ANTIGUOS PENSAMIENTOS

ANTIGUOS PENSAMIENTOS

El agua mansa, la ingenua quietud
de tus manos tanteando el olvido,
y esas maneras de bordear
el esqueleto insomne de tu nombre.

Antiguos pensamientos vuelven una y otra vez
a adornar las horas de mi vida con sutiles
semánticas insoportables, golpean
las aristas de mi voz produciendo arcoíris
de inquebrantable sutileza.

Todo tiene que ser perfecto, todo se tiene que mover
en una acuosa sin razón, sinfonía del sinsentido,
desesperando las teclas que armonizan la vida
el sabor de la vida, su claridad.

Cruz González Cardeñosa

ANTIGUOS PENSAMIENTOS

Viven en mí, como condenas que se suman a la gravedad de la tierra
y se desplazan sobre ella recorriendo mi pecho en su latido.
Son como restos de un pasado mantenido en cada respiración,
en la rectitud de la masacre que se duele en las frases no dichas.
Ellos invaden la codicia de ser presente y luchan empecinados
contra la corriente que desemboca en la normalidad.
Antiguos pensamientos teñidos de confusión han encallado
en las márgenes de mi piel y el conflicto ha comenzado.
Millones de palabras vencerán las pausas no entendidas
y los silencios serán un nuevo paraíso para la mente.
Hoy he comprendido que el tirano, aunque tenga la solidez del sabio,
también puede ser un pensamiento antiguo que habita mi verdad.
Desnudaré mi alma en cada encuentro y si no hay pacto posible
beberé la sed de sus callejuelas en busca de una nueva frase.
Hay pasos que, si los das, te ayudan a decidir la acción del verbo,
por eso hoy confieso haberte mantenido en antiguos pensamientos
y decido empezar de nuevo nuestro amor.

Magdalena Salamanca

ANTIGUOS PENSAMIENTOS

Uno conserva los viejos zapatos
aunque ya no le lleven a ningún lado.
La fuerza con que se hizo un trabajo
sigue apretando en el puño
el inútil anhelo de verlo acabado.
El alma se aferra a la vieja costumbre
que dio luz a su pena.
Rumiar, no solo rumia la bestia en el establo.
También el hombre que piensa
en la oscuridad de su cuarto,
remueve en su pecho la rabia de antaño.
Pensar siempre lo mismo le enferma,
aunque no se dé cuenta.
Antiguos pensamientos,
que agostan el alma que sufre,
vuelven a tejer la trampa
en la que con gusto se cae.
El abrazo de lo ya conocido
tiene un regusto de perdidos placeres,
que endulza los labios.

Ruy Henríquez

ANTIGUOS PENSAMIENTOS

Dos hojas más adelante
del centro geométrico,
los versos gritan,
extienden sus manos
y les gustaría huir,
pero la casa no tiene
puertas ni ventanas,
es una palabra
que surca nuestros latidos.

Hernán Kozak

ANTIGUOS PENSAMIENTOS

Vivo entre dos pausas, de la noche se pasó al grito.
Llevaba dolida la entraña
y el corazón abrazado a la oscuridad.
Era triste como una maraña, todo encogido
y la sonrisa rebajada a un sorbo de coñac.
Tronó la noche en vela y los helechos se le pegaban
por las esporas y los tallos
y teniendo en el estómago olvidado el patio
con un ojo abierto prendió la luz del costado de aquella mujer
y se confesaron todas las ternuras verticales sobre la tierra.
Anduvieron siglos de cavernas
y camino a sus cuerpos giraron los ojos
y se vistieron con el manto de la noche
Llenos de estrellas dijeron que ya se conocían de antes
de frente, de cara sin antiguos pensamientos.

Laura López

ANTIGUOS PENSAMIENTOS

Tenía pensamientos obsoletos de la época
en que se desmenuzaba la tierra en busca
de una verdadera onza virgen, época sucia
donde el color más puro era el de la sangre.
Aquellos pensamientos caducados que nadie
había querido comer ni tirar a la basura,
se agolpaban en su corazón obturando
el óptimo funcionamiento de la pintura.
No podía ver los colores puros como el barro
ni los colores negros de la materia condensada,
su pánico temblaba tras la cortina de lágrimas
que había bordado sin saber, imitando,
probando la comida, saludando y durmiendo.

Kepa Ríos Alday

ANTIGUOS PENSAMIENTOS

Sobre vuela la estancia mostrando su esplendor.
Los colores parecen salirse del cuadro.
Son maneras de decir,
de entregarnos a la palabra
y dejar que afloren antiguos pensamientos.
Asocie libremente,
hunda su estampa en el diván,
solo así sabremos.
Se agolpan las ideas buscando un refugio en el que vibrar,
dar curvatura a tanto delirio.
Es fácil equivocarse,
dejarse llevar,
elevar los prejuicios de los que uno parte,
sacudir las alfombras de los polvos malditos,
acostumbrarse a un nuevo hacer.

Pino Lorenzo

ANTIGUOS PENSAMIENTOS

Todo lo mudará la edad ligera
nos advertía el soneto del poeta.
¿Y cómo es que el pasado viene
a hablarme de asuntos futuros?
Antiguos pensamientos son hoy
un ayer que no se fue del todo,
y un empuje hacia el futuro que
entre versos otro poeta escribirá.

