NUNCA SIN TI / Poesía

artistas-vertigo-poesia

NUNCA SIN TI

Amor de las cavernas
Primitiva boca que busca
sin encontrar jamás su mitad
Nunca sin ti
Viajaría al desnudo mundo
Para encontrarte sin encontrarte
En la multitud del hambre.
En la cumbre del miedo
En la plaza abierta al viento
Nunca sin ti
Perdería todas las calles
Todo el silencio
De una ciudad que florece
Amnésica de todo
Pero nunca sin ti.

Paola Duchên

———————-

NUNCA SIN TI
Nunca sin ti, el sol impactaría sobre mis versos.

Escuchas el latido, las sílabas se confunden con poros

alineados en filas infinitas, hambrientas de signos de puntuación.

Nunca sin ti, el álgebra caminaría con piernas ágiles

sobre la pizarra de aullidos infernales cuando la blanca tiza

resbala su laxitud sobre aquellos números algorítmicos.

Nunca sin ti, hubiera habido carreteras con huellas de sal

surcando las arterias de la ciudad, desnuda de ecos,

deshabitada en los silencios de un vacío altruista.

Nunca, sin ti, serían posibles los pulsos entre las letras

melodías ocultas que exhalan vientos de alivio

cuando la noche vierte su tinta sobre mi escritorio.
Magdalena Salamanca
———————-

NUNCA SIN TI
Incomodo, parecido a una luz,

sin techo donde estirar

sus tentáculos de óxido.

Con el rencor necesario

para sobrevivir

a este espejo

en el que se mezclan

los días y las avenidas sin latido.

Astuto y engreído,

disimulando agrias sonrisas

por otro día sin ti.
Hernán Kozak

———————-
NUNCA SIN TI
Una brisa de espera ha tomado las calles

y aunque la primavera invada los jardines

el canto de los estorninos se mantiene apocado.

Páginas sobrevuelan estancias de crisol

mientras las azoteas recrean un mundo de eremitas.

Replegadas soledades bordean pompas del ayer,

pero ella sopla el viento del mañana.
¡Llévate la afonía y déjanos los días!

grita desafiante la musa,

mi legado escapa a las ráfagas

la entrega no cabe en mis zapatos,

¿acaso no recuerdas a Almafuerte?

Ciñe pues tu verso

y saca ese silencio de la almohada

sin mí, tu pecho se ahoga.
Ana Velasco

———————-

NUNCA SIN TI

Nunca sin ti me podré hallar
porque tu estás en mi terca
costumbre constructora de panales.
En mi cáscara de nuez a la deriva,
o aquella loca semilla que en sueños
contigo he sembrado.

Nunca sin ti en mis tuétanos verbales
como puro oxígeno rebelde,
habrá un tiempo tan dulce como una fruta
a punto del extravío.

Casi nunca te besaré
con dificultad lacrimosa
o circunvalaré la idea nodular prosaica
para no caer en una mera verdad.

Kepa Ríos Alday

———————-

NUNCA SIN TI

Podría ser un buen comienzo.
Una historia de amor
que enseñe a los ignorantes
lo que el amor significa.
Pero la verdad es que suena
tan falso como un cristal
en un anillo de latón.
Podría, no obstante,
ser un buen comienzo.
Podría ser el título
o la conclusión.
La moraleja escondida
entre sus párrafos.
La frase que el amante
diría antes del final.
Pero yo era tan joven
y tan ingenuo,
que me parecía verdad
todo lo que el amor dijera.
Quizá todavía siga siéndolo.
Según como lo mires,
aún puede ser verdadero.
Tal vez no se puede vivir
sin seguir siendo
joven e ingenuo.
Sin creer en las frases
que el amor te dice.
Porque la verdad del amor
no está en sus palabras
ni en sus resonantes metáforas.
La falsa cristalería que
adorna sus vitrinas,
sus rutilantes luces de neón,
conducen a habitaciones
desnudas y frías.
Pero su restallante llamado
sigue hallando eco
en tu gastado corazón.
¿Dónde está entonces su verdad?
¿Su fantástica ilusión?
Había una vez, una promesa…

Ruy Henríquez

———————-

NUNCA SIN TI

Remontar cimas quebradas, fragosas y desiguales,

descolgarse en las grietas azules del universo donde se cobijan los miedos.

Nunca sin ti,

embaucar al bufón de la casualidad empeñado

en conquistar su indecente desgana, retozando con nuestra vida,

y entretanto sonríe sarcástico y burlón.

 

Nunca sin ti,

escrutar los confines de galaxias aún no pensadas,

engendrar con retales de cielo, polvo de estrellas, un edén como cobijo,

donde nuestros vástagos deshojen margaritas repletas de amores,

retocen en un vergel de panes de leche, naden en regatos de lágrimas dulces.

Disponerles con esmero para la hazaña agridulce de Ser.

 

Nunca sin ti,

soportar la predecible gandulería de lo cotidiano en su locura,

escuchar el dolor punzante de la guadaña cuando siega contundente la noche,

saborear entre tanto, el goce del cuerpo y los elixires de la existencia

llenos de amor, de frutos rojos, de cerezos en flor presuntuosos y altaneros,

urdir poemas y versos que acorralen con ternura las miserias que ofrece la realidad.

María González

———————-
TALLERES DE ESCRITURA
Carmen Salamanca Gallego
Coordinadora

Inscripciones: carmensalamancagallego@gmail.com – 609 515 338
https://www.facebook.com/talleresdeescrituracarmensalamancagallego

Visita nuestra web:
http://www.escribeycrea.com

Visita nuestro canal en Youtube
https://www.youtube.com/channel/UCQtPVp9VFU2hYjtG8xtIJfQ?view_as=subscriber

Escuela de Poesía y Psicoanálisis Grupo Cero

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s