FRENTE A LA ETERNIDAD

FRENTE A LA ETERNIDAD

En el abrazo de la eternidad vivimos
cedidos al amor que sin fin promueve el vacío,
la seca lágrima del horizonte se extiende
por las laderas de una vida sin luz.

¡Eternidad!, ve, aléjate de mí,
no pretendo tu caricia
aleja tus brazos de mi vida,
prefiero la discontinuidad de lo finito
el aroma pérfido de la muerte
la mirada insegura del futuro.

No manches la felicidad de los mortales
recoge sus lianas y vuelve a tu hogar,
allí sentada a la derecha del padre,
donde los ciegos encuentran la ilusión
y los sordos el aplauso infinito.

¡Portaos bien! ¡Sed buenos!
no deseéis los amores del vecino
no matéis al que os mata
no defraudéis las arcas reales
nada, no hagáis nada, y vendrá ella,
disfrazada de blancos ropajes,
iluminada en sí misma,
para calmar vuestras ansias para siempre.

Magdalena Salamanca

FRENTE A LA ETERNIDAD

Tus lágrimas tienen la misma densidad
que las mentiras arrancadas una a una
de las flores ocultas bajo tu sed.
Sólo varias palabras engarzadas
al corazón de la bestia
pueden hacerte temblar
si la noche no ambiciona tu cuello.
En cada respiración palpita tu vergüenza,
tu torre de cimientos de barro
y tu nada.

Hernán Kozak

FRENTE A LA ETERNIDAD

Mirando al vacío eterno de tu amor,
frente a la eternidad,
encontré el absoluto olor
del cristalino incienso
que todo lo absorbe.

Lugar donde la tibieza de los muros
acompaña al eco
del escondido silencio.

Abrimos la puerta a la enredadera
que todo lo trepa,
y fundiéndonos
en el cálido follaje de la sonrisa,
contemplamos cómo el otoño
abandonaba la estación,
mientras llamaban a la ventana
atrevidas gotas de lluvia,
golpeando con furor
al despertar
de un nuevo día.

Paqui Robles

FRENTE A LA ETERNIDAD

Entre algodones duermo
para no dañarme con las aristas del frío.
Las alcobas de la noche se inmiscuyen en mi alma,
y tengo que gritar para apartarlas.
A veces soy un pájaro, errado,
que busca su jaula.
Otras, una nave nodriza
que pone semillas en cada lugar.
Nunca soy yo, y siempre soy,
a veces una palabra,
el sonido de un canto que proviene de lejos.
En cada línea
me juego,
y saco mi espada.
Nunca venzo o me vencen,
siempre escapo de algo,
y algo me escapa;
pero cuando despierto
respiro aliviada,
de ver cumplir mi sueño
en otra parte.

Pino Lorenzo

FRENTE A LA ETERNIDAD

Vuela el pájaro a la semilla,
piruetea en el aire y regresa
a las altas ramas que tus ojos
ágiles trazan y pueblan de verdor,
dibujando un gesto de eternidad.

Antonia López

FRENTE A LA ETERNIDAD

Amigo, abrázate al parpadeo
de las pirámides porque hay dioses
correteando entre las basuras.
Abrázate a las bellas
pestañas de las vacas o
a la envidiable mandíbula
de un tiburón desorientado porque
frente a la eternidad verde
se te abrió como un viento
la cuerda de los sesos
y tuviste que llorar en tus seres.
No pudiste pacer ajeno
a la advección de ciertos manjares,
todo brazos, te abriste al desatino
de ojos, a la parquedad emocional
y fuiste agradable al tacto
como un pequeño calambur
al recorrer el exergo labial
con una soltura inapropiada.
Por eso te exagero, por eso
te llamo como a un latido
que había escuchado de ti.

Kepa Ríos Alday

FRENTE A LA ETERNIDAD

Con el oído pegado a la pared
escuché pasar la eternidad.
Silencio.
El suelo se abre como un ojo gris de luna
¡que zafen las cortinas!
El blues de la lluvia contempla desde la escaleras
y el piano se desprende de un bello músico.
Duerme mezquindad,
que el último bocado no sea tu dueño.
Los fantasmas siguen rodando
y haciendo mundos de sábanas .
La noche cae por el agujero
pero el único prisionero ya se había ido.
Se salvó de la eternidad.

Laura López

FRENTE A LA ETERNIDAD

Frente a la eternidad
parece no ser posible decir una palabra.

Sin embargo fue en ese silencio sin nombre
donde se desató un huracán de letras
arrasando todo temblor, angustia, dolor,
todo miedo.

Eternidad como precipicio,
agujero negro del tiempo,
aleteo de los ojos
torciendo tu camino.

Tu cuerpo resplandece
y tus labios vuelven
a enseñar tus dientes,
a abrir tu boca.

