NO TE DETENGAS

«NO TE DETENGAS»
Walt Wiltman

Trabajo sin fin en estas cuestiones
que no me llevan sino a la muerte.

No te detengas, escucho a lo lejos.

Dejo por un instante
mis manos sobre las letras
y la voz se diluye entre cantos
de hombres y niños
que viven muy cerca de nosotros
y no los vemos.

Cantan llamando a las estrellas.
Yo aprendo su cantar,
la fuerza de su voz,
ese saber que viven
unidos a la tierra
unidos los unos a los otros
para que hombres
que no saben cantar
los dejen vivir.

Cruz González Cardeñosa

NO TE DETENGAS

¡No te detengas!
Salta hacia atrás y escóndete,
te miran las horas y el tic tac apura
descaradamente tu final.

Magdalena Salamanca


NO TE DETENGAS (A Walt Whitman)

No fue un día cualquiera,
una rodilla clavada por el odio
cortó la respiración a media humanidad.
¿Qué color poner a esos encrestados
que tapizan el globo bajo una sombra blanca
ocultando su oprobio?
La desazón golpea mis dientes
y ante esa genuflexión asesina
pongo mi aullido en el verso de Withman.
Me sumo a los cardenales de dolor en las manos,
a las huellas de pies encadenados
levantando la voz ante un orden articulado,
para decir: ¡Nacimos con la palabra!
La intransigencia está en vuestras botas,
la poesía en nuestros labios.
No te detengas,
nuestro empeño es ondear la voz
y mantener la llama del mañana.

Ana Velasco

NO TE DETENGAS

Dame de tu nombre su primera vocal,
el ángulo de tus suspiros,
y cae lentamente sobre mí,
como caen las hojas en otoño.

Hazme parte de tu reino,
cúbreme con tus sábanas,
enséñame el centro de tu secreto
y déjame ser inmortal.

Caminemos sin dirección
que el lugar aparecerá solo,
piérdete entre palabras,
subiendo hasta la cima de mis besos.

Arráncame la piel,
devora mis sentidos,
húndete entre mis brazos,
ámame sin medidas.

No te detengas, esto recién empieza.

Leandro Briscioli


NO TE DETENGAS (de Walt Whitman)

No te detengas con tu perfume de violetas muertas
o tu baile de granizo entusiasmado. Mira
mis manos de pedernal afilado, mi boca
como un insecto transparente, y no dejes
que hagan callar a los inválidos, no dejes
que cierren la tienda de tus versos. Busca
una garganta que gima sin igual, infunde
valor a las lentes graduadas y alza
el infundado exordio de tu algarabía íntima,
el ramaje exuberante de tu humanidad
femenina, esgrime tu delicadeza indestructible
como un delirio rugoso.

Kepa Ríos Alday


NO TE DETENGAS

A Walt Whitman

Si la soledad ahonda en tu cuerpo su escritura.
Si en su adversidad el tiempo te sumerge,
sin piedad, en la desesperación y en el abismo.
Si con estupor adviertes tu minúsculo tamaño,
frente al violento rugido de las olas.
No te detengas. No te detengas bajo la sombra
maliciosa que te ofrecen tus sentidos.
¡Avanza!
Avanza sobre ti mismo, como avanza el río.
No permitas que tu alma se detenga
en las frases que escuchaste siendo niño.
Sé cruel y turbulento. Levántate y anda,
Lázaro resucitado, y habla en voz alta
como habla la tormenta.
Desata tu lengua de imposturas ciudadanas
y sé libre como el río presuroso
que jamás se avergüenza de sí mismo.

Ruy Henríquez


TALLERES DE ESCRITURA
Carmen Salamanca Gallego
Coordinadora

Inscripciones: carmensalamancagallego@gmail.com – 609 515 338
https://www.facebook.com/talleresdeescrituracarmensalamancagallego

Visita nuestra web:
http://www.escribeycrea.com

Visita nuestro canal en Youtube
https://www.youtube.com/channel/UCQtPVp9VFU2hYjtG8xtIJfQ?view_as=subscriber

Escuela de Poesía y Psicoanálisis Grupo Cero

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s