ENTUSIASMO SIN MEDIDA

ENTUSIASMO SIN MEDIDA

¿Qué significa escribir contra uno mismo?
¿Lanzar piedras contra la cristalera de la infancia?
¿Reventar las dulces cadenas de la memoria?
¿Hacer un crucigrama con los nombres amados?
¿Destejer hebra a hebra la colcha de retazos de tu historia?
¿Pasearse desmañadamente ufano por tu propia ignorancia?
¿Complacerse en mirar sin ser visto mientras cierras la ventana?
¿Lavarse la cara sin que tu padre intente hacerte creer que sigue vivo?
Qué entusiasmo sin medida requiere dilapidarse entre consonante y consonante
como si fuera inagotable la riqueza de ir muriendo poco a poco.

Ruy Henríquez

ENTUSIASMO SIN MEDIDA

Aplicando mis sentidos a una dulce creación,
navego mares abiertos al abismo,
destino de mujer que se cruza en mi camino
y me roza sutilmente para encontrarme.

Era esa piel que se aparecía frente a mí,
una especie de deseo incontrolable,
algo humanamente imperfecto,
cercano a mis latidos,
justo encima de mi corazón.

Frente a este entusiasmo sin medidas,
me dejé llevar y todo fue maravilloso.

Leandro Briscioli

ENTUSIASMO SIN MEDIDA

Te agarra sin pretensiones,
te obliga a justificarlo sin cesar,
César de tus más pequeños pensamientos.

Te aleja de tu padre, de tu madre,
de tus mejores amigos, mejores enemigos,
te abre fauces insospechadas por ti.

Crece hasta marcar tus pasos cotidianos,
cual barco que te lleva, lejos de tu infancia,
hacia un futuro que ni sospechabas
que hubiera podido,
ya,
tomar raíces en tu alma.

Sylvie Lachaume

ENTUSIASMO SIN MEDIDA

Descubriendo miserias apagadas
desnutridas palabras que se funden
en la decepción sin retorno de los días,
descubriendo licencias compradas
a los dioses, para ampliar sus arcas,
y desmenuzar las vidas en virutas.

Se arrancan pausas del corazón,
escalofríos de extrema oclusión
despiertan las tumbas del alma
en algún entusiasmo sin medida,
una aplaudida nostalgia que finge
no sentir, no desplazar ningún rencor.

Magdalena Salamanca

ENTUSIASMO SIN MEDIDA

Noche en el rizado burdel
de tus hálitos canoros,
boscosa urdimbre azuzada
al trasluz de las horas que arden,
paso al cuadrilátero,
rumor entre las sombras,
hacha,
cuchillo,
venas de astas deletéreas
cuya impronta deja huella
en el entusiasmo sin medida
que me ahoga.

Ayer te armaste vencida por el
lubricán lucente, susodicha
y ambulante como una enredadera,
entregabas tus versos a la locura del campo.

La luz se apacigua ahora en mitad
de las espigas juncales, y a medida
que me desperezo, que escupo estrellas
y caracolas en la orilla del río,
la pujanza del tiempo, su vis plástica,
me acerca de nuevo a ti,
a sabiendas de que regresarás
para perderte.

¡Entusiasmo sin medida
que de nuevo muestra el camino!
¿Tenerte o vencer?
A cada paso me pregunto
mientras la ciudad
se desmorona al arbitrio
de tus silencios.

Mas ya no hallo respuesta,
solo sombra y dulzor mueriente
desparramándose entre los rincones
de tantas hazañas sin gloria,
cuyos ecos anuncian la sacudida
indecente de esta primavera
maldita y maravillosa.

Manuel Ortega.

ENTUSIASMO SIN MEDIDA

Abre las manos,
pues para castigarte
voy a inundar tus ojos
de gente sin nombre,
hasta escuchar el sonido de tu espalda
al romperse.
Me olvidaran después del primer café.
Vendrán a insultarte,
por torpe y cobarde.
Nadie pensará en ellos
cuando se haya apagado el eco
del primer grito.
La tristeza tendrá su caballo blanco,
mientras norte y sur,
continúan hablando de precios
y jugándose la siguiente bala.

Hernán Kozak.