Cruz González Cardeñosa

FRENTE A LA ETERNIDAD

Viendo que no tenía más tiempo
que el que cabe
en el cuenco de las manos,
y que no sería capaz de retenerlo,
ni hacer de él una vida,
ni juntar sus instantes
para hacerlos más duraderos
que lo que un latido es capaz,
haciendo resonar con sus nudillos
el oscuro portal de mi pecho;
decidí tomar papel y lápiz,
como un escolar que escribe
sus primeras letras
y teme equivocarse
–como si fuera posible
hacer otra cosa–.
Frente a la eternidad,
sintiendo en mi corazón
el tiempo que arde,
aguardo en silencio,
intentando hacer durar
este instante en el que,
confuso y trémulo,
bebo su embriagadora
y difícil presencia.

Ruy Henríquez

FRENTE A LA ETERNIDAD

Insignificantes guijarros de barro y plomo se rinden
en tus trémulas cicatrices mecidas por lirios ocres,
olas áureas rebosantes de titilante vigor del alba al ocaso,
¡prodigiosas criaturas!, hijas de la tierra templan la inmundicia
con melosas partituras y aromas a recién hecho,
alforjas colmadas de sonoros y puros anhelos
se postran frente a la misteriosa eternidad.

Tu mirada, ataviada por lechosas y gélidas cumbres,
rezuma amargo salitre, acoge dichosa el porvenir de la existencia.
Cúspides pedregosas, universos mágicos e infinitos,
te mecen en los brazos de una madre fecunda e invisible,
vientos de la noche soplan iracundos desde recónditas simas,
constelaciones multicolores, estrellas fugaces, diminutas galaxias,
permanecen impertérritas ante la infinitud del destino.

María González

FRENTE A LA ETERNIDAD

Frente a la eternidad,
me paro en un lugar ambiguo
donde la noche se fusiona
con alguna lejanía sentida del ayer,
que abarca la cúspide de lo no vivido
y la pasión de un decir oxidado
entre el llanto que no pude dar
o esa despedida que no pude despedir.

Un día,
creí que podía tocar el cielo con mis manos,
que podía ser eterno e impenetrable,
pero la vida siempre nos pone
a cada uno en su lugar,
la hermosa y constante vida
que un día nos abraza y al otro nos deja partir.

Hay momentos,
en que tomo del aire sus partículas del amor,
que le canto al viento que me sacude
o que salto hacia otros tiempos
para tratar de buscar un no sé qué,
que me perturba la piel
y mis encantos,
que se hace eco de mi debilidad,
que aparece y desaparece.

Vivir anclado al deseo y la pasión,
es lo que siempre quise para mí,
es esa ecuación precisa que envuelve mis sentidos,
la manera que conozco para sobrevivir,
el instante perfecto de mi piel,
lo que acaricia mis manos,
lo que me mira y me desnuda.

Frente a la eternidad,
soy ese átomo salvaje que cabalga solo
buscando siempre algún desvío
que me permita seguir latiendo,
que me demuestre que está todo por hacer
y me permita volar.

Leandro Briscioli

FRENTE A LA ETERNIDAD

Hablemos, sobre el aliento recostado, hablemos.
Tuvieron que llegar, primeros fuegos, esperanza y hastío.
Era mi hombro que acercaba el cero, sin idea de viento,
subido al mapa donde brota el tiempo.

Qué bien guardan su rescoldo, los puntos de ciudad,
las amarras quebradas, una luminosa mano.

Mujeres humedeciendo palabras van mostrando destino.

Frente a la eternidad rebota el otoño.
Está aquí un diluvio habitado, una espuma contemplada
por miradas de orillas y aldeas perseguidas,
niños crucificados en la mar.
Errantes, sálvese quien pueda, la bruma lleva pasos, lleva pasos.

Frente a la eternidad, abatió los esqueletos el invierno.
La mano apuntala la pantalla chocando con el horizonte,
ha perdido a sus padres, Espartaco, Olympe de Gouges.
La enfermedad de la mirada roe las cadenas, latitudes de cadenas.

Frente a los retratos de Rembrandt, madres de madres,
extendidas, sin verdugos, hacen padre al imperio de la eternidad.
La ventana abre la corriente, la primavera llega al alba, cuenca fecunda.
Compañera de verso, mi sangre flota cantando en el tiempo.

Mujeres humedeciendo palabras van mostrando destino.

Frente al poeta, brújula del estío, abren el cinturón de la tierra,
la historia de las novias, la historia de la órbita.
A la poesía, cosmos de la palabra, cara y cruz, vida y eternidad.

Clémence Loonis


TALLERES DE ESCRITURA
Carmen Salamanca Gallego
Coordinadora

Inscripciones: carmensalamancagallego@gmail.com – 609 515 338
https://www.facebook.com/talleresdeescrituracarmensalamancagallego

Visita nuestra web:
http://www.escribeycrea.com

Visita nuestro canal en Youtube
https://www.youtube.com/channel/UCQtPVp9VFU2hYjtG8xtIJfQ?view_as=subscriber

Escuela de Poesía y Psicoanálisis Grupo Cero

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s