ESA VOZ QUE ANUNCIA

ESA VOZ QUE ANUNCIA

Toco con mis dedos de aire y papel,
la montaña que antes no tenía
una sola grieta dibujada
en su voz, en su piel o en sus pupilas
llenas de hilos de ceniza y acero.
Recojo las palabras que un segundo antes
había desperdiciado arrojándolas
a los tanques de hielo.
Escribo mi nombre y apellidos
para luego olvidarlos.

Hernán Kozak

ESA VOZ QUE ANUNCIA

Interna y fértil,
esa voz conocida
acompaña mis andaduras,
desde siempre.

Se hace fuerte
con los años,
irremediablemente.

Escapar, puedo.
Anuncia el alba
de todo lo deseado:
una vida no conocida
si no me siento
y dejo que me dicte
este poema.

Sylvie Lachaume

ESA VOZ QUE ANUNCIA

Deja que te brinde mi levadura,
fermento de todas las hogazas
altura del amor y del divorcio de la sangre
del coágulo y su sombre, del tiro de piedra
de la lanza de los cuatro siglos
y del cascabel del universo.
Soneto de los días y las noches
voz que suena en un grito
viento que mueve los dólmenes de la partida
del colapso de la carne y el pericardio
vístete con las aliteraciones y los retrueques
mira que si no son huella y reflujo torácico
de la expansión de la tierra,
de los nudos de tus pozas
y de los jirones de tus pies.
Orquestas vacías son el iris de tus poblados.
Sírvete del mejunje, olvida, no calles.

Laura López

ESA VOZ QUE ANUNCIA

Dejo mi voz caída
del camino tortuoso que anuncia
presagios de muerte.
Es juventud, divino tesoro,
que buscan,
entre las plantas grisáceas
dispuestas a entrometerse.
Simulo sin piedad por la vida,
anunciando canciones de cuna
para los niños que no duermen.
Es como un juego de naipes,
uno no sabe
quién es el impostor.

Pino Lorenzo

ESA VOZ QUE ANUNCIA

Esa voz que anuncia tu regreso
no es voz, es misterio,
causa de mi quebranto
y de mi desconsuelo.

Voz que traes las voces
del recuerdo,
que retornas sombría,
y te vas en silencio.

Cruz González Cardeñosa

ESA VOZ QUE ANUNCIA

Esa voz que anuncia
atrapó las vocales de cada palabra
para dejarlas salir todas de golpe.
Los nudos se desnudaron
uno a uno,
los suspiros incorporaron
silencios,
los silencios eligieron,
cada vez,
su espacio.
Mil grietas hundidas
en la humedad de la noche
Acompañando para recordarles
que la vida se escapa,
si no la hablas,
si no la conversas,
si no la haces.
Abriendo el vuelo,
aparece la aurora
que anuncia lo venidero.
Cánticos de humanos
que por fin han muerto
en su alcoba vacía.
No dicen nada.
Nosotros, tampoco sabemos
qué será de nosotros.
Ni lo más sombrío,
ni qué decir,
ni qué queremos
cuando se cierran los ojos
para no ser ciegos.

