ES LA HORA

ES LA HORA

Quiero todo aquello que surge entre palabras,
átomo de luz que despega de mi piel
y enloquece al paso firme de las mañanas,
una especie de refugio de autor
o abismo del silencio,
que cae sometido para volver a empezar desde cero.

Roedores del viento que empujan mis ansias,
algo a destiempo que cubre mis manos,
eclosión galáctica y nocturna,
semillas del pasado,
humo azul que vigila mis pasos.

Es la hora me digo,
el tiempo no puede esperar,
lo animal te mira desde lejos
y la próxima canción hablara de ti.

Leandro Briscioli

ES LA HORA

Vinieron desde el Oriente
en las maletas del deseo.
Se abrieron al infinito cielo
despojado de toda esencia.

Invadieron las estampas del cine,
las vitrinas del frutero,
la cancha del burdel,
las esquinas de Hollywood.

Como si de un desierto hablaras
me invaden interrupciones,
momentos partidos en claroscuro
cuando es la hora de vivir.

Sylvie Lachaume


ES LA HORA

Me estaba esperando.
Minutos y segundos, como una boca certera,
hacían de la hora su escafandra.
Yo era su buzo, su mar sentado solo en la tierra callada,
practicando una apnea de siglos.
Es tan enorme la distancia que nos separa.
Hora, tú que hiciste del recorrido del sol sus pasos,
que tragaste arena por el embudo del vivir,
hagamos una hazaña discreta
desenterremos del lenguaje sus signos
y construyamos la tarde sobre una agonía.
Sería brutal ahora preguntar por ti, por tu nombre,
por tus grandes coloquios, qué hora eres.

Laura López

ES LA HORA

Miras tu vida con los ojos de un extraño.
Miras y te das la vuelta. Giras sobre ti mismo
como gira la tormenta, como gira un arrepentido,
como un condenado cuyo tiempo se diluye.
Tu tiempo se agota.
Te distancias de ti y tus costumbres.
Tus hijos y tu mujer son extraños.
Tu frialdad pronostica el porvenir.
Tu mirada distante anticipa lo que vendrá mañana.
Das vueltas sobre ti mismo buscando una salida.
Solo hay una para ti y está bajo tus pies.
De nada sirve seguir buscando.
No te reconoces en el espejo.
Tantos años ensayando la postura correcta,
la métrica exacta, la dicción precisa
y ahora no sabes qué decir.
Es la hora. ¡Despierta!
Abre la boca al porvenir.
Tus palabras son el ruido de tu cuerpo al caer.

Ruy Henríquez

ES LA HORA

Es la hora del que se niega un respeto
una palabra humana vestida de amor.
Un disfraz de conejo atropellado
En la acera de los sueños.

Es la hora del rico cavando su propia tumba
un silencio acobardado que se mira
en espejos de retroceso por el que llora
cuando la luz del sol se funde a negro

Es la hora del ministro encadenado
a una lápida que sangra desde dentro.
Un misil que atraviesa la ternura
mientras los cobardes se pintan las uñas.

Es la hora de no callar, de romper las bridas
que maldicen las conquista de cada uno de ellos,
Esos que sin miedo crearon algo para ti.
No sean prepotente, haz algo que no muera contigo.

Magdalena Salamanca

ES LA HORA

Es la hora,
campo abierto,
de mirar la ventana
que agita sus cristales
para dejar pasar,
a través de la luz,
la sinfonía.
Aquella que nunca estuvo,
la añorada,
la que se fue
y está por venir.
Es la hora,
una vez más,
de llamar
a nadie en concreto,
de subirse
en la alfombra voladora y,
desde lo más alto,
dejarse llevar
hacia ningún lugar,
hacia la nada,
hacia todas direcciones.

Paqui Robles

ES LA HORA

Las paredes ocultan pieles y nervios
es la hora de aflorar lo oculto
la hora en que los ojos perforan
con pico mecánico el rostro ajeno.
Y las bocas manchan los nombres
como un beso mancha de lejos
otros labios de mellada roca.

Es hora de rodear navíos abandonados
y tender las alas al abismo
ensordecedor de la palabra.
El abismo de las paredes trabajadas
con pieles de puro nervio lascivo,
ojos intranquilos y hambriento
cuerpo presente que te habla.

Kepa Ríos Alday

ES LA HORA

Volver a ser piedra, tierra
para no sentir más dolor.
Volver a ser sombras,
diamante de tus lágrimas
para romper en el suelo los miedos.
Volver a ser cicatriz, herida,
el pequeño brillo en tus rosáceas mejillas.
Volver a ser aire, nube arrugada,
borrasca solitaria, ser alígera
en retales y pensamiento.
Ser la chispa de la pompa del agua,
luz en la noche,
reflejos del faro del coche bajo la lluvia.
Enjaular la lucerna entre los ojos,
y volver atrás en el tiempo
observar de reojo el ajedrez
al antojo del calendario,
entre agujas que coronan relojes de arena
en los pétreos caminos que van al averno.
Es la hora de ser antorcha entre las estrellas,
cristales rotos que serán nuestras posibilidades,
el hálito del crepúsculo y sobre el cielo granate
besarnos,
como si fueran pecadores nuestros labios.
Huérfanos los pies, danzan,
en los espejos férreos
y entre las almas y los suspiros de las flores.

Paty Liñán

ALREDEDOR DE TU VOZ

Abro las páginas de un libro,
como si el libro fuese mi cuerpo
y las páginas pasando,
las prendas
que de mi cuerpo
van cayendo al suelo
mientras mi boca se deleita
alrededor de tu voz
y mis manos acarician,
al pasar,
los lomos aguerridos del jinete
hasta que éste sobrepasa todos los límites
y salta de la página para encontrar
mi cuerpo estremecido sobre la alfombra
esperando, excitado, un final.

Cruz González Cardeñosa


TALLERES DE ESCRITURA
Carmen Salamanca Gallego
Coordinadora

Inscripciones: carmensalamancagallego@gmail.com – 609 515 338
https://www.facebook.com/talleresdeescrituracarmensalamancagallego

Visita nuestra web:
http://www.escribeycrea.com

Visita nuestro canal en Youtube
https://www.youtube.com/channel/UCQtPVp9VFU2hYjtG8xtIJfQ?view_as=subscriber

Escuela de Poesía y Psicoanálisis Grupo Cero

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s