VOLVER

VOLVER

En el revés de la lona
se oye la lenta intemperie,
gruñe el silencio y los palos de la nieve.

Dulce y terrible, juega con destino
el hombre al acostar su soledad,
tirar la funda de las horas
en un cerco caliente
y abandonar su insaciable flor.

Volver a las faenas de los sueños,
la llamada desfila con el agudo
tendido, aventurando el corte gastado.

Levanta su árbol decente,
aprieta el oro, explora el inglés
y queda sin atracción terrestre.

Huérfano de cielo, busca en la lluvia,
corre al hilo del asedio, ve féretros sin galerías.
Bocas llenas de marea, un alfiler de eternidad.

Clémence Loonis

VOLVER

Cuando la nada desespera,
los ecos sórdidos del pasado
buscan alguna venganza sutil
que atrape tempestades divinas,
algo de sed entre palabras
y alguna reacción con equilibrio.

Con tu voz,
quiero atravesar el tiempo,
hacer camino donde nadie transitó,
desgarrar el alma de los bandidos,
demoler ese instante de soledad.

A veces,
me veo caminando para atrás
y el foco trazado es difícil de contemplar,
la dirección de mis sentidos enloquece,
el eje se atormenta por lo inevitable,
la vida toma sus atajos cuando ya no quiere navegar.

No se puede amar de espaldas a la luna,
vertiente de pulsiones,
quiero todas tus dudas,
algunas certezas, pocas,
quiero lo que aún no pasó,
la sangre que contempla el paisaje,
la razón de un universo maldito,
esa constelación voraz que acabe con el mal,
quiero la ultima copa.
Volver, me digo,
es imposible.

Leandro Briscioli

VOLVER

¡No se puede! ¡Jamás podrás!
El pasado está lapidado y
el escaparate de los recuerdos solo
alberga enigmas, vacíos,
oquedades que funden palabras
para llenar huecos donde la sombra anida.

¿Ves? Te lo dije,
para qué volver,
para qué acariciar lo imposible,
el silencio del pasado
habita los cementerios,
abre las tumbas del miedo,
interrogantes que nunca
hallarán respuesta.

Pasos vueltos al abismo
en un avance sin retroceso.
Se mudan las pieles,
los cuerpos desaparecen
las huellas se diluyen al hablar.
Si quieres descubre algún misterio
pero volver, no se puede.

Fantasmas ciegos perseguidos
por el deseo de retroceder.
Reniego la locura,
repudio la verdad,
vuelve a tu tumba,
apaga cualquier resto de luz
que conserve mi recuerdo.

Quizá así, descases en paz.
Alza el monumento de tu vida
sobre el futuro y camina,
ahí el goce y el amor predicen
lo que nunca fue.

Magdalena Salamanca

VOLVER

¿Cómo se vuelve a un lugar
donde nunca has estado?

¿Quizá a través de algún verso
de esos que tienen el eco de tus pupilas
temblando en los alrededores del corazón?

¿Tal vez cubriendo tu voz de páginas en blanco
y ligeros pero contundentes caminos
sin dirección aparente?

Ejemplo práctico:
no he estado en Macondo y quiero volver.

Hernán Kozak.

VOLVER

Volver a abrir los ojos a la vida, en el primer respiro,
a sentir el cuerpo escapar y temblar,
en un lugar sin fronteras.
Volver a vivir sin tapujos,
sin trapos ni vestidos,
ni vergüenzas de las que hablar.
Volver a balbucear,
a decir cosas sin sentido,
a creer en un Dios que me quita y me da.
Volver a sentir el celo,
el dolor frente al tercero,
la pérdida de un amor imposible.
Volver a ese estado indomable,
de dura libertad,
de pensamientos infinitos,
de me quiero, me amo, y ahí te quedas tú.
Volver a esa playa
donde jugué a amar,
a deslizar mis ojos sobre tus párpados,
a asesinar, ahora sí, al tercero.
Volver a la recuperación de la especie,
a sentir que nada es mío,
que el corazón late por mi sangre.
Volver,
en definitiva,
a ser.

Pino Lorenzo

VOLVER

El hayedo desnudo palpaba el invierno,
los aleros apagaban los relojes de sol,
y en un abrir de ojos ¡el mundo dejó de respirar!
La cautela tomaba las riendas de mis pasos
un deambular trabado envolvía mi ánimo.
Con mis cinco sentidos envueltos en la añoranza
iba zigzagueando entre, trenes, aviones, autocares…
Deslizándome por lejanas esferas
que hoy parecían cortezas de quimeras.
En la casa, las paredes atendían mi rabia:
había pasado un año y parecía una eternidad.
Quise arrinconar aquellos meses
pero me detuvo el latido de unas canas
volviendo a la vida, un hijo en camino,
un avatar de alegrías que no debía descuidar.
Tomé aliento y amparada por la voz del poeta
me escuché decir: no hay un volver
a las andadas costumbres,
y seguí transitando estaciones, con paso firme.

