ENFOCANDO EL PORVENIR

ENFOCANDO EL PORVENIR

Comienzo estos versos,
enroscado en un camino sin fin
hasta la cúspide de tus curvas,
sostenidas en una nota menor
que hace de guía en mis espaldas
y abrazado a la luna feroz,
me apoyo en semitonos con olor a pupilas de amor.

Cada tanto, necesito aire,
encontrar un nuevo olor perfumado,
una sangre inquieta que detenga mis pasos,
algo de ti sin ti, algo de nada para mí.

Enfocando el porvenir,
actas de mi cerebro salvaje
que llega aquí para quedarse.

Leandro Briscioli

ENFOCANDO EL PORVENIR

Para Olivia

Hoy no puedo escribir, niña,
tengo veinte montañas aplastándome los dedos
y el mar borrado en todos los poemas que leo.
El dolor se multiplica por cuatrocientos pájaros negros,
no se cansa de querer matar lo muerto.
Si pudiera mirarte a los ojos,
arrancarte de esas garras,
gritarle al destino que a ti no te tocaba.
Hoy no puedo escribir, niña.

Hernán Kozak

ENFOCANDO EL PORVENIR

El ademán, contra las fogatas,
en canción, asciende desde el vértice,
desde la llaga de grandes cristales pálidos
tics funestos que trabajan exactamente
para hacer reír de camino al poema.
Depositando sobre la cuenta bancaria
un manojo de albahaca
las familias de fotografía comen, se aparean
y son tránsito de papel.
Entre trago y trago siguen añorando
la marcha y los volúmenes
Enfocando el porvenir,
ansioso de supervivencia,
la especie desnuda de actos
asombrada juventud,
invierte los huesos desnudos
y crece carne, vello, ojos, palabras.

Laura López

ENFOCANDO EL PORVENIR

Yo tengo una cámara buena
digital súper moderna, graba nada
pero cuenta si le preguntas qué vio.
Sus bruñidas lentes parecen las mismas
que el bello Spinoza sabía pulir.
Por eso esta cámara como dios enfoca
el porvenir de ahora que pasando está.
Ha visto mi cámara un grupo de buitres
cuyas alas de periódico eran hojas. Volaban
sobre el mar en busca de dos niñas
pequeñas para desayunar. Mi cámara enfoca
sin ser detectada por eso captura
todo sin filtrar. Han visto mis lentes,
con algo de pena, un pueblo que busca
quien lo pueda engañar. Tal vez sea un cura
o un actor político, pero ahora ya nadie
nos quiere ensoñar. Que te ensueñe
tu abuela, me dijo mi amada, que yo
a estas alturas ya no sé qué inventar.
Tendrás que abrir los ojos y enfocar de cerca.
Mejor que la prensa tendrás que enfocar.
Mira lo que comes, enfoca tu plato,
no sea que un rubio cabello de niña
en la humosa sopa veas serpentear.

Kepa Ríos Alday

ENFOCANDO EL PORVENIR

Recién llegada y todo parece triste,
el alma desborda sus expectativas
mientras el alba juega con su luz.

Hinojo enlazado a las ramas de tu sonrisa
canta como el corazón del universo
recién ametrallado de palabras.

Sylvie Lachaume

ENFOCADO AL PORVENIR

¿Qué decir de los cálidos sentidos, ahora que te
escucho, rotunda y fuente, en tu trono
ancestral de hechicera solitaria?

Luciente el camino que se me anuncia entonces,
camino entre manantiales y lagos,
sembrados por los fuegos sagrados
de esa mirada tuya entre la lujuria
que nos sostiene.

Enfocado al porvenir es como vivo,
audacia mortal de la fatal encrucijada
en la que las calaveras y la mortaja,
enredan sus ramas en jardines
verticales con bucles de oro.

Ahora es tiempo para dirimirse,
de desplegar las velas y destensar
los cabos, que hagan llevar mi barco,
a las orillas de tus playas.

Si vivo es porque camino, y si camino es
porque el futuro se ha hecho luz, más allá
de la fatal esperanza que me cegase
antes de tu llamada conspicua y ceremoniosa.

Manuel Ortega.

ENFOCANDO EL PORVENIR

Hay días, horas, instantes en los que es de imperiosa necesidad
anidarse férreamente en los recovecos de las palabras aún no dichas,
ocultarse allí, donde las aflicciones se vuelven versos
y los poemas son bálsamos del alma.

Son esos días en que,
la bóveda celeste se encapota con difuminados grises,
cuando aventajados gritos lastimeros embadurnan un alba
que no enfoca un halagüeño porvenir.
Días de esos, en que el café se aliña con el hedor de una alimaña
que vierte su posible inmortalidad a la profundidad
de un océano, ignoto a que allí brotarán florecillas diminutas
de color magenta y nadarán pececillos de plata
entre corales de variopintos colores
mientras la mirada de Zeus se ciega ante colosal belleza.

Hay días de esos…. en los que sólo un puñado de versos
son capaces de alejar a las tinieblas del camino.

