MIENTRAS TE ESPERO

MIENTRAS TE ESPERO

Hoy, mientras te espero,
quiero declarar mi amor.

Abrir el plomo de las pestañas,
clandestinamente,
surcar las piedras de tu pecho
y cuesta abajo, decírtelo todo.

Crecerán tus axilas de mujer,
la alegría del aire,
saldrán cuentas de tu corazón
como mariposas de cuello.

Ya te saluda el relieve de la carne,
el chapoteo de mi voz, la brisa
emocionada. Ya el demonio.

Y, cuando yo muera,
quedará blanco el césped de tu boca.

Clémence Loonis

MIENTRAS TE ESPERO

He cambiado el agua del cerebro
mientras el telediario terminaba
de explicar el origen de la tristeza.
He sacado a pasear mi opinión
y mi opinión no paraba de ladrar
a todas las opiniones
que nos cruzábamos en el camino.
Mientras te espero he aprendido
a bailar con bombas atómicas
y el idioma de los funcionarios.
He aprendido a plegar exotismos
ancestrales como un indio para pasar
los controles del aeropuerto.
He toreado al polvo
en plazas de mujeres ávidas de toros
que desplazaban la arena
con sus labios sepulcrales.
Mientras te espero he rodeado
manzanas residenciales y riscos
capitales de estólida autoridad.

Kepa Ríos Alday

MIENTRAS TE ESPERO

Desdibujado,
como un árbol
al que le arrancaron tronco, ramas,
y sigue caminando.
Como si el cuerpo
pesara una tonelada de luz,
como si tuviera
la tristeza cosida a los ojos.

Fue una campanada latiendo
en el centro de la tierra,
gritando entre charcos de sangre:
la muerte ya no tiene rival.

Hernán Kozak.

MIENTRAS TE ESPERO

Son las doce en el reloj
y me arrepiento
de haber escuchado aquellas palabras
que nos lanzamos
sin saber dónde se clavan.
Una mordida en tu espalda,
una sacudida en mi estómago.
No recuerdo quién empezó, quién tiró la piedra
que quebró la mano.
Ya no sé de mi ingenuidad,
ni de tu malicia.
Solo sé que la furia se desató,
y nos gritamos,
y dijimos palabras que no están
en el diccionario.
Ahora, mientras te espero,
veo tu cara,
el hoyuelo en tu mejilla cuando sonríes,
la tez morena de tus brazos.
Aparecerás y me quitarás la mirada,
y yo te quitaré el beso.
Pero una furia más fuerte nos unirá,
y entonces ya
no habrá noche.

Pino Lorenzo

MIENTRAS TE ESPERO

¡No golpees con fuerza al aldabón!, sé que eres tú,
pude oírte husmear en los vericuetos de otras almas
como una fiera alimaña malherida y famélica,
oí tu risa ahogada en la noche insomne del doliente,
te vi en los ojos de la miseria enredada en puños de acero,
en el levitar ajeno, regado por lágrimas de infames plañideras
en los sutiles parajes de pequeñas muertes cotidianas.
Caminaste lenta y silenciosa en las crisálidas madrugadas,
en los atardeceres rojos y en los oscuros caminos de la noche.

Mientras te espero, tejeré un cielo con hilos de oro
que cubra mis amores eternos y las esperanzas en flor,
haré sonar en la mañana arpas, laúdes, flautas dulces y traveseras,
gozaré con la belleza sublime de sonetos y rimas infinitas,
con los lirios amarillos en las cálidas tardes de verano,
salpicando océanos verdes y empinados,
coceré a fuego lento pequeños versos para el alma
escribiré legados de ébano y miel para futuras generaciones,
cuando vengas a buscarme, extenuada de vivir,
ya te estaré aguardando.

María González

MIENTRAS TE ESPERO

¿En dónde estábamos? ¿en qué luz en que silencio? 
¿En dónde estaremos? Tantas cosas, tantas cosas tantas cosas 
(Vicente Huidobro, del poema Imposible)

Mientras te espero
se aparearon los mirlos
florecieron las mimosas
puercos salvajes cruzaron la ciudad,
un éxtasis primaveral ingirió
el velo impalpable de los satisfechos áticos,
luego una lágrima cercó el planeta.

Los mimbres perdieron su inmortalidad
y el solsticio inundó los muelles de cólera,
mi alborozo quedó fugitivo
apenas sostuvo la caricia de una favila.
Con el cenit del otoño la espera
se convirtió en un reptil enfurecido,
la vida colgaba de ruidos discordantes.

Fingidos encajes rodearon el léxico
abrazaban sombras de un delirio agotado,
cual corteza de un árbol lacerado
mis brazos alojaron una rugosa textura,
luego, un silencio se deshizo
de la línea del tiempo,
mi corazón dibujó una nueva utopía.

Ana Velasco

MIENTRAS TE ESPERO

Camino por el acantilado de tus besos,
desnuda de piel, al descubierto.

La tarde se hace noche
y mi corazón, que latía apresurado,
apenas es rasguido inquieto.

Me quito los despechos, amor,
mientras te espero, y luego duermo.

Cruz González Cardeñosa


MIENTRAS TE ESPERO

Aquí sentada, relajada,
con el pensamiento puesto en
el desafío que provocan las
dulces y largas miradas entre
tú y el espejo en el que nos reflejamos,
mientras te espero.

Yolanda Hernández

MIENTRAS TE ESPERO

La niebla asola el impasse del tiempo
y los perfiles desaparecen ante los ojos,
el misterio se desliza por las lianas de la mañana.

Tanteando los esquinazos del horizonte
descubro lindes inhóspitas, aterciopeladas vías
que recorren las más perversas tierras.

Canales de soledad descienden rostros
ocultos para el hombre, el mundo necesita
seguir su rumbo sin ser destruido.

Mientras te espero, mientras la niebla
abre sus puertas al día, consigo rectificar
el reloj para no perder el siguiente tren.

Magdalena Salamanca

MIENTRAS TE ESPERO

Una pausa es un silencio entre dos frases
que nada tienen que decirse la una a la otra.
Un abismo, un puente destejido en el aire.
Un leve suspiro que nos permite cambiar
de dirección o de destino.

Mientras te espero, en una pausa
que me suspende en el tiempo,
hago cábalas, cuentas, concibo proyectos,
dispongo mi alma al impredecible juego
de ser otro que yo mismo.

Mientras te espero, mil caminos se abren
como puertas que me invitan a atravesar
su espejo, sin que sea capaz de reconocerme
en sus aguas cambiantes.

El reflejo de algo distinto, que habita
dentro de mí, me espanta.
Es un desconocido, un extranjero,
alguien que habla de una extraña manera.
Alguien que pasó a mi lado y no me atreví
a mirar a la cara.

Yo conozco la certeza de esperarte.
Sé perfectamente lo que ha de llegar
cuando vengas a mi encuentro.
Pero mientras te espero, cualquier cosa es posible.
Cualquier milagro puede acontecer
en este humano destino.
Como ver la extrañeza reflejada en tu rostro
al encontrar a alguien distinto
de aquél que esperabas.

Ruy Henríquez


TALLERES DE ESCRITURA
Carmen Salamanca Gallego
Coordinadora

Inscripciones: carmensalamancagallego@gmail.com – 609 515 338
https://www.facebook.com/talleresdeescrituracarmensalamancagallego

Visita nuestra web:
http://www.escribeycrea.com

Visita nuestro canal en Youtube
https://www.youtube.com/channel/UCQtPVp9VFU2hYjtG8xtIJfQ?view_as=subscriber

Escuela de Poesía y Psicoanálisis Grupo Cero

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s