POEMA LIBRE

¿QUIÉN TE VA A ESCUCHAR?

Se dicen tantas palabras vacías,
como arenas disueltas entre las dunas.

Se recorren distancias desoladas,
amaneceres que se desaconsejan
aún cuando la luz
aparece levemente frente a ti.

El caníbal abre las puertas a la droga
la locura se expande como un virus
el amor vierte sus ojos por la cerradura.

Lágrimas de sangre sirven de consuelo
hasta que el vaso se llena.

Hábitos de entes sin ley
habitan los canales
que calman la sed
de la ignorancia.

Late la soledad en las esquinas
suenan las campanas del perdón
la muerte se viste de blanco
y los novios se desnudan frente al altar.

Clandestinas miradas acercan la seducción
pero nadie, nadie las sonríe.
El temor contamina el aire
invade las aguas que bebemos cada día.

Escucha sacristán, deja de custodiar al amor,
abandona la conspiración del alma
y cuelga, en el perchero de la entrada,
algo que desprenda buen olor.

Siento la encrucijada en el centro justo de la espalda.
Todo el mundo sabe, todo mundo juzga,
todo el mundo lava sus miserias en barricas de roble,
pero ¿Hablar? ¿Quién te va a escuchar?
chisss, las palabras se esconden para no ver.

Magdalena Salamanca

POEMA LIBRE

Recién llegado de la palabra “tristeza”,
no es momento
para invitarme a secar las cataratas del Niágara
con tres periódicos viejos
y menos si es antes de la cinco de la tarde.
A punto de entrar en una ola
huérfana de orillas,
no puede un ejercito de osos polares,
proponerme un curso intensivo de costura
y menos si los vecinos
solo escuchan opera sin haber comido antes.
Se trata de la buena educación,
de saber responder
a las normas geométricas y de porcelana.
Se trata de huir a tiempo,
antes de que mi colección de lunas
reviente la puerta de la cueva
para arrojarme dos o tres lagartos
a los pies.

Hernán Kozak

CUÍDATE DE TU FUTURO.

I

Con la maravilla en alto y el paso firme
los tesoros son el pulso que te nombra.
Del que fuiste dejando al amanecer
surte los celestes orificios nupciales.

Cada fragor genético se ha plasmado
en combustión de refranes.
Mejor desterrar la lupa que cegar el camino
jugar con el ábaco para esparcir los rubros,
amaestrar los diptongos no le sirve a la nación
y cual telar impetuoso abre los mecanismos de la luz.

II

Bestia de plástico no confundas el fuego enraizado
con la silueta atmosférica inolvidable.
Cada cual su atardecer en el umbral del apetito.
Es cemento de alfiler
querer subsistir en tal brebaje
soliloquios que apesadumbran la savia.

Enloquecer la palabra de mañana que bien has de querer
rezar trabajando trabajando
y si en el alma diestra has apuntado a la dicha
que sea fenómeno de fenomenal
el ejemplo que se aplica.

Dicho en susurros la sangre es palabra.
Bien luce el pastor con conducir los cielos
donde los hemisferios corresponden con la vida.
Atrapar al alza lo que fluye y no vuelve
que has de carburar para deslumbrar lo evidente.

III

El terciopelo de la mano es tumba de historia
y los cipreses no retumban en la misma tierra.

Clémence Loonis

CADA TARDE

Bramas con el gemido de las olas que despiertan

los cantos profundos.

En pozos de sabiduría te repliegas

y saltas presa de los designios.

Entre libros vagas

buscando la dote que te haga justicia,

y cada tarde te reclinas en el sillón

a ver las noticias.

Ahora te miro desde la distancia en un baile de sueños,

y presa de mi me digo que solo haré aquello que quiero.

Que es necesario triunfar más allá de las nostalgias

que cada tarde se posan frente a mí,

como “el cajón del escritorio donde guardo las fotografías de los muertos”.

  • Verso de Miguel Oscar Menassa

Pino Lorenzo

POEMA

I

En la alcoba
los murmullos del amor
atraviesan el corazón
del silencio.

II

El silencio arrebata
el universo.
Dos dromedarios
piensan en su futuro.
El tifón anunciado
se lima las uñas.
Dios no existe:
sus cadenas
yacían
como golondrinas muertas.
Nadie encontró las llaves.