Ana Velasco

VOLVER

Sirenas doradas se deslizan livianas en gélidos pozos,
lloran como reinas destronadas por pescadores heridos,
danzan parsimoniosas en las cárcavas de una historia
de geometría detenida y amorfa.
Cuerpos celestes comunican tierras lejanas y sordas,
historias pasadas de antropologías muertas.

Criaturas rapaces de tibio volar reencarnan
dioses malvados, azote de hombres buenos,
sobrevuelan la molienda del pan en tiempos de guerra
angosto desfiladero de vidas que van y vienen.
Despiadados, arrojan pedazos de olvido en lazos fraternos,
aguardan impacientes la carroña en la palabra vacía,
esperan volver a ver al alba regueros teñidos de sangre
disfrazados de zarcillos de colores ciegos.

María González

VOLVER

Desnudo mi esqueleto y me adormezco.

Las alondras de los valles viajan desparejas
sobre los costados de los hombres
arrepentidos y violentos
y mi corazón se impulsa hacia tu adiós
y canta el olvido.

Vuelve a mí, canción de los desterrados,
limpia de muertos nuestros campos.

Cruz González Cardeñosa

VOLVER

Volver sobre tus pasos para
extender las alas como árboles que crecen
al infinito, entre cantos de pájaros multicolores.
Volver sobre los pasos de los que caminaron antes que uno
huellas en el alma
creciendo junto a paisajes de selva abierta
color de los pasos que se diluyen
en pequeñas historias inevitables,
en las vidas que nos viven.
Volver para que tus labios
se abran al paradigma de una otra vida
escribiendo al ritmo del futuro.

Paola Duchên

VOLVER

Persuadirse de que no estás aquí
y que la sombra dibuja
la silueta de una voz,
el perfil de una ausencia
que insiste en volver,
una y otra vez, sobre sí misma.
Cuerpo macerado
por las frases de la infancia.
Las letras de un borroso abecedario
todavía muerden con rabia la carne.
Una voz deja sobre el cristal su aliento.
Volver es imposible.
Alguien abre entonces las manos
con gesto impaciente.

Ruy Henríquez

VOLVER

Quizá si miras a través
de tu retina
encuentras el camino
para volver.

Densos florales en los que
descubrirás colores carmesí, y
en la hechura de tu pecho
escritos poemas de versos
sin descubrir.

Las almas desnudas
sin destino encubiertas
tropiezan con el sabor
dulce de tus besos.

Enciende la mecha
desciende el muro y
quizás quieras volver.

Yolanda Hernández


VOLVER

Volver a la nada,
a la interrumpida ola que todo lo atrapa,
a la mariposa ondeando al viento con sus alas,
a la campana del campanario que acompaña.

Volver a los días sin noche,
a la terrible arrogancia del murmullo sin tregua,
a la templanza del asesino.

No, volver, no quiero volver,
porque nunca estuve,
no quiero volver,
porque no sería igual
…no quiero volver.

Y si acaso, alguna vez volviera,
volvería a observar lo que nunca vimos,
a caminar por donde no pisamos,
a conversar lo que no pudimos.

Volvería a no ver la mirada felina del triunfo
sobre la escarcha
y a besar el alma del que sin verme
me besó.

Paqui Robles

VOLVER

Estoy en una fábrica. Soy obrera del taller de versos.
Sabéis a lo que vengo.
Os digo que el mundo está lleno de palabras.
Unas chillan, otras corren o se esconden, mudas, tras la hache.
Me pongo traje y fusil, soy la domadora de voces amarillas.
Las agrupo y les doy forma a golpe yunque.
A veces están tan apretadas que alcanzan forma de vasija.
Otras hacen ventanas donde se diluye la materia,
ora barcos, ora paisajes de pedrada en el ojo.

Mis compañeros son soldadores y atómicos cuánticos.
Se deslizan por la pista de hielo y hacen piruetas.
Toman de las estrellas su envergadura en cada asalto
y deshacen carámbanos en mis ojos.
Están también los bruñidores, más silenciosos,
que tallan peñascos en frentes arrugadas.
Cuando las sienes comienzan a teñirse,
insertan su punzón y procuran pequeñas gotas
en la página en blanco, haciendo carreteras para volver.
Siempre es lo más recomendable,
si es que no conocemos el desánimo.

Laura López


TALLERES DE ESCRITURA
Carmen Salamanca Gallego
Coordinadora

Inscripciones: carmensalamancagallego@gmail.com – 609 515 338
https://www.facebook.com/talleresdeescrituracarmensalamancagallego

Visita nuestra web:
http://www.escribeycrea.com

Visita nuestro canal en Youtube
https://www.youtube.com/channel/UCQtPVp9VFU2hYjtG8xtIJfQ?view_as=subscriber

Escuela de Poesía y Psicoanálisis Grupo Cero

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s