ESTA AHÍ / Historia

artistas-vertigo-cuentos

ESTA AHÍ

Todo pertenecía a una misma corporación, los alimentos, el transporte, el ocio, nuestro futuro.

Han pasado ya cerca de quince años, podemos afirmar que el virus fue un invento humano, una manera rápida de cambiar las cosas sin tener que preguntar ni pedir permiso.

Solo unos cuantos se beneficiaron y millones murieron o quedaron sometidos.

Cuando se dieron cuenta que nosotros no caíamos, nos buscaron, pero ya nos habíamos marchado con nuestras familias.

Sabemos los unos de los otros porque la revista “artistas del vértigo” se sigue publicando cada semana.

Hernán Kozak

———————-

ESTÁ AHÍ

– Por si no os habéis dado cuenta, está ahí. Vino para quedarse, ha trazado líneas imaginarias que son detectadas solamente por los agentes de la lucha anti Covi,

– ¿Cómo? ¿Lucha anti qué?

– Covi.

– Pero querrás decir Covid.

– No Covi, son las siglas de Cuerpo Obeso Visiblemente Inflamado.

– ¿Qué dices?

– Sí, es una unidad especial de la policía nacional, se encargan de confinar de nuevo a todas aquellas personas Obesas Visiblemente Inflamadas.

– Pero ¿por qué hacen eso? Será mejor que salgan y caminen para que puedan hacer al de ejercicio y mejorar su estado físico.

– Sí, sería lo mejor, pero no podemos dar mala imagen al panorama internacional, si además de todos los muertos que ha habido, encima los que no se han muerto aparecen obesos, nadie va a querer venir a las playas de España a gozar del verano.

– Y ¿cuál es la propuesta?

– Encerrarles en casa, haciéndoles creer que su gordura es causa del covid y esperar que mueran.

– ¿De atracones de comida?

– No Laureano, no, de soledad y aburrimiento. Se sabe que es manera más fácil de que alguien se muera. Mira los viejos, a ellos no les ha matado el Covid, les ha matado la soledad y el aburrimiento del encierro. Los que murieron en el hospital, por lo menos lo hicieron acompañados.

Magdalena Salamanca Gallego
———————-

ESTA AHI

Esta ahí ¿no lo ves? Y otra vez volvía a señalar con el movimiento de sus ojos un lugar vacío. Le dolía como un hueco molar. ¿Cómo podía ser que permaneciera en aquella insistencia y que por más que le señalara no lograba verlo? Lo hacía cada día. Desayunaba como un ritual, a las seis cuarenta y cinco. Leía los periódicos digitales del día y se asomaba a la ventana. Permanecía inmóvil como una estatua, como momificándose con el dibujo de las rosas de la cortina. Una cara dispuesta en pétalos con ojo de cíclope y brazos como espinas. Y otra vez volvía a gritar. ¡Ven, ven! ¿Es que no lo ves? ¡Está ahí! Cada día era igual al anterior, parecía el ritual de un obsesivo, con la minuciosidad del orden y las palabras exactas.

Un día decidió seguirle la corriente ¡qué carajo! “¡ven,ven! ¿es que no lo ves? ¡está ahí! “

Las palabras abrieron como una llave su sonrisa. Sí, ahora sí que puedo verlo ¡es fantástico! ¡Por fin!

Pero la rosa momificada giró su cabeza ¡Si se acaba de ir! y sus ojos comenzaron a hacer chiribitas como un astro loco que se había salido de su órbita. Era como un caleidoscopio que hacía girar la imagen hasta convertirla en un mosaico. Claro, leyendo a Kafka cada noche, la metamorfosis… Lo tenía en la mesita de noche. Pero de día, todo cambiaba.

Después de aquel capítulo de locura, se puso a leer Intruso en el polvo, de William Faulkner. La mirada se le llenó de ilusiones y comenzó a desayunar junto a él, conversando y asomándose a la ventana con otros ojos. Ahora no está ahí, está en ninguna parte.

Laura López
———————-
ESTÁ AHÍ
Su presencia, aunque invisible, había ya producido inifinidad de muertes en todo el mundo. Más de 25.000 en Italia, aproximándonos a esa cifra en España. Y Estados Unidos duplicándola.

Todo era excesivo con este nuevo virus que había acuñado téminos como “nueva normalidad”.

El mundo, definitivamente había cambiado. No sabíamos si para mal o para bien, poco importaba, como los grandes cambios en la humanidad. Pero nuestra vuelta a la calle ya no sería lo mismo.

Está ahí. Por las calles, por los supermercados, por las vías del tren, en un resquicio de una puerta, en un abrazo que no podrás dar, en los besos esperando un milagro, pero el bicho está ahí.

Confinar a un pueblo, a una ciudad, a un país entero a permanecer dos meses en sus casas, parando la producción no se había visto nunca.

Una huelga general de un solo día hacía temblar los cimientos de un estado, mostrando todo su poderío, ese brazo fuerte popular.

Pero ahora no había hecho falta ninguna insurrección. El propio Estado decretó 10 días de paro total. Cierre total del sistema productivo, salvo aquel que se podía hacer teletrabajando.

Lo que no pudo la clase obrera en sus huelgas generales, vino un virus y lo logró en menos de un par de semanas.

Esto no era para menoscabar la fuerza popular que había forjado las primeras revoluciones en los albores del siglo XX, sino el alcance de algo que había comenzado y no sabíamos a donde conduciría a la humanidad.

Todo había pasado velozmente. Sin tiempo para reaccionar. Ahora, después de 5 semanas de confinamiento, cinco semanas sí, estábamos en la desescalada.

¿Qué significaba eso? Básicamente, que habían descendido las bajas por corona virus, de casi mil diarias a menos de cuatrocientos.

En ninguna guerra actual se producía ese número de bajas.

El desconcierto era generalizado. En distintos niveles y reacciones. El virus te ataca aunque no te ataque. Nadie podía permanecer indemne.

Todo está tocado ahora por el virus.

Está ahí.

Paola Duchên

———————-
TALLERES DE ESCRITURA
Carmen Salamanca Gallego
Coordinadora

Inscripciones: carmensalamancagallego@gmail.com – 609 515 338
https://www.facebook.com/talleresdeescrituracarmensalamancagallego

Visita nuestra web:
http://www.escribeycrea.com

Visita nuestro canal en Youtube
https://www.youtube.com/channel/UCQtPVp9VFU2hYjtG8xtIJfQ?view_as=subscriber

Escuela de Poesía y Psicoanálisis Grupo Cero

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s