“EN LA NOCHE VETERANA” (Benedetti)

“EN LA NOCHE VETERANA” (Benedetti)

Ya no te reconozco,
cambiaste tu perfil por una patria beligerante,
al lado de una nada coclear,
dimensión venida del mal.

Con sarcasmo te has convertido en lo inesperado.

He recorrido las batallas más adineradas,
esas que sin hacer la digestión se hacen desecho.

Su perfume me sigue sorprendiendo,
encuentro manchas de ti entre las sábanas,
y quiero huir, correr, dejar los sueños de lado
y empezar a verte tal y como tú lo has decidido.

Áspero en el contorno de la palabra e
insistente en la persecución,
eres un perro herido, viejo, maltrecho,
abandonado a la desidia de tu propia codicia,
una rata de alcantarilla que ya no tiene alcantarilla.

Pero esto te da igual,
no puedo dejar de pensar en el silencio de tus ojos,
ahora alarmas lucifer
cada vez que se cruzan nuestras miradas.

Almacenamos secretos que nadie ha de saber,
si se descubren cambiarán el rumbo de la humanidad,
ven cerdo indígena, lame tus propias heridas
si quieres que, al menos, pueda perdonarte.

Magdalena Salamanca

EN LA NOCHE VETERANA (Benedetti)

No sé cuándo fue la primera noche.
Le he preguntado al viento y al mar,
al hombre y a la piedra,
al color verde y a las calles
y nadie responde.
La observo y me da la impresión
de que hasta dormida podría abrir su capa
y comenzar el trabajo.
Lleva tanto tiempo
pintando y despintando
las paredes de aquí y de allá,
que sus lágrimas o sus alegrías
han perdido importancia para nosotros.
Palabras unidas a otras palabras
que caen al precipicio.
Pequeños reyes vacíos de tumbas,
ella nos va a sobrevivir.

Hernán Kozak

EN LA NOCHE VETERANA

Veo tus símbolos, escarcha,
en el frío fino de tus quebrantos
en la capa con la que vistes la noche veterana.
Supe de ti en este silencio desconocido
y asomé mis bosques a tus dedos
¡oh escarcha!
se posaron sobre tus hondos bálsamos
y escribí las riberas de un sueño.
Qué distante de mí el día
y qué centella con el aire a tu medida.
Un combate de guijarros mella la noche
y carnívoros tus labios por el trance
se deshielan sin remedio,
Ya es de sangre y de carne y amanece el día.

Laura López


EN LA NOCHE VETERANA
( Verso de Benedetti )

El silencio de la noche
despierta los sinsentidos
de la razón.
Volar hacia la tumba
del Universo.

En un giro estrambótico
perder el norte,
bajo la lluvia nuclear
de tus sueños.

El esplendor del pasado
es un espejo roto,
con ilusiones de marfil.

Sin imagen
el fluir de las palabras
construye un imperio
más allá del cuerpo.

Distribuyo la esencia
de mis vivencias
en un tapiz blanco,
enamorado de sí mismo.

Es violación a la pureza del silencio
que anida en tu pecho.
Siembro estrellas de mí misma
que nunca alcanzaré.

Sylvie Lachaume

EN LA NOCHE VETERANA (Benedetti)

No quieres que oscurezca,
y emites una queja para engañar a la noche, veterana,
y dejarla en sus aposentos.
Todos te miran, como si supieran.
Tu solo descansas, como no sabiendo,
pero el sol te ha dicho un secreto.
El día es más que la luz,
el agua más que el mar,
el aire, más que el oxígeno.
No te das por vencida
y sonríes,
sabiendo que extrañaras
la mano que tiembla.

Pino Lorenzo

LA REINA

Había nacido maniatada como Gullivert
cuando despertó en el país de los enanos,
desde su posición no podía valerse
de los más modernos subterfugios.
Los reyes no engañan, son nobles.
Tenía un tesoro, murió sin tocarlo.
Atada junto al tesoro de la corona
los enanos financieros le daban
el alimento necesario. Las miradas
amorosas de sus súbditos, hilos
que inmovilizan la sangre real,
tiraban de sus sonrientes comisuras,
tiraban de su mano de títere cuando
desde el coche alzaba oscilante saludo.
La mano de escribir se la habían cortado
y cuando habría la boca era para implorar
un poco de comida a los enanos.

Kepa Ríos Alday

UNA MAÑANA LÍQUIDA

Yo quiero una mañana líquida
de sábado,
disolver el silencio somnoliento,
sorber lentamente los alcoholes
de su luz,
despertar un trino en mi garganta,
que no se me atragante la alegría,
y atreverme a pintar en el muro:
“prohibidos los días duros de roer”.

Antonia López

EN LA NOCHE VETERANA (Verso de Benedetti)

Antes de romper el alba
la noche recoge su escueto diario
donde sigue anidando secretos
que finge la mañana,
pocas novedades detienen sus notas:
algún gemido pasional que desclava
el sopor de la vigilia,
apenas una línea al rugir del hampa
que perdió su interés,
casi desterró señalar la clemencia
pues el dolor arquea sus atisbos,
lamenta sin embargo
la profusión de luciérnagas
que invaden su organismo.

