DISTÓPICO AMANECER / Poesía

artistas-vertigo-poesia-dic

DISTÓPICO AMANECER
Me desperté no como aquel
en voluminosa metamorfosis
del insecto de las ciudades,
si no como un puré de trabajador
aguado en la ducha, barato café,
cebado en el bar del desayuno
como un conductor público.
Y las nubes frías ni me miraron
cuando rodé por la rampa
de las monedas de la máquina
para comprar billetes de tren.
Y mis compañeros de viaje
estaban preocupados todos
por algún robo. Por eso no
me decían nada cuando yo
les preguntaba sus nombres
y les preguntaba si les gustaba
cómo era su vida porque
quería que alguien me dijese
cómo es una vida de verdad.
Después vine hasta el móvil
y abrí un email en blanco.
Entonces voy escribiendo
a todos lados, parezco aislado
pero…
Kepa Ríos Alday

———————-

DIS-TÓPICO AMANECER

¡Nada más pobre bajo el sol conozco
que vosotros, oh dioses!(Goethe)

Amanece,
el crepúsculo deja en su resaca
un eco cimbreante:
coros apelando a un excelso
que ama la venganza,
“diente por diente”,
dice el corredor de la muerte.
Nosotros no pedimos justicia,
nosotros no pedimos perdón,
el reo ha de arrepentirse
esa es la plegaria de la compasión.
¡¡Aleluya!!

Ana Velasco
———————-

DISTÓPICO AMANECER
Al alba, el afilado zumbido metálico
me evoca que el mundo de los deseos terminó,
a borbotones descubro que te quiero a ratos,
como un fruto amargo oxidado en su existencia.

Fantasmas intermitentes de luces y sombras
inundan la efímera existencia de contradicciones,
sucumbo al universo del alma impotente,
donde la utopía de la media naranja es un espejismo.

El amor eterno precede a las palabras finitas,
al desencuentro extravagante de texturas mixtas,
a la pasión refugiada en la incertidumbre extrema,
y la ilusión se precipita en un agujero negro.

En los albores del día me pregunto dónde estás,
si es tu cuerpo el que yace a mi lado,
el deseo se suicida ahogado en las grietas de la realidad,
súbitamente con el aroma a café, descubro amarte en lo cotidiano.
Maria González
———————-
DISTÓPICO AMANECER
Sobre el hombro izquierdo
mil kilos hay de diferencia.
El otro, en cambio,
el que sostiene la bandera
y dice adiós con elegancia,
se alza ligero
como el ala de un sueño.
Pero es sobre el que calla
la mayor parte del tiempo
bajo el peso intolerable del dolor,
el que tiene encomendada la tarea
de encontrar alguna quimera,
alguna idea,
unas palabras que,
graciosamente juntas,
resulten aceptables al arte.
No es fácil, sin embargo,
sentir un repentino entusiasmo
por algo que no existe
o que acaba de nacer.
Cuesta trabajo insistir
persiguiendo un abismo.
Las sombras aún acogen
con cálidos abrazos
la frágil utopía
de un verso duradero.
En los sueños el trabajo
no es menos arduo.
Tanto que a veces,
en la noche,
tenemos que levantarnos
y beber largamente
de un libro abierto.
Pero el distópico amanecer,
con una mueca de burla,
sonríe ya entre las sombras
que mecen las luces
que por la ventana asoman.
Un mundo invertebrado
acoge tus versos,
enjugando con su vino agrio
tu sudor.
No estaban, como creías,
los oídos atentos,
ni las almas dispuestas
cultivando el fruto del amor.
Solo un dolor agudo,
como un garfio,
irrigando con su eléctrico fulgor
unos nervios somnolientos
que parecen recordar con odio
el sueño redentor.
Ruy Henríquez

———————-
TALLERES DE ESCRITURA
Carmen Salamanca Gallego
Coordinadora

Inscripciones: carmensalamancagallego@gmail.com – 609 515 338
https://www.facebook.com/talleresdeescrituracarmensalamancagallego

Visita nuestra web:
http://www.escribeycrea.com

Visita nuestro canal en Youtube
https://www.youtube.com/channel/UCQtPVp9VFU2hYjtG8xtIJfQ?view_as=subscriber

Escuela de Poesía y Psicoanálisis Grupo Cero

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s