CORAZON INFANTIL

CORAZON INFANTIL

Caminaba despacio por la avenida,
miraba el pasado con ilusión,
se arrastraba sonriendo en mis pupilas,
jugaba a ser grande en la ocasión.

Los bosques sombríos de la agonía,
bailaban juntos esta canción,
y cuando llega la noche, la fantasía,
ella me devora loca de amor.

Las penas se consolaban y se morían,
perfumadas de encanto y de pasión,
en los tiempos que corren,
en la apatía, y en todas las cosas,
nace el perdón.

Le decía bajito que la quería,
que me gustaban sus aires de ganador,
y la gente mirada enloquecida,
y al otro día llegaba un subidón.

Corazón infantil, dame una alegría,
una esperanza, una razón.
Que hoy mis manos están vacías,
para llenarlas, llenarlas de vos.

Las penas se consolaban y se morían,
perfumadas de encanto y de pasión,
en los tiempos que corren,
en la apatía, y en todas las
cosas, nace el perdón.

Leandro Briscioli

CORAZÓN INFANTIL

Este corazón infantil que me habita
se convierte en abrazos frenesí,
cuando desarraigada de mí misma
veo rendir homenaje a la voluntad
de los que, sin máscara,
prodigan altanería y luz,
desacato constante
al dinamismo del desdichado,
que se dirige al mundo
como contenedor de envidias
que se nutren de palabras
arrinconadas por la soledad.

Este corazón infantil de planes adquiridos
donde ni tú ni yo estamos invitados
me dice: No te confundas,
el que se alimenta malos hábitos,
nunca será un ser venerable,
ni siquiera aun cuando el rocío
recorre su frente de primera hornada,
conquistada por amplias razones
que aconsejan no ver, no hablar, no vivir.
Armada de lápices de inscripción lacónica
y de fluorescentes que señalan la salida,
dejo mis manos al viento de las palabras.

Magdalena Salamanca


CORAZON INFANTIL

¿Ves el pasillo inundado de las alas mojadas,
las paredes de la ciudad inclinadas
con un gesto de desprecio?
¿Puedes nombrar tres palabras que no tengan
el cuerpo cubierto de heridas o recordar
cuando el cielo escapo con los pies desnudos?

Esta seca la alfombra de espinas,
las calles cortadas han recuperado el lenguaje de la lagrima,
los que nunca dormían ahora no te dejan descansar.

Hernán Kozak

CORAZÓN INFANTIL

Es un corazón sin alma porque
aún tiene un cuerpo eterno
el niño si no ha experimentado
una mirada que no puede amar.

En la calle los adultos babean.
La soledad ha consumido sus labios
y ahora pugnan por desaparecer
en riguroso orden alfabético.

Ellos han crecido sin darse cuenta.
Mientras hacían maniobras
de aparcamiento o subidos
en una escalera mecánica.

Los adultos ascendían a los cielos
mientras descansaban agotados
de tanto sometimiento. Eran elegidos
para procrear hijos definitivos,

mientras sus corazones caían
rodando como piedras. Ellos
nos han devorado antes de morir
ahora somos nosotros mismos

la viva imagen del miedo total.
Es un corazón infantil y no
el carozo que aprietan tus dientes
porque te han enterrado así

con esperanzas aún de aprender
a acariciar y comprender el agua.
Te han enterrado en juegos
y te has quedado dormido

entre las raíces de un árbol.
Pero al despertar la corteza
cubría tu piel y de tus ojos brotaban
maduras valentías naranjas

regalando su aroma itinerario
al pequeño nombre que han dicho
por la megafonía del supermercado
que no encuentra su familia.

Kepa Ríos Alday

CORAZÓN INFANTIL

Hay un sabor especial cuando el felpudo se mueve
desde las pisadas, rodillas al aire, con ojos asombrados,
con los pasos de los presos, ilusos, omisos, mansos, lapsos
meciéndose en la oscuridad de la puerta.
Felpudo de mis recuerdos, yo, que tanto me mecí
en la pelusa del tiempo, nada tengo que olvidar.
En mi caso ya no hay huéspedes que se ausenten
ahora trepan por la fachada y el cuerpo de las olas.
La vieja espuma es la nata del corazón infantil
vivir sin pies no es posible para mi geografía.
Los ríos se irrigan en mi cuerpo y
desemboco, desemboco, desemboco,
rebelde, sin ruido, aceptando tus provocaciones, vida.