III

Sin darme cuenta
rozo el universo
pegada al viento.
Las nubes consagran
lágrimas
que imploran el olvido.

Sylvie Lachaume

LA PAZ

La paz que dejas orar,
el aire que sale del pulmón,
los ojos del búho,
la llama que sonríe
entre las brumas,
metralla de invierno.
Y el frío acrecienta
tu necrofilia
y el placer de tus ojos de garzo
aunque el corazón susurre,
con vetusta lujuria
que tuvo el lauro
y el poder de tus diamantes.
Fue una diosa
la que unía la urdimbre,
los rayos de sol tras las nubes,
la ambrosía de su cuerpo,
tras el viento del sur
y las corrientes de dicción.
Sílabas,
en la selva que se valen
del hechizo,
que empodera sus piernas
y envenena el amor
que a borbollón se libera
en el pañuelo de la vida.

Paty Liñán

A TERESA
Un rayo de luz en el bromoso 2021

Entre los pinos de la madrileña Dehesa
una soleada mañana
tus padres anunciaron que estabas de camino,
la buena nueva dopó de júbilo
al nebuloso contexto,
eran tiempo de abrazos prohibidos
nos llevamos las manos al corazón
los párpados aplaudieron
y un rayo iluminó el horizonte.

Bajo el mismo cielo
meses después tus padres te nombraron,
bubillas y colibrís repitieron tu nombre:
Teresa, Teresa, Teresa….
y el eco inundó la ciudad.

Remolona en dejar el vientre de tu madre,
en pleno abril lluvioso descubrimos tu rostro.
Despierta como la aurora
son tus ojos dos perlas abiertas al cosmos,
crisoles de encanto con los que atrapas la vida
y nos embelesas, campanilla.
Tus pequeñas manos, de apenas unos meses,
trazan las líneas de nuestro anhelo.

Ana Velasco

EL PRIMER DÍA DEL AÑO

El primer día del año
frente a la neblina
que acompaña la mirada.
Corazón de amianto y perdón.
Las viejas arrugas dejaron su huella.
Amada humanidad,
ni un sólo día sabemos qué pasará.
El primer día del año.
Un día más.
Tras horizontes escondidos
aparece la reja que nos guiará,
cárcel segura,
cadenas que aligeran el peso de la vida,
porque el hombre libre nunca será,
saberse libre de elegir cuál.
Liberación para el alma
perdida del sueño profundo,
¡despierta ya!
Que sepamos, vida hay solo una.
Cuando el cuerpo caiga
no volveremos a percibir el aire
del romero
ni la flor de otoño que se arrastra
por el suelo dando sentido al viento.
Algún paraíso encontrado
en el centro mismo
del misterio.
Soles de la noche, lunas de la mañana,
convocan palabras milenarias.
Cantos tribales sobre hogueras fuego,
cenizas que nunca se unieron,
todo lo nuevo, lo no vivido,
toda la vida contenida
en una gota de ilusión de lo venidero.

Paqui Robles

SONETO LIBRE

Hoy las noticias no hablaban de nada:
Un recuento de muertos por el virus,
una estimación de los aún vivos
formando largas colas en la entrada

de hospitales, farmacias, cementerios…
Y dice que le han trasplantado a un hombre
enfermo el corazón de un sano cerdo.
En una macrogranja del imperio

hemos nacido para morir tiernos.
A partir de los treinta somos cuerpos
que ya no quieren escribir ni nada,

nos dedicamos a morirnos sólo.
Queriendo no morir, nos consumimos
huyendo de esa vieja enamorada.

Kepa Ríos Alday


TALLERES DE ESCRITURA
Carmen Salamanca Gallego
Coordinadora

Inscripciones: carmensalamancagallego@gmail.com – 609 515 338
https://www.facebook.com/talleresdeescrituracarmensalamancagallego

Visita nuestra web:
http://www.escribeycrea.com

Visita nuestro canal en Youtube
https://www.youtube.com/channel/UCQtPVp9VFU2hYjtG8xtIJfQ?view_as=subscriber

Escuela de Poesía y Psicoanálisis Grupo Cero

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s