María González

ENFOCANDO EL PORVENIR

Por qué asustarse cuando las patas de gallo ves
caminar sin descanso,
cuando de tus brazos
colgados
dos libras de carne,
cuando te ves correr
y no alcanzas lo ansiado,
cuando en las tardes de domingo
ves fotos familiares.
Por qué asustarse del mar,
de las playas desiertas,
de los toboganes sin salida,
de las luces de los coches
en la carretera.

Pino Lorenzo

ENFOCANDO EL PORVENIR

Por el hueco zigzagueante de las azoteas
se filtra la luz que espolea tu mirada.
Enfocando el porvenir, tus manos también
se han teñido de luz, y en un abrir y cerrar
de ojos, han dibujado el vuelo de una nube;
el rumor de una flor precipitándose desde
un balcón; el caracol que escala una pared
sin salir de su casa; y ese hombre atrapado
en el laberinto de un espejo retrovisor.

Antonia López

ENFOCANDO EL PORVENIR

Puede ser cualquier estación,
bajo la cúpula de una noche estrellada
esbeltas filigranas dibujan anhelos
sombras y luces acompañan su pincel,
un almanaque compone días
se desliza un abejorro y los descompone,
un compás esculpe sacos de ironía
alineados en cuadrante de melancolías.
Algunos intentos llegan a la meta
otros caen por la timidez de su hechura,
desliza el viento apeaderos sin sosiego
balbucean palabras sobre el tiempo
un libro se destapa, nace un poema

Ana Velasco

ENFOCANDO EL PORVENIR

No siempre es fácil reconocer lo que tienes delante de los ojos.
Si te dejaras llevar, tal vez. Si te dejaras decir, quién sabe.
Si dejaras que esta breve tarea, esta casi infantil labor,
si jugando dejaras que tus palabras, una tras otra,
una sirviendo de pie a la otra, se fueran entretejiendo.
Si una a la otra se fueran diciendo, hablando entre sí,
la última tan vigorosa como la primera,
la del medio tan confidente y locuaz como las demás.
Tal vez así, visualizando con su pausado catalejo,
con su visor de cristal enfocando el porvenir,
la llanura prosaica que con su bárbaro terror se aproxima,
la salvaje furia de los días futuros,
de las horas o los minutos que aún no respiras,
te dejaran sentir, vivir el temible temblor de lo que serás
y aún no has sido, de lo que fuiste y nunca supiste,
de los temerarios años que sin saber navegaste
surcando los profundos mares de tus párpados cerrados.
El negro declive en el que las palabras por fin se apagan.

Ruy Henríquez

ENFOCANDO EL PORVENIR

Enfocando el porvenir
casi me olvido
del tiempo venidero,
silla en la que me siento.

Aquel aliento inseguro y triste
jurando asistir
a la pormenorizada aventura
de la vida.

Viento fresco del norte.
Luz y calor del sur,
acariciando la armónica cantera
de pasiones.

Eres canción del mañana hecha letra
en una tarde gris que se ausenta
tras la cortina de aquella piedra.

Trepadora planta acuática
que alcanza la tierra,
y se aferra a ella.
Brotes del futuro,
presencia del momento.

Paqui Robles

ENFOCANDO EL PORVENIR

Digerir los días en el filo de lo vivido,
apaciguar las horas y quizá también
comprometer algún desahucio del alma.

Enfocando el provenir,
“la vida solo se puede vivir”.

Magdalena Salamanca

ENFOCANDO EL PROVENIR

Ábrete como un niño prematuro.
El amanecer conforma siluetas
reconoce las viejas ilusiones y cae.

Mira el pájaro en su vuelo acelerado,
aúlla desde la carne del siglo:
Sobrevivirán los propiamente nacidos del hombre,
los propiamente nacidos del espacio histórico,
una pierna enclenque, una jugosa aceituna lumínica.

Pájaro del escenario cósmico apalabrado,
vuelve y parte en cada paisaje,
ardiente luz, recibe del impulso original de la tierra
un beso invadido por la melodía despierta.

Clémence Loonis

ENFOCANDO EL PORVENIR

Yo no cazo en la selva ni combato a la luz de las sombras.
Todo lo contrario, el mío es iluminar el camino por donde vas a pasar
traer una antorcha para ver lo que ya sabías que hay en ti.
Yo solo te acompaño. Y a veces, a lo mejor, abro una puerta inmensa.
Y, miro tus ojos asombrados y alegres.
Y eso para mí, ya es un beso apasionado en las letras del porvenir.

Paola Duchên


TALLERES DE ESCRITURA
Carmen Salamanca Gallego
Coordinadora

Inscripciones: carmensalamancagallego@gmail.com – 609 515 338
https://www.facebook.com/talleresdeescrituracarmensalamancagallego

Visita nuestra web:
http://www.escribeycrea.com

Visita nuestro canal en Youtube
https://www.youtube.com/channel/UCQtPVp9VFU2hYjtG8xtIJfQ?view_as=subscriber

Escuela de Poesía y Psicoanálisis Grupo Cero

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s