Antonia López

ANTIGUOS PENSAMIENTOS

Surgen como las mariposas en los prados
al serenar un cajón de sus papeles
abrir un libro olvidado del anaquel más alto
escuchar un toc, toc, toc en un viejo frontón
o pronunciar de repente un añejo vocablo.

Me pregunto qué fina membrana
custodia estos remotos pensamientos
y qué canales se apoderan del tiempo
para acoplar matices a los párpados
irrumpiendo en mi almanaque
sin estar expectante o salir a su encuentro.

Ana Velasco

ANTIGUOS PENSAMIENTOS

Un leve rumor en la estocada, en las sonrisas
del clamor, prisas subyugadas en dos tiempos,
el inciso de las algas, providencias
de un sueño difunto, ángeles letárgicos
de ópalo, braman con sus alas
las ausencias del camino.
Temblores en las aguas, en la falda
de la reina que se acuesta entre ampollas.
Antiguos pensamientos de los seres,
entre las pecas de las flores
y el comienzo de un día
que guardamos en el desván maldito,
posesiones entre los visillos de latón.
Un reino seco…
Ahogan las vidas
en las fuentes de esta ciudad,
cántaros a quema ropa del péndulo,
ladrones en el templo disuelven
al filo de vetustos calendarios,
un rugido clandestino, viejos jinetes
entre fértiles soles, en el elixir
del rayo funesto, inyectando su fragancia.
¿Ya sientes su indomable sabor, colmando tus puertas?
¿Abraza ya tu regazo la ponzoña,
en la negra oscuridad, fabricando estrías
de sal yerta sobre tu cuerpo?
Abandonan los coleópteros las cáscaras,
los filamentos de tu alfabeto de porcelana
leyes de carbón en fragmentos,
antesala llena de retratos de venganza.
Sueños rocambolescos, crisálidas pavorosas,
áridos azules penetran en la fauna,
reflejos de una venus amordazada,
la sanación rota es culpable.
Pisa una alfombra fría, cose rubís
en la memoria, cicatriza los ojos de papel.
Un minúsculo brillo, el yerto destino,
los insolubles astros, la cera que cubre las hiedras.
Cantos de formón en las mejillas,
lunas acuosas en la recámara,
la lengua de los fantasmas, maleficio
invisible tras el huracán,
telones que crecen en semillas en aguas de cieno.
Y vaga, recoge los vidrios enlutados,
los espejos en ruinas, la cerrazón
es una batalla de momias carnosas, de lívidos
insectos, un lacre de ratas,
en los jardines subterráneos.
Azucenas purpúreas y huesos
nieve, emigraron
hacia la órbita de la llama.
¿Ya respiras sobre inscripciones
de galaxias prisioneras?
Ya la mordedura alcanza las corolas,
hizo rehenes las sortijas de tu inocencia.
Tiene los cañones en posición
y no dudará en roer las túnicas
de tu estirpe, enjuiciar
todo aquello que posees.
El dolor es un desierto en la boca,
un tubérculo que aprisiona la razón,
se fortalece en los ardores de la conquista.
Es esta neblina la que no llega a cubrir,
toda la pena rosácea,
todo este mar de cristal, que en el pecho
se queda perenne, este tímpano
extraño, de huérfanos de deseos
que tiñen las letras de esta pizarra
de barro, de mórbida flora
en la gruta de las constelaciones errantes.

Paty Liñán

VIEJOS PENSAMIENTOS.

Habitantes de la oscuridad,
adherencias pegajosas.
Ilusionistas de la sombra.

En las curvas,
en los márgenes o
en los bordes,
deambulan rayos de luz.

Quiebran el orden repetido,
Iluminan (quitar coma)
suave terciopelo de alas…
que a tientas buscan
una brisa,
otros rumbos.

Menos prisa,
en horas tibias de juegos,
despertar al asombro,
recibir la novedad.

En las curvas,
en los márgenes o
en los bordes,
deambulan rayos de luz.

Atmósfera soberbia,
en máscaras de justicia.
Se vuelcan talismanes,
se anulan las contraseñas.

Hacia el umbral
de otro tiempo,
en algún horizonte
envolvente,
sigue, se mueve,
camina…

Carla Bianco

ANTIGUOS PENSAMIENTOS

Esplendor de un cuerpo iridiscente,
antorcha cóncava atravesando el universo de la palabra.
¿Qué sé yo de tu pulmón retratado,
de tu capricho febril en el simple saludo,
de tus insignias que palmo a palmo acunan tu historia?

Y lo sé todo, el abrupto porvenir de tus besos,
tu mano deslizada en la pasión de la geografía pulsada,
alegrías mojadas de color y llantos por muertes múltiples.

Una piel lúcida repartida de un extremo a otro saludo,
un paisaje neutro lleva la audacia de lo nuevo, acosar la voz.
Antiguos pensamientos declinan su ruta.

Clémence Loonis


TALLERES DE ESCRITURA
Carmen Salamanca Gallego
Coordinadora

Inscripciones: carmensalamancagallego@gmail.com – 609 515 338
https://www.facebook.com/talleresdeescrituracarmensalamancagallego

Visita nuestra web:
http://www.escribeycrea.com

Visita nuestro canal en Youtube
https://www.youtube.com/channel/UCQtPVp9VFU2hYjtG8xtIJfQ?view_as=subscriber

Escuela de Poesía y Psicoanálisis Grupo Cero

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s