AMOR DE MEDIANOCHE

AMOR DE MEDIANOCHE

¿Cómo saber si el estruendo
de mi corazón
arrima el espesor de mi agonía?

Nunca fuimos felices
entre las sábanas de nuestros sueños.
La vida quería más
y fue necesario olvidar todo
para abrir las puertas de una frontera
que sólo vivía entre palabras.

Lanzamos nuestros deseos a la conquista
de nuevos horizontes, nuevos límites.
Sencillamente, fui feliz a la orilla de tu mar;
a la sombra de tus Poetas eché otras raíces
que florecen entre dos idiomas, amores múltiples.

Amor de medianoche conquistó el alba
del corazón de mi juventud.
Sólo sé que el futuro tiene límites
para colorear los encuentros.

Sylvie Lachaume

AMOR DE MEDIANOCHE

Una vez, te encontré a medianoche,
estabas por ahí adormecida de cierto dolor,
tratando de escapar de la rutina,
flotando sobre un deseo que estaba a punto de aparecer.

Ella te dijo: el, es mi hijo Leandro

Y tú le respondiste: no sabía que tenías hijos tan mayores, Lucía…

Así empieza un cambio de rumbo voraz
que me llevo a desplegar las velas para cruzar el mar.

Después, la noche se fue perfumando
Y entre mesas de billar, risas y miradas,
nos fuimos conociendo en ese tacto sin tacto,
buscando algo de la piel,
y entregados a lo que aún no sabíamos que vendría,
nos dejamos ser, aprendimos a jugar,
a respetar las distancias,
a sonreír con ella.

Los testigos de ese momento miraban con cierto asombro,
ella había sido devorada por una realidad, hasta el momento insuperable.

Cuando llega el amor,
la noche se viste con sus mejores telas,
hubo que tener paciencia, mucha para mi gusto,
pero supimos transitar ese camino
que hoy nos tiene cerca y nos multiplica
como los grandes amores que siempre
encuentran una nueva forma de florecer,
una sutil inmensidad de lo mínimo,
el vuelo del águila,
y todas sus vertientes.

Leandro Briscioli

AMOR DE MEDIANOCHE

En las despedidas
palpita el calor
como si todos los trenes,
como si todas las lluvias en plena selva,
como si todas las gargantas rotas,
hubieran tejido el rumbo
de este adiós de ida y vuelta.
Hay un aroma de muerte
en los tobillos de la luna
y las telas con tu cara dibujada
cubren la sonrisa del cielo.
Hay un silencio pesado
en las fotos que miran los relojes
y cartas en blanco
esperando tu llegada.

Hernán Kozak.

AMOR DE MEDIANOCHE

Amor de medianoche:
brisa marina entre estrellas
anunciando la ternura
que amanece.
Reflejos de luna
como amantes entorpecidos
tropiezan piel con piel
en la serenidad estelar
de la copa del árbol
que brinda adormecido
por una vida.
Sombra utópica de la aurora del sol,
áurea del tiempo,
sinónimo del camino labrado
por una despistada lágrima
que surgió de la alegría
y no se pudo contener.

Paqui Robles

AMOR DE MEDIANOCHE

Barrió la oscuridad sencilla
las últimas migas de amor
que había conversando en el suelo.
Extendió su manto de libertad
la vaca lunar de sangre negra
sobre los temblorosos resquicios
de los ojos cansados de pensar.
Era un amor del demonio
que alimentaba la humedad
de los caprinos lagrimales
en la media noche que corroe
los cerebros gástricos
como un susurro de niños.
Aquí está tu amor de media noche
como una maraña de nervios
o un simple vaso de agua
para calmar la soledad.
Aquí está tu amor de media voz
para calmar el hambre del mundo
que ha inundado la polvorienta
tarima de las costumbres de tu casa.

Kepa Ríos Alday

AMOR DE MEDIANOCHE

Eran tiempos en los que las palabras
caducaban por segundos,
las frases envejecían mientras se pronunciaban.

Las ciudades se llenaban de golondrinas
que apenas levantaban el vuelo,
los relojes caminaban cabizbajos
y el arco-iris desdoblaba sus matices
pero la luz recibida no contentaba a nadie.