Cierto es que creó costra frente
a la desnudez de tantos nómadas
más sigue asidua al honrado faenar
que escolta la luna,
como nadie conoce el raudal
de membranas que callan el insomnio.
Hoy registró con mueca triste
cierta desazón en los murciélagos
y el vibrar de torres de misiles
que husmean su ámbito.

Ana Velasco

«EN LA NOCHE VETERANA»
Mario Benedetti

Suave, tu voz, arrinconaba la nostalgia
en la noche veterana y me sumía
en un ir y venir por los paisajes
de nuestra amada tierra,
con los seres queridos
celebrando nuestra vuelta
y nosotros… ¿alegres?

Pasaron tantos años,
la vida fue dejando su marca
en nuestras manos, la luna
es otra luna porque tus ojos miran más allá
y mis manos llegaron a tocarla.

Me uno a tu melodía y canto contigo
una letra imposible, poesía.

Cruz González Cardeñosa

EN LA NOCHE VETERANA (Benedetti)

La humedad de los cuerpos los envolvía,
con su calor inundaban la escena.
Ardiente síntesis humana,
goce mentiroso de lo eterno.
Desnudos en la bruma de la ilusión,
los amantes despiertan.

Fugaces rayos de luz,
el día se inicia, es hora de partir.

El mundo los espera, los sonidos de la ciudad,
otras voces, otros amores, otros.
El ciclo se reinicia, no hay después,
solo posibilidad y mañana.

Fugaces rayos de luz,
el día se inicia, es hora de partir.

Carla Bianco

EN LA NOCHE VETERANA (Benedetti)

Mi corazón lo sospecha,
pero mi alma lo sabe.

¿Ya no crees en los cuentos?

Apenas tu cuerpo en el caldero tras una madrastra
de trapo, que solo sirvió para tener miedo al obstáculo,
al gran muro de la travesía al paraíso.
Y en el reverso del sollozo entre ácido
y oxígeno, encontraste la verdad.

¿Ya no crees en el parto mágico
de la princesa prometida?

La maestría del deseo ante los tentáculos,
inyectados en las pupilas rubí del ocaso,
en navegantes murciélagos en la caída,
frente al fulgor instantáneo, un nuevo día
que desfonda hacia el dolor
en el tiempo de la encrucijada, el caótico
relámpago que oprime, presentación de la brújula
de los deseos, ojeras en el reloj . . .

¿Qué pecar satisface tu duelo?

¿Quién imprime el vuelo en la retina?

Duele ausencia, salvaje, en la veterana noche…

Y otro día vuelves, otra hora rota,
el brebaje eterno de la salvación . . .

Y peco cómplice entre los jirones del cuerpo,
bajo las estelas de tus vértices,
divido la hoguera en manos y ayer,
disperso las visiones que confunden la llama.

Otra vez, carcomen las rutinas, paladeo los pilares que erigimos
en este profundo universo, y reto a las agonizantes
estrellas que aún lo pueblan.
Dibujo con el lápiz
carcajadas en la galería embrujada, donde lucientes
balas juegan con la contradicción de este mundo,
creado entre mi yo y mi yo.

Entre el temblor y las marejadas,
una asamblea de seres juzga los alambres del pecho,
lo volátil del ser, la disyuntiva de laberintos y cáscaras
que exiliaron con la profecía.

¿Cómo escribo sin aliento?

“Soy tu niebla” susurró el viento en la noche,
¡” yo el vértice sobre el rocío”! habló el rosal,
encaramado a las ofrendas del agua,
a la lírica de las guardianas de plata y ceniza.

Sopla la vela del ayer, pulsa el botón incierto, un ávido
remordimiento entre el frágil jardín de las máscaras
y el látigo lunar que lo envuelve.

Y ahora …
¿No temes al conjuro que urden entre los matorrales
cerca de tu número exacto, de la profecía que envolvió
el rayo con tu paraíso?

Los pétreos lugares que pisaron, los vértigos
de esos pies descalzos, esa pálida arcilla
que dispersa en las manos…
El minúsculo símbolo
punza el modelo lleno de rapiñas, las roídas
huellas carbón de la pólvora desprendida.

Paty Liñán


TALLERES DE ESCRITURA
Carmen Salamanca Gallego
Coordinadora

Inscripciones: carmensalamancagallego@gmail.com – 609 515 338
https://www.facebook.com/talleresdeescrituracarmensalamancagallego

Visita nuestra web:
http://www.escribeycrea.com

Visita nuestro canal en Youtube
https://www.youtube.com/channel/UCQtPVp9VFU2hYjtG8xtIJfQ?view_as=subscriber

Escuela de Poesía y Psicoanálisis Grupo Cero

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s