LA FIESTA DE HALLOWEEN

LA FIESTA DE HALLOWEEN

Hubo fiesta, pero los monstros no llegaron a tiempo, habíamos contratado algunos personajes para complementar aquel estreno tan deseado.

Todas las entradas estaban vendidas y no quedaba espacio y para un alfiler.

Algunos medios de comunicación amontonaban sus cámaras unas encima de otras, todo el fondo parecía un queso Gruyer, pero de objetivos a cuál más grande.

Llevábamos semanas preparando aquel espectáculo, pero una hora antes nos avisaron de que algunos participantes no iban a poder asistir porque la semana anterior habían coincidido en una fiesta privada, clandestina, y se habían contagiado de la Covid.

La fiesta de Halloween en España se celebra todo el año, 365 o 366 días de desfiles de monstros televisados las 24 horas por todos los canales de información.

Magdalena Salamanca

LA FIESTA

Se organizó una verdadera fiesta para la curación de Don Manuel. Toda la familia, los amigos de altura, así como los vaciados, mucha gente participó en aquel milagro impuesto a Manuel. Decimos milagro porque no explicamos cómo una simple flexión desajustada de cadera, pudo desencadenar, una vez tumbado implacablemente en la cama, una serie de afecciones, infecciones, bacterias ensimismadas, virus colaterales, hongos de piel sin letras o parásitos extendidos. Unos hablan de miedo, de secretos familiares, de incesto simbólico. ¡Qué desfachatez, hablar de miedo, de incesto, a Don Manuel! Lo que está claro y seguro es que fue un detonador, él mismo lo decía: A mí, si me tumban a la fuerza, dejo de ser hombre y paso a ser enfermo.
Al pueblo le gusta hablar de milagro. Cuando nuestras ideas se han encaminado hacia un mismo fin y no vemos otra objeción a la caída, pues si se bifurca siguiendo los versos del poeta, «todos los incurables tienen cura cinco minutos antes de la muerte», no lo llamamos arquitectura inquebrantable ni amor céntrico de vida ni labios desenfrenados hacia el infinito, no, lo llamamos milagro. Así que para algunos se organizó la fiesta de Don Manuel celebrando el milagro y para otros fueron causas para estudiar lo que llevó al paciente al festejo.
Cuando Manuel ingresó en el hospital, sus ojos habían girado hacia adentro, algo desnudo, una sombra sola y dulce envolvía todo su cuerpo. Sus palabras escuetas tenían sabor a nuez sin cáscara. Los médicos sabían que las nueces secretan sustancias químicas para evitar que crezca una vegetación competidora. Debido a esto, los médicos lo dejaron en una habitación a solas, lo que no fue completamente una decisión acertada. La atmósfera de la soledad cumplió con los deseos de la nuez, pero Don Manuel se había separado de su organismo dañado, y toda su energía flotaba en palabras masticadas permanentes.
El milagro ocurrió. Porque rezaron, porque las enfermeras hermosas besaban su aurora, porque los médicos trajeron de estancias extranjeras máquinas del futuro que reconciliaban las células entre sí, porque toda la familia vivía del despliegue de su economía, porque todavía no había alcanzado su último deseo.

Clémence Loonis

LA FIESTA DE HALLOWEEN

  • Me voy a mi casa. Paso de esto. He perdido dos horas por ser demasiado bueno.
  • ¿Pero qué te ha pasado?
  • Treinta minutos para que la señora Josefa me abriera la puerta. Le dije, que soy yo, Joaquín, el vecino del tercero. Acuérdese que ayer le traje el pan. Y así, un dato tras otro. Hasta la talla de calzoncillos de mi padre.
    Y cuando por fin se queda tranquila, me ve y me tira una zapatilla a la cabeza y grita, ¿Pero de qué vas disfrazado mamarracho?
    Cuando se lo explico y lo entiende, le pregunto, ¿Truco o trato? Y ha pegado un portazo que se me han caído los pantalones.
    Se la escuchaba caminar por el pasillo diciendo, ¡Te vas a reír de tú quien yo te diga! ¡Se lo voy a contar todo a tu madre!

Hernán Kozak

HALLOWEN


Bajaban un tropel de sentimientos por su cara y se anudaban en su boca dormida. La noche se abría tras la regulación de un crimen. Llevaba en su batín todas la conversaciones. El día y la noche se alternaban en sus palabras, en sus personajes. Nada era verdadero, excepto sus voces. Se expandían tras los espectros de sus días de fiesta. Su cara, era de Hallowen, pero no hubo muerte, ni santos. Solo una mutación en sus palabras.

Laura López

LA FIESTA DE HALLOWEEN

Nos colamos en aquella fiesta de Halloween. Todos iban disfrazados, también nosotros. Bebimos y nos drogamos hasta perder el control. Ella no vino a visitarnos, al menos, esa noche.

Pino Lorenzo

LA FIESTA DE HALLOWEEN

Convencida de no saber comenzó a escribir con la única regla de no juzgar lo que posiblemente otros juzgarán, de no pensar en nada, de decir lo que diría según su moral castigada. La fiesta de Halloween había resultado todo un acierto, pero tampoco podía expresarlo. Las palabras se quedaban cortas, la fiesta había sido demasiado larga. Halloween nunca había estado tan sorprendido como el día de su muerte.

Paqui Robles

LA FIESTA DE HALLOWEEN

La honda expansiva de las bombas atómicas de Hiroshima y Nagashaki ha llegado hasta nosotros bastante atenuada gracias a eso que llaman «escarmentar en cabeza ajena». Nosotros fuimos más humildes que los japoneses, más conscientes de nuestras limitaciones bélicas. Teniendo un sólo huevo, Franco nunca se atrevió a enfrentarse abiertamente contra USA y eso nos ha librado de ser tan férreamente controlados como lo es Japón, cuya constitución, el documento que rige la política nipona actualmente, es un reato impuesto por los yanquis. Pues ya fuese por falta de huevo o de soldados sin fusilar, el caso es que nunca nos enfrentamos directamente con la Yuma ni la Yuma con nosotros. Nos dejaron prácticamente en paz salvo algún dinerillo que inyectaron en ETA para que matasen a Carrero Blanco, que estaba fabricando la bomba atómica, y de paso lograr que estuviésemos entretenidos entre nosotros y libres de preocupaciones soberanistas. Pero la verdad que el sometimiento a los yuma es casi imperceptible. A Felipe González, por ejemplo, podemos decir que lo eligió el pueblo español, la CIA lo único que hizo fue brindarle un poco de protección militar. Toda mi familia lo votaba porque traía la paz, la seguridad, la libertad… estaba como bendecido por los cielos, como si llevase una aureola invisible sobre la cabeza, una aureola muy parecida a un hongo atómico.
Por eso digo que la honda expansiva de las bombas atómicas nos ha llegado muy atenuada. Es que nosotros no éramos el objetivo directo; a nosotros, como al resto del mundo desarrollado, sólo querían amedrentarnos un poco para ayudar a la venta de sus mercancías. Si nos aniquilasen a todos entonces se quedarían sin compradores. Los yuma también son humanos, no son demonios, no son asesinos natos, porque los asesinos inhumanos no existen más que en las películas infantiles. En la vida real los asesinos tienen que alimentarse, reproducirse, descansar… Recuerdo la anécdota de ese manifestante que le agarran tres policías y le empiezan a dar con las porras y el tipo se tapaba como podía mientras se decía: «en algún momento tendrán que parar: en todos los trabajos se fuma». Perdón por el recuerdo, y entonces, volviendo al tema, los gringos son conquistadores humanos, no extraterrestres ni monstruos: son personas: no quieren matarnos y beberse nuestra sangre, si no sólo apropiarse de los productos de nuestro trabajo y matar en todo caso a algunos cabecillas. Como todos los conquistadores de la Historia, lo que quieren los yanquis es cobrar tributo. En la charla acerca de Halloween anoté un dato que dijeron: las ventas de USA a España en materia de cultura (películas, música, libros…) ascienden a 3700 millones de dólares anuales mientras que las ventas de España a USA por los mismos conceptos son 288 millones de dólares al año. Si dividimos estas cantidades entre el número de habitantes de cada país vemos que el español promedio gasta 86 dólares al año en productos culturales yuma mientras que el gringo promedio gasta 87 céntimos de dólar al año en cultura española. Es decir que la política comercial gringa en España es cien veces más efectiva que la española en USA. No hay mejor política comercial que demostrar que puedes apretar un botón y matar a trescientas mil personas en sus casas, eso es lo que mejor vende. Hay que allanar un poco el camino a las empresas porque si no la competencia es demasiada.

Para una segunda conferencia quedaría estudiar porqué la fiesta de Halloween en la Yuma está organizada en torno al miedo a los muertos y no en un sentido de homenaje, devoción o recuerdo, como ocurre habitualmente en otras tradiciones.

-¿Siempre das esos discursos después de hacer el amor? – le dije. Era la primera mujer española con la que yo intimaba.

Es que eres el primer cubano con el que me acuesto y quería impresionarte. -su sinceridad extrema me hizo reír. Además -añadió- me encantó que me invitases a una conferencia. Los españoles sólo invitan a comer o beber. Pero escuchar a tu lado la charla, ver con qué atención escuchas… Me dio muchas ganas de hacer el amor contigo.

Kepa Ríos Alday

LA FIESTA DE HALLOWING

En aquel laboratorio llevaban intentando lograr una pastilla capaz de despertar a los muertos, le habían puesto células madre de ginseng, de quinoa, extracto de vitamina C, espirulina y hasta un trozo del ARN mensajero del virus de la rabia y algún otro cruce que los autores dejaron en incognito. Sería la innovación más atrevida de 2050, no obtendría el premio nobel porque ya habían desaparecido, la post-verdad se los llevó por delante. Tras haber probado el experimento en ratones y peces cebra durante casi dos años, ya estaba listo para la siguiente etapa, llamaron a la prensa para presentar el invento que, por las fechas que tocaba decidieron llamarlo Hallowing, todos los genetistas estaban invitados pero la verdadera fiesta iba dirigida a unos pusilánimes primos de primates, según anunció la diosa de las redes sociales.

Ana Velasco

LA FIESTA DE HALLOWEEN

En pijama, sin haber podido salir por la puerta.
Encontraron sólo su sombra, pegada a la pared del cuartel.
Fueron días y noches de vigilia, búsqueda, multitudes rezando por su salvación, y la suya propia.

Sylvie Lachaume


TALLERES DE ESCRITURA
Carmen Salamanca Gallego
Coordinadora

Inscripciones: carmensalamancagallego@gmail.com – 609 515 338
https://www.facebook.com/talleresdeescrituracarmensalamancagallego

Visita nuestra web:
http://www.escribeycrea.com

Visita nuestro canal en Youtube
https://www.youtube.com/channel/UCQtPVp9VFU2hYjtG8xtIJfQ?view_as=subscriber

Escuela de Poesía y Psicoanálisis Grupo Cero

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s