El vacío se embutía de prolíferas fiestas
donde despertar un roce, acoger una caricia,
sentir la excitación de un baile que
como el amor de medianoche
estruja el tiempo antes del toque de queda,

Ana Velasco

AMOR DE MEDIA NOCHE

Un banco de arena.
Hay un banco de arena que no se deshace.
Compacto y silencioso los separa.
Emerge en la noche en forma de alondra
y se posa en sus labios
después es un estanque en sus ojos,
un paisaje acuático donde bucear en la pupila azul.
No conocen a Bécquer, ni a Isolda
tampoco oyeron hablar de Gilgamesh.
Dos cuerpos permanecen en el desierto
no hay fugas ni sacian su sed.
Querían buscar oro
y de las orillas de los arroyos extrajeron la arena.
Al comienzo de su viaje estaba en la entrada de la casa.
La removían, buscaban, había diamantes en sus miradas.
En el vivir cotidiano las marcas de agua fueron desapareciendo.
Secos como juncos simularon un río.
Corrían de la habitación a la cocina sin conocer de sus pasos.
El uno conquistaba las profundidades de los suburbios,
la otra trepaba por peldaños de exosfera.
La arena comenzó a pegarse en sus zapatos
mezclándose en sus días y diluyendo los silencios.
Y sobre la media noche, un banco de arena.
Plantaron el mar en su mirada y esa noche, subió la marea.

Laura López

AMOR A MEDIA NOCHE

El sarcófago del amor
se abre a los intervalos nocturnos
para sacudir diminutas semillas
en nuestro lecho,
que, ansioso de pasión,
nos brinda las más altas melodías.

Se envuelven los hábitos
en tejidos de seda
y las transparencias
tornan cristal
a la opaca costumbre de quererte.
No niego la barbarie
que asola el misterio de los encuentros,
dignifico la explosión de horas,
latidos encubiertos
entre besos de profundidad
y calentitas pausas de espera.

Amor a media noche
podría ser una consigna,
pero el deseo se torna constante
y la noche se hace día
y la media se convierte en liga
que contiene y nutre la llama.

Magdalena Salamanca

AMOR DE MEDIANOCHE

Oscuro como la plegaria que reza un moribundo.
Solo en su último cadáver, solo en los suspiros que arden,
en la frente sola que soporta la noche.
Su cuerpo áspero y desierto bajo las mantas,
está más solo aún que el deseo que quema en su pecho,
que quema en su sexo con su pálpito secreto.
Su oración es sencilla. La fiebre no permite intermediarios.
La sangre sube y baja, camina en círculos,
persigue un sueño por los estrechos pasillos.
Se derrama gota a gota sin perder el tiempo,
ignorante de que cada segundo cuenta en su contra.
Sueña con una mujer, no, con una frase.
Es una oración sencilla, una plegaria que reza,
que canta en su oído, que zumba eléctrica en las sienes que arden.
Sueña con un hombre, con un cuerpo,
con la plegaria que reza un moribundo.
Solo en su último cadáver.
Pero él sigue vivo en la sangre que late en su cuenco secreto.
Un amor a medianoche, una pasión con su febril mentira,
revuelve incansable los vacíos cajones de la memoria.

Ruy Henríquez

AMOR DE MEDIANOCHE

Entre tú y yo se ha situado
este amor de interlunio.
Mientras tanto, el día desgrana
sus horas de luz jugando
con las sombras que se interponen
y atenúan los colores chillones
de la muda vegetación.
¿Qué puedo pedirles a estas horas de luz
cuando llegan de improviso
y me ofrecen su cálida compañía
infieles al devenir de un tiempo de arena?

Antonia López

AMOR DE MEDIANOCHE

No encontrar el azul de mar en este infierno,
no ver las hojas verdes de los árboles,
dejar de latir el corazón
cuando el tren pasa,
sentir cien pulgadas de tu cuerpo.
Es tan difícil hacer que no pasa nada,
seguir sonriendo,
buscar el amor de medianoche,
no volver solo
a casa.

Pino Lorenzo

AMOR A MEDIANOCHE

Óyeme:

Disfrazada, por tu envergadura devastadora,
crees librar a los adjetivos del sexo,
límites de estrellas sonámbulas,
tu cuerpo, lazo de placer fantasmal.

Nadie se deposita en ese pecho
de cartulina, caricias de juguete azul,
giros solitarios de pasión de tierra,
antiguas prosas de la noche.

Y se perfuma el mundo de mañana
con la movilidad de un omóplato
y las alas se hacen realidad
tomando el itinerario del amor de medianoche.

Clémence Loonis


TALLERES DE ESCRITURA
Carmen Salamanca Gallego
Coordinadora

Inscripciones: carmensalamancagallego@gmail.com – 609 515 338
https://www.facebook.com/talleresdeescrituracarmensalamancagallego

Visita nuestra web:
http://www.escribeycrea.com

Visita nuestro canal en Youtube
https://www.youtube.com/channel/UCQtPVp9VFU2hYjtG8xtIJfQ?view_as=subscriber

Escuela de Poesía y Psicoanálisis Grupo Cero

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s