CAMINAMOS JUNTOS / Poesía

artistas-vertigo-poesia-oct

CAMINAMOS JUNTOS

Hay un camino desbordado de espejos
y de seres humanos dormidos
en una pupila cubierta de miel.
Cuando la herida sangra
no distingue suelo de nombre,
la niebla multiplica sus espinas
y se hace difícil masticar.
Acepto que hoy tus manos sean
de un viento caluroso que busca quietud,
acepto que hoy tu voz
navegue dormida en ramas sin árbol.

Ya que caminamos juntos,
Te estaré esperando,
aunque multipliques las montañas
en tus parpados,
aunque a veces desconozca el sentido