Laura López

CORAZÓN INFANTIL

Corazón infantil
en su eterna apariencia.
Ojo que soporta el triángulo vertical.
Desprecio convocado
por la muerte
en la inauguración de labios infames
que atenúan verbos,
inhóspitos, alejados.
Valentía
del siervo cornudo aplastado
por el musgo
de la tierra que pisa.
Sin embargo,
El auténtico corazón infantil
no puede ser otro
que el corazón enlazado
a la sonrisa
de abanicos multicolores
que acarician
la ternura.

Paqui Robles

CORAZÓN INFANTIL

Te sigues asomando a los escaparates de golosinas.
Te detiene el movimiento del trenecito eléctrico
trazando en su recorrido un círculo perpetuo.
Te maravilla el desfile obcecado de las hormigas
que pueden levantar veinte veces su propio peso.
En medio de la plaza aún te crees capaz de atrapar
a una paloma que parece ignorar tus intenciones.
Nada de eso puede desaparecer de un corazón infantil.

Antonia López

CORAZÓN INFANTIL

Tus pupilas puras como el jugo de manantial
se baten en duelo con el súbito e ignoto destino
en la alborada clara de un solsticio de verano.
Algodones de azúcar, muñecas de trapo, lirios en flor
centellean en las riberas que claman tu voz,
con la ocasión que al alba te ofrece el universo,
bolboretas de colores corean tu vuelo.

Delicadeza fiera que tambalea mis cimientos
con el tintineo de las campanillas de tu júbilo
con el deleite de tu sosegado corazón infantil.
Luceros pizpiretos refulgen tu firme bondad,
esclarecen los rescoldos tenebrosos del camino.
Podría verter con la furia de dioses homéricos
oscuridad en el firmamento, calamidad en las almas
osadas en lacerar tus anhelos colmados de ilusiones.

Maria González

CORAZON INFANTIL

Sobre un manto de victoria
la ternura de un corazón infantil
avanza como cándida espada
hacía cuatros déspotas
que quemaron su astucia
en batallas de viento.
Cualquier crepúsculo es ligero
cuando los días solo fueron ceniza.

Ana Velasco

CORAZÓN INFANTIL

Juegan los niños a la pelota
cantan y saltan sin parar,

saltan y ríen sin preocuparse
de si la lluvia los mojará.

Hoy no sonríen ni se divierten
pues en el espejo y ya no están
aquellos niños que jugaban
y se reían sin parar.

Cruz González Cardeñosa

CORAZÓN INFANTIL

Estrecho como una caja de violín.
Áspero como la primera hora
de la mañana.
Gentil y precipitado
como un pájaro hambriento.
Indiferente a las buenas
o malas intenciones,
y a los elogios.
El timbre de su voz apagaría
las velas con un rayo eléctrico.
Escucha: Aún parpadea en la oscuridad.
Déjalo que palpite.
Déjalo temblar a su manera.
Aún hay vida bajo los escombros.
Ni el oficio siniestro de las aulas.
Ni el huracán baldío de las percepciones.
Ni la moral llena de parábolas.
Ni las buenas o malas intenciones.
Ni el negro alquitrán de los elogios.
Nada puede acallar su voz
o desalojar su silencio.
Un corazón infantil se pasea
en los estrechos pasillos de las letras.
Hay frases que te podrían matar.
Frases que nunca acaban
lo que tienen que decir.

Ruy Henríquez

CORAZÓN INFANTIL

Desde la bruma
de mi recuerdo,
un vuelo de espías
arrebata mi destino.

El Universo es una palabra
entre miles
pero lo que me importa
es la cordura de mi infancia,
el horizonte que
se desprende
de mi ansia vertical,
sinónimo de una
alegría extraña.

¿Dónde pudieron esconder
los hilos de mi corazón?
Quedará para siempre
el olvido
que motiva
la fuerza
del río de mi vida.

Sylvie Lachaume


TALLERES DE ESCRITURA
Carmen Salamanca Gallego
Coordinadora

Inscripciones: carmensalamancagallego@gmail.com – 609 515 338
https://www.facebook.com/talleresdeescrituracarmensalamancagallego

Visita nuestra web:
http://www.escribeycrea.com

Visita nuestro canal en Youtube
https://www.youtube.com/channel/UCQtPVp9VFU2hYjtG8xtIJfQ?view_as=subscriber

Escuela de Poesía y Psicoanálisis Grupo Cero

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s