LO QUE NO ENTENDÍ / Historia

artistas-vertigo-cuentos-oct

LO QUE NO ENTENDÍ

Surgieron tantas oportunidades de abandonar aquello que vivíamos, como rincones ocultos existen en el mundo. Mudos quedamos por tanto desprecio inaceptable y hasta las pupilas se perdieron en la mirada. Cuántas veces supliqué tu nombre sin recibir respuesta, cuántas lunas lloré sin ocultar la tristeza. Ya cansada de esperar aquella verdad oculta, renuncié a ella. Después todo cambió, comencé a caminar de un modo distinto y la boca se me abría como queriendo abrazar el silencio que fundía la cruda realidad. Soplé a los cuatro vientos sin destino mayor que tomar lo sucedido y ahí fue cuando lo que no entendí abrió camino a la nueva vida que está por venir y que deseo con cariño.

Paqui Robles

———————-

LO QUE NO ENTENDÍ

Ella me llamó para decirme que no quería trabajar de momento porque les habían regalado a ella y su marido un lote de 200 orgasmos y tenían sólo una semana para gastarlos. Los que no gastasen en ese plazo los perderían. Era la oferta de lanzamiento de McOrgasm, una empresa de Oregón que comenzaba su andadura en Europa. Como su marido era mamporrero del Congreso y precisamente esa semana eran los días principales de la época de celo de los diputados, no podía faltar ni un momento al trabajo, así que tendría que consumir ella sóla los 200 orgasmos en una semana, lo que equivalía a más de uno por hora en promedio.
Me entristecí de veras porque era una buena trabajadora. Colgué sabiendo que no volvería a hablar con ella en por lo menos un mes, ya que los 200 orgasmos la dejarían fuera de juego por un tiempo. Recordé el caso de Alberto, el pobre, que se desintegró adentro de la máquina de orgasmos que tenían en la empresa donde le contrataron. Menos mal que la mayoría de empresas españolas no pueden pagar aún con orgasmos y confío en que seguirá así por mucho tiempo.

Kepa Ríos Alday

———————-

LO QUE NO ENTENDÍ

De manera que hay gente que aunque se lo digas setenta veces te verán como un murmullo de madrugada. La verdad, que se salve el que quiera.
O sea que otros prefieren fingir una invalidez del alma para no mover un musculo más allá de la necesidad. La verdad, los envuelvo y que los compre otro.
¿Y todos aparentemente en el mismo camino, en el mismo proyecto….?
Eso no lo entendí y sé qué debo hacerlo para poder continuar evitando que la quemazón llegue a las manos.

Hernán Kozak
———————-
TALLERES DE ESCRITURA
Carmen Salamanca Gallego
Coordinadora

Inscripciones: carmensalamancagallego@gmail.com – 609 515 338
https://www.facebook.com/talleresdeescrituracarmensalamancagallego

Visita nuestra web:
http://www.escribeycrea.com

Escuela de Poesía y Psicoanálisis Grupo Cero

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s