad
aunque no la conozcas,
tu día de escuchar una mentira
por enésima vez, pero nasal…
te sorberá la locura. A mi
tampoco me importa
lo que pueda llegar a decir
en el día de tu juicio final.
Sin embargo, me gustaría
poder emborrachar a tu juez
para que nos deje seguir
con esta tortura bochornosa.

Quejoso, le diría que esta
es nuestra forma de amarnos
y cargado de piedras preciosas
lo lanzaría al fondo del océano.

Hoy es tu día de dinero y amor,
levántate mi bien porque
para los poetas no hay día
que no sea día laborable y no hay día
que no sea festivo.

Kepa Ríos Alday

ES TU DÍA

Un nuevo día se descuelga del reloj
y todo se renueva. Restriegas tus ojos
y hacen círculos dentro de sus órbitas
para que puedas verte en el rectángulo
asombrado del espejo. Piernas y brazos
se articulan y de un puntapié estiras
las calles y saludas a la gente al pasar,
sin pensar en el riesgo de que un taxista
a la carrera bata en dos segundos su récord
en los 100 metros lisos y se pare ante tus pies,
con la clara intención de devolverles el brillo
a tus zapatos de charol.

Antonia López

ES TU DÍA

Centelleaban tus ojos ante el despertar de la efeméride,
no pensabas que este momento rasgaría el rompeolas
cuando tantos nombres se envolvían en ceniza,
y el tuyo estuvo en la garra del buitre.
Pero tu aliento pactó una tregua al miedo,
cuando el corpúsculo del saber tomaba sus armas
derramando certidumbre sobre un agotado aliento.
Por eso hoy, tras la fatiga de las calles
acercas tu brazo a una espina cuyos pétalos
despliegan un anhelado perfume de esperanza.

Ana Velasco

ES TU DÍA

Es tu día, el de mañana
donde las letras
se esparcen por las aceras
como transeúntes acelerados
tratando de llegar a tiempo
a la fusión inevitable y continua
de una palabra.

Cruz González Cardeñosa

ES TU DÍA

Abrirás los ojos con cautela,
tus párpados cediendo con dificultad
al apremio del alba.
Es tu día, pensarás.
Un día señalado con una cruz en el cuaderno.
Y no importará que no sea cierto.
Porque en realidad no estás preparado
ni es tu mejor momento.
Pero tendrás que tomarlo venga como venga
con su boca amarga o su fiebre densa.
Tal vez, intentes rezar, querer ser mejor persona.
De todos modos tendrás que bajar a los infiernos
y recuperar tu alma.
La humanidad te parecerá entonces un juego imposible
y, sin embargo, seguirás intentando acertar
dibujando sombras sobre un muro blanqueado.
El tiempo es un tirano que siembra de discordia
el despertar de nuestros mejores sueños.
Apenas la pálida luz del día escribe
con sus frases hechas las cosas conocidas
y ya está exigiendo confianza y arrojo.
Alguien demasiado débil debe tomar decisiones.
Debe buscar la verdad. Llegar al fondo de las cosas.
Al fondo de la lengua. Al final de todo está sepultada tu alma.
Esperando. Escruta tus posibilidades. Es tu día.
Es el día en que tal vez deberías decir algo.
Hacerte oír con voz sonora y radiante.
Pero la realidad roma te vence. La realidad cóncava y convexa
que te deforma, que te devuelve como un eco, como un reflejo,
como un exabrupto, como una broma estúpida, es de una solidez córnea.
El cuerpo es un peso muerto que lastra tu camino.
La realidad detenida como una fotografía, atrapa tu mirada.
Reza entonces porque tal vez estarás muerto.
Aunque mañana vuelvas a abrir los ojos.

Ruy Henríquez

ES TU DÍA

Es tu día, despierta.
Despierta tus manos,
enlázalas a la humanidad,
toca el silencio del estruendo.
Y si todavía no puedes,
porque ya es demasiado tarde,
sigue caminando,
quizá más adelante
puedas.

Paqui Robles

ES TU DÍA

Colorear el horizonte natural de las lluvias,
el tejido de las perlas permanece
y sale el humo de la noche, enmascarado,
esa confusión es un altiplano de constelaciones.

Vemos destellos y me alegro con la luna,
trueco su cuerpo en tierra
y las estrellas arrastran sus espejos,
sus manos en la blusa.
Ayer tecleando suspiros,
ayer con la pala del rigor acechando,
violenta,
disturbio del hambre o filo animado por la ausencia.

Hoy es tu día, tu diferencia, mar de mares, constrúyela.
¿Qué ola vive en tu mujer?
Hoy, mírate en tus agujeros sonámbulos,
llenos de arena, rodéate de orilla.
La blanca acuarela no existe.

Clémence Loonis


TALLERES DE ESCRITURA
Carmen Salamanca Gallego
Coordinadora

Inscripciones: carmensalamancagallego@gmail.com – 609 515 338
https://www.facebook.com/talleresdeescrituracarmensalamancagallego

Visita nuestra web:
http://www.escribeycrea.com

Visita nuestro canal en Youtube
https://www.youtube.com/channel/UCQtPVp9VFU2hYjtG8xtIJfQ?view_as=subscriber

Escuela de Poesía y Psicoanálisis Grupo Cero

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s