ENTUSIASMO SIN MEDIDA

Entusiasmo sin medida,
me digo,
y me sumerjo entre mástiles
que abrazan al aire,
bocanada fresca
de colores limítrofes,
punto inexacto
donde la certeza
crea la imposibilidad
de los cuerpos.
Quiero entrelazarme entre palabras,
combustible de la candela
que acompaña.
Ser humana, me digo,
y ahí,
dejo de existir.
Espacio vital en todas direcciones.
Posibilidades infinitas
de la conjunción.

Paqui Robles

ENTUSIASMO SIN MEDIDA

La tierra una vez más
ha completado su vuelta
alrededor del sol.
Como el preso que en su celda
hace trazos en la pared
para que el tiempo
no se olvide de él,
en las tersas páginas
de un libro observas
detrás del trazo de sus líneas
esa mano cordial extendida
que borra las arrugas de tu alma.

Antonia López

ENTUSIASMO SIN MEDIDA

Dan las cinco en el reloj,
el día aún no ha aclarado.
Los valientes ojos de la noche se disputan sus lugares,
no dan tregua,
zarandean los cuerpos sin vida
que yacen
en el fondo.
Cuando el rayo de luz,
deseado,
aparece,
el color vuelve a la vida,
con un entusiasmo
sin medida.

Pino Lorenzo

ENTUSIASMO SIN MEDIDA

¿Pero qué son esas palmas?
¿de dónde esas castañuelas
ondulando los tejados?
La ciudad es un tablao
volantes por doquier
deshojan su ensueño,
el madroño se dobla de risa
y el ángel caído pide su último rebujito.
En la calle de al lado
estridentes sirenas piden paso
-solo fue una tregua anuncia el crepúsculo-
poniendo fin a tal algarabía.

Ana Velasco

ENTUSIASMO SIN MEDIDA

Que nunca el canto se parezca a nada,
ni a un hombre, ni a un alma, ni a un canto.
Pablo de Rokha
Posiblemente tu nariz no ocupe más que un espacio
minúsculo en las posaderas del mundo
y el gozo del sexo que muerde en tus palabras
probablemente te convierta en apicultor y echarpe de las noches.
¡Ah! Pareces una ciudad antigua con sus hembras encalladas
Nada sabes de trovadores.
Voz oscura que pisas en las selvas oceánicas
con toda la pompa, alarde de materia dura
espíritu matemático, cartabón de tu cuadrícula
filibustero sin canto, vozarrón definitivo,
pujan las bestias, macho del adiós.
Propietario de aullidos,
imperialista roto en la quejumbre del lodo
¿tus libros no rugen?
ahora siéntate, respira,
Me pierde el entusiasmo sin medida.

Laura López

ENTUSIASMO SIN MEDIDA

Partícula de tiempo en el circular
de ambarinas luces
-apostadas sobre las paredes,
imperceptibles, del amor-
roza la piel de las estrellas,
descubre la posición exacta
del agujero negro que la tragará
y no se detiene, sino que gira,
-oblicua primero,
perpendicular después-
bordeando los extremos,
uniendo bordes,
haciendo estallar su cuerpo
en miles de fragmentos
para desaparecer
y ser una vida humana.

Cruz González Cardeñosa

ENTUSIASMO SIN MEDIDA

De pie ante el timón, de noche donde pasta la luz.
Hacer a la espalda una palabra nueva,
un eco sobre las ramas del témpano.

Hemos venido a la deriva en preludios últimos.
Asentados sobre un ámbar inmortal.
Evocados por sueños abiertos hasta la sangre,
hemos impreso el aire femenino en su combustión,
bella lluvia desinfectando los diálogos.

Somos estirpe de palabras crujientes,
la pesadilla del halo, de la domesticada herida.
Vampiros, dicen, vampiros, para encender el humo
y balancear el fertilizante de mareas con entusiasmo sin medida.

Clémence Loonis


TALLERES DE ESCRITURA
Carmen Salamanca Gallego
Coordinadora

Inscripciones: carmensalamancagallego@gmail.com – 609 515 338
https://www.facebook.com/talleresdeescrituracarmensalamancagallego

Visita nuestra web:
http://www.escribeycrea.com

Visita nuestro canal en Youtube
https://www.youtube.com/channel/UCQtPVp9VFU2hYjtG8xtIJfQ?view_as=subscriber

Escuela de Poesía y Psicoanálisis Grupo Cero

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s