TIEMPO SIN RECATO

TIEMPO SIN RECATO

Acaricio el eco de tu voz,
la savia que derrama agonía,
el embrujo perfecto de tu piel,
la maravillosa sed del silencio.

Cuando se alinean los planetas,
existe un latido salvaje que devora
tempestades nocturnas y toca mi mirada
para volver a cero en cada latido.

Te dije una vez,
que quería tus manos,
ese extremo perfecto que me llama
y se desvía de todo posible encuentro,
márgenes oxidados que respiran amor
cuando los árboles cobijan la sombra del futuro.

Ya es tarde, me dijiste, no hay más tiempo
para cantores y bailarines,
sin recato me voy para no volver,
sin ti no estoy, ni nunca estaré.

Leandro Briscioli

TIEMPO SIN RECATO

Se han abierto grietas y
los planes de mañana
se desgranan en latitudes ocultas.

La luz de las farolas
alumbra los clones
que han apagado el tiempo,
mientras las colmenas
de los días se desintegran sin recato.

Descansa la noche y los vientos del sur
se levantan aturdidos de tanto espanto.

Magdalena Salamanca

TIEMPOS SIN RECATO

Tiempos sin recato, se asustan las niñeras
cuando pasean por el Sena
a los críos salidos de las madres.
Las prostitutas exhiben sus pieles al sol,
y no les deslumbran las miradas ajenas.
Los militares muestran sus armas, indecorosas,
que no dejan ver sus almas.
Las camareras señalan sus pechos,
en cada servicio,
sin más interés que una propina.
Tiempos sin recato.
Me acuesto asombrada
ante los ojos azules del diablo,
que retoza
cada mañana
en la rivera.

Pino Lorenzo

TIEMPO SIN RECATO

Tiempo sin recato
nos dijimos tomándonos de las manos
y las manos volaron buscando el universo.

Cada universo fue para cada uno
una historia de amor
y el tiempo
el personaje que puntuaba.

Cruz González Cardeñosa

TIEMPO SIN RECATO

No tiene recato este extranjero
que no conoce nuestras costumbres
ni ama nuestras divisas nacionales.
Este bárbaro con su petulante ritmo
que pisa sobre el hueso solar con saña
y marca el curso legal de los billetes,
no muestra ningún interés por nuestro
legado artístico y cultural. Este asaltante
de bancos de peces opera con el beneplácito
de las autoridades competentes, lo avala
el consejo general de mareas y el reflujo
de las digestiones de abismos. Es
una ballena cantante, la inmensa voz
de la superficie del epitelio oceánico.
Este extranjero que viene plegando
las mejillas como alfombras de rezo,
devorando las antenas del amigo,
abatiendo escuálidas techumbres,
es el culpable de hallarse las ideas
como mujeres a la intemperie
y nosotros de cobertizo en cobertizo
tratando de encontrar una miseria.

Kepa Ríos Alday

TIEMPO SIN RECATO

Vagabundo del tiempo con collar de sombras
avanza sobre el níveo hueso
con pestañas verdes y azules
proclamando la mosca de la fruta
y la deidad en las pálidas alucinaciones.
Caer definitivamente donde se rompe la lluvia
es un furor de esponjas,
pero un río remonta por sus arterias
y los peces flotan, chapotean en las orillas
de su morada junto al mar.
Le pidieron en esos ojos humanos
el sepulcro de las horas
el salto de las edades, la epopeya,
el tifón de sus longitudes
y una flor extranjera surge
donde los hombres fueron contados sin recato.

Laura López

TIEMPO SIN RENCOR

Las lágrimas tienen los ojos cerrados,
pues esa tarde el tiempo
ha escapado
de las fotos de hielo
colgadas en los árboles sin nombre.
La noche ha engañado
a los ríos sin historia,
a los pájaros de alas mojadas,
a los relojes mudos que
recorren los pasillos de la madrugada.

Hernán Kozak

TIEMPO SIN RECATO

Las primaveras esfumaron
un ancestral temor que me habitaba,
sigilosamente.

Hoy, el sol entra en mis huesos
tan libre como en el centro
de su universo.

No hay velocidad
que lo sorprenda;
el tiempo es suyo.

Sylvie Lachaume

TIEMPO SIN RECATO

Acuérdate de mí, tiempo despistado que olvida la escultura del verdugo
y suministra decisiones a los que flotan en el agua terca.
Caer en el camino, desnudar las sombras, quemar el hueso del viaje,
es otra vez maldecir al destino, dar la espalda donde viven los labios irremediables.

Esencial, abres mi cuerpo de par en par y colocas la eternidad como bomba de retardo
y florecen los mandos, minutos, semillas, un verso perdido; un calor atraviesa el amor
y en la metrópolis del grano, se alegra el pórtico del alma.
Ha ganado el poema a la sangre, ha ganado la espera a lo imperceptible.

¿Ves? No duerme nadie en el cuello de la infancia pero surgen cubiertas de musgo
las traducciones de los mares, la mordedura que entiende tus quehaceres.
Mordisco en el panorama racional que encubre tu funeral, lucha de pacotilla, luce
una cintura enterrada. Tienes que ser otro, el trajín acecha para volarte los sesos.

Alguna clase de cementerio se arroja en tu plato, cubre tus gusanos, altera
las letras que han conmocionado el futuro y quedan a solas en algún papiro usado.
Ven, no sólo arrojas atmósferas, tienes el poder de la porcelana cuando se multiplica
la impermeabilidad de sus reflejos. Nadie toma la sopa de sueños contra tu pecho.

Escucha, ídolo perecedero, puse color a tus estandartes, juré que eras mío,
pero en África hablan tu idioma desde que fuiste el incordio de la fruta
y aprendí que el suministro lleva alfileres tendidos entre la ventana y el poema.
Recuerda, algo enseñaré a la cerámica rojiza de tu existencia.

Clémence Loonis

TIEMPO SIN RECATO

Cuando el árbol arruga el último parpadeo,
el tronco erosiona y en la caída huyen,
envueltos en llamas, todos los unicornios
que junto al lago creé.

No tengo ganas de seguir el sendero de grillos
amarillos…
De baldosas ácidas y desvíos contrariados
en el éxtasis cerúleo de las lágrimas en el jardín…

¿Te has preguntado qué siente un gorrión herido,
que no vencido de muerte?

Tal vez un horizonte de mármol, quizás un estéril
escenario, mezcle sangre y cenizas en un grisáceo
plato, para el comensal devuelto al paraíso.

La noche en penumbra, la árida montaña, el vaho
disperso en agua de lluvia, montones de arroz
en las manos que se escapan cual arena desértica.

¿Por qué crece el junco en la esquina sombría?

Le devuelve el cuenco del aire, un afónico trueno,
un camino de harapos y pólvora, de guijarros
que yacían en las fábulas palpitantes del médano.
De la heredad del relámpago, que atrapó ese tiempo indefenso,
brujas ajadas en el sortilegio gomoso, bocanadas trizadas
en espejante condena de la carátula de las lápidas, donde te miras.

Llegó el tiempo sin recato, de la jauría en el río,
la pasión desbocada hasta el pináculo, el rostro del reloj
deshojando el porvenir.
Donde yacían frágiles reflejos,
donde crece la humedad y los secretos códigos
de la incertidumbre, pasan jadeando entre las mortíferas sendas.

Sombra tallada en un millón de instantáneos muros,
rocas que discurren por la boca humeante, un refugio minúsculo,
que erigías cuando éramos amantes de los buenos puentes,
de los alientos nacidos del óxido, entre las ofrendas
de un musgo entonces verdeante, donde los vértigos no existían.
Solo el carnoso deseo de encarnar y vestir
la leyenda y el canto de nuestra anatomía.

¿Quién me dice que un día no muestres tu inventario sagrado,
que desfondes todas las olas del sollozo del océano?

Donde una esponja arrugó el reverso del rostro,
un secreto en la planicie de la combustión,
un dios del fuego para una lejana idolatría.

Pero si una mañana en la pupila del sol, noto sus hebras
arder, si un ejército de caracolas errantes expande el rumor…

Entonces sabré, que el mar trocó en témpano, que el depósito
aromático, con el que jugaba la muchacha de labios carmesí,
Fue el cáliz, el embudo por el que se coló
el látigo, el indomable huracán que pasó peinándose.

Solo fue un sueño más.

Paty Liñán

TIEMPO SIN RECATO

Es tiempo que el alma se mueva,
que el cuerpo la siga.
Fuera de línea,
al ritmo que la vida festeje.

Tiempo de velar por la alegría,
la sorpresa mínima,
el largo suspiro de respirar.

Tiempo de escuchar en ésos,
los gestos cotidianos,
las manos que hablan,
las miradas que iluminan.

Es tiempo de palabras nuevas,
descubrir las letras,
Insistir en su conquista.
Es tiempo.

Carla Bianco


TALLERES DE ESCRITURA
Carmen Salamanca Gallego
Coordinadora

Inscripciones: carmensalamancagallego@gmail.com – 609 515 338
https://www.facebook.com/talleresdeescrituracarmensalamancagallego

Visita nuestra web:
http://www.escribeycrea.com

Visita nuestro canal en Youtube
https://www.youtube.com/channel/UCQtPVp9VFU2hYjtG8xtIJfQ?view_as=subscriber

Escuela de Poesía y Psicoanálisis Grupo Cero

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s