Paqui Robles

ESA VOZ QUE ANUNCIA

¿Esa voz que anuncia, qué debe tener con los páramos
y asir las amapolas que quedan en la orilla?
Nubes rojas, mortecinas, se aproximan
entre los médanos, carreteras ávidas
hacia esta baldía estatua, estos corruptos
esqueletos, esta cerrazón que anuncia
el diluvio en el pecho,
una gota subterránea en el existir
de los miedos, de las granates agujas,
de un pelícano en el ápice
de las grutas, ríos que arrastran
los fantasmas de las penas en el segundero.
Y otra vez, aprisiono los muros,
otra vez inspiro esta tierra ignota,
una y otra vez entre cerillas,
la mordedura del ataúd me lleva
entre violines que cantan, relojes tempranos,
auroras que bordan, amistades que transmutan.
-Silentes alfombras de arena-
Sopla su sentencia el tribunal,
al filo de mil cuchillos, pócimas que fueron
pactos en el infierno, sin respuesta . . .
-La mudanza del lapislázuli
de tus ojos-
¿Qué escuchan los impíos
tras los arcángeles sangrientos?
La penitencia invade sus dominios,
sortijas de cartón, lo cotidiano del desierto,
con sus palmeras errantes, férreos
oráculos indomables, órbitas ebrias
en paraísos ínfimos que escudriñan
exhumadas calaveras, aquellas poblaciones
que erigieron entre torbellinos
el torreón de las mentiras, el castillo
de barro entre lágrimas del adiós.
Este juego de azar con el que bailas,
junto a extrañas cabelleras. . .
Pasó de largo el cochero que portaba los dados,
trenzó los matorrales, penetró entre las
sábanas la enredadera, en las entrañas de la cama,
temblor de hojas carbón, la levedad de los seres,
de la llama sin su aliento, conquistando
palabras yertas, como zombis entre la mala hierba.
Respiro entre brumas de leyes osadas,
comarcas carnosas entre el fulgor
de los vientos pavorosos, alquimias
de un crimen de cáscaras salvajes,
de la fuga de los ángeles
colgaduras de burbujas,
pompas inocentes que cubrieron el inventario,
flora maligna, las vociferaciones que desnudan
letanías en las criptas, que zumban en los telares
para verse reflejo en lo profundo.
El anuncio de las voces en exoplanetas
de las sábanas de fuego en tu cama.
¿Cuánto camino entre el incendio y las cenizas
de plata queda entre nosotras?
Pavesas, pétalos impuros en fuentes sagradas,
marismas fecundas de algas y corales,
máscaras de los ecos hambrientos,
soplos que desgarran vidrios, hojalatas
espumantes de dinastías engarzadas
en los caminos, incrustaciones minúsculas
en la carótida, en las caobas galerías,
bocanadas escarlatas en el letargo del vértigo.
La oratoria del conjuro en lucientes
encrucijadas, anagramas miserables de ausencias,
lenguas de las edades y los verbos dispuestos
a danzar como dos amantes errantes.

Paty Liñán

ESA VOZ QUE ANUNCIA

Anuncio de vida,
es el primero, ha llegado.

La tierra apasionada se abre
en surcos, sube en tallos,
van hacia la luz.

A tientas las letras arman cadenas,
de la mano, en la oscuridad…
Se quiebra el sentido,
se anuncia otro umbral.

Anuncio de vida,
es el primero, ha llegado.

Amor en todos los días,
en cada gesto el amor,
no al límite ni a la rendición.

Amor en todas las voces,
en cada palabra el amor,
no al límite ni a la rendición.

Anuncio de vida,
es el primero, ha llegado.

Carla Bianco

ESA VOZ QUE ANUNCIA

Esa que anuncia subidas de dalias
en los precios del carburante interestelar
es mi voz favorita no puedo acallarla.
La que emite el polen que ávido olfatea
mi enjambre electrónico en el dial
de las tristezas del sol. Dulce fragancia,
excita los lúbricos componentes
lógicos donde engrana
voraz la nariz que te rastrea.
Estoy buscando tu voz en la oscuridad
de las bocas lascivas, de los ojos traidores,
tu voz a la que vibra el puente de estaño,
arco voltaico, tendido de lenguas.

Kepa Ríos Alday

ESA VOZ QUE ANUNCIA

Comienzo en el caminar de una escolopendra,
largo todas las playas, el agua es mi ruta.

Esa voz propone hombres de calor,
de rocambolesco pasado insumiso,
de trenes de viento sumido en el asombro.

Es mi espacio, me digo, liviano,
donde tejo estallidos de grandeza
y pisando rocas en las preguntas
se deslizan los posibles cielos.

Con algo de silencio en los oídos
diagramo esa mujer que rima con mano.
¡Cuerpo! Cantan los choques de luz,
las salivas juntas, arabesco del agua.

Clémence Loonis


TALLERES DE ESCRITURA
Carmen Salamanca Gallego
Coordinadora

Inscripciones: carmensalamancagallego@gmail.com – 609 515 338
https://www.facebook.com/talleresdeescrituracarmensalamancagallego

Visita nuestra web:
http://www.escribeycrea.com

Visita nuestro canal en Youtube
https://www.youtube.com/channel/UCQtPVp9VFU2hYjtG8xtIJfQ?view_as=subscriber

Escuela de Poesía y Psicoanálisis Grupo Cero

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s