EL DÍA QUE GANÓ LAS ELECCIONES

EL DÍA QUE GANÓ LAS ELECCIONES

No había amanecido aún, eran apenas las 6 de la mañana, y Alberto llevaba la noche sin dormir. Aparecer en público siempre le dio cierto vértigo, y aunque desde hace años se trataba con un psicólogo muy prestigioso, aún tenía dificultades.

Su esposa lo animó a presentarse a las elecciones. Él no tenía experiencia, y casi apenas deseo, pero la vio tan entusiasmada que no le quiso quitar la ilusión. Sus compañeros de partido habían apostado fuertemente por él, y todo se convertía en una gran presión que no le ayudaba en sus ataques de pánico.

A las 18.00 de la tarde le dieron los resultados. Había salido con mayoría aplastante, solo con un par de votos en contra.

Su mujer fue la que cogió el teléfono y se enteró de la noticia. Salió corriendo en busca de Alberto para informarle, y mientras le buscaba le entró un nuevo mensaje. Ella no dudó en abrirlo:
• Alberto, cariño, sabía que lo conseguirías. Te quiero mi amor.

Pino Lorenzo

EL DIA QUE GANÓ LAS ELECCIONES

Son las cinco de la mañana, ese día tendrán lugar las elecciones que pueden hacer que sus sueños por fin se haga realidad.
Francisco López ha reunido a su mujer, sus dos hijos y a la madrugada para recordarles los pasos a seguir.
• Salimos dando los buenos días, sonreímos y volvemos a entrar. Y así hasta que se hayan ido todos. Recordar que cada uno tiene su planta asignada.
Aquí no hay jornada de reflexión por lo tanto es decisivo hacerlo todo hoy. Ayudar a todo el mundo, con las mochilas, con la compra, con los muebles de Ikea, con lo que haga falta. ¿Entendido?

• Si, sensei, dice el hijo pequeño.
• Si chef, le contesta el mayor.
• Que si Paco, que sí, le responde Luisa.

Mientras, repasa con el infinito su plan y piensa “este año la comunidad de vecinos será nuestra”.

Hernán Kozak.

EL DIA QUE GANÓ LAS ELECCIONES

El día que ganó las elecciones para ser el delegado de clase en el colegio tuvo la sensación de tener el beneplácito familiar, paterno; se sintió más fuerte y confiado que nunca, cuando vio en la pizarra su nombre con la fila más larga de palitos al lado, más larga que la fila de los nombres de sus compañeros candidatos: Era el recuento de los votos. Aquella fila de palitos se quedó grabada a fuego en el alma de Juan como la marca del ganadero en los lomos de una res. Desde aquel día, podemos decir, Juan quedó marcado como perteneciente a la ganadería democrática, demócrata, democratista.

Kepa Ríos Alday

EL DÍA QUE NO GANÓ LAS ELECCIONES

Aquel día tenían que elegir al defensor universitario, todos habían hecho campaña por el antiguo candidato, pero a la hora de recontar los votos no salían las cuentas. ¿Cómo era posible, después de todo el empeño que puso en arreglar el entuerto con el vicerrectorado? Apenas llegó a su despacho llamó a la delegada de estudiantes para pedirle explicaciones, en algunos segundos ésta le respondió con un dedo corazón levantado y sujetando la palabra “DELATOR”.

Ana Velasco

EL DÍA QUE PERDIÓ LAS ELECCIONES

Volaban los pájaros bajo, presagio de mal agüero.
Era el fin de una era. De la comunidad que tanto había amado, a su manera claro, está.
No puedes rogar por el alma de alguien que ya se ha ido.
Estaba claro que iba a perder, prestigio y dignidad a partes iguales. A los votantes no puedes engañarles tanto, pues se terminan dando cuenta.
Es como jugar a las cartas, no puedes ir siempre de farol, alguien dice “no te creo” y se acaba tu suerte. El día que perdió las elecciones, sin embargo, no estaba para rebatir nada. Simple y llanamente estaba muerto.
Nadie en la comunidad de pisos de un barrio de categoría, se acusa de asesinar al susodicho, pero también es verdad, que nadie le quería. La junta de vecinos tenía que cambiar poderes, pues nos estaba arruinando desde el minuto cero. El desfalco a ésta, nuestra comunidad, se hizo más patente cuando llegó el verano y se abrió la piscina. Y el señor Vicente, la utilizaba para varias cosas, por el día y para otras peores al llegar la noche. Siempre salía votado, porque pagaba a unos, y a otros llevaba a sus hijos a entrar a las mejores universidades, o los mejores puestos de trabajo.
Pero después de su muerte ya no estábamos empatados, así que arreglamos los papeles para que sucediera lo contrario.
No fuimos a su entierro, pero en masa fuimos al siguiente día, frente a su tumba, presenciamos su dimisión y creación de una nueva reunión y votación.
Y sí, Vicente perdió aquel fatídico día unas elecciones, entre la ovación de todos y los abucheos de otros hacia su lápida.

Paty Liñán

EL DÍA QUE GANÓ LAS ELECCIONES

¡Por fin llegó el tan ansiado día!
El tío de Alberto, a pura sangre, coraje, insistencia… algunos “regalitos”, y muchos asados bien lubricados… con alcohol del bueno… ¡¡¡Ganó!!!
Será Intendente de su ciudad, llevará adelante “los destinos del departamento”, o por lo menos ésa fue una de sus intenciones en el primer discurso que compartió entre amigos, allegados y “seguidores”.
Ésos fueron los primeros momentos, de sonrisas, abrazos y palmaditas en la espalda.
-Luego ya veremos…- continuaba en otra parte su discurso.
-Son tiempos de esfuerzo, ¡¡¡lo lograremos entre todos!!!
En esa parte, elevaba el tono y hacía un recorrido con su mirada a todo el público presente…

Carla Bianco


TALLERES DE ESCRITURA
Carmen Salamanca Gallego
Coordinadora

Inscripciones: carmensalamancagallego@gmail.com – 609 515 338
https://www.facebook.com/talleresdeescrituracarmensalamancagallego

Visita nuestra web:
http://www.escribeycrea.com

Visita nuestro canal en Youtube
https://www.youtube.com/channel/UCQtPVp9VFU2hYjtG8xtIJfQ?view_as=subscriber

Escuela de Poesía y Psicoanálisis Grupo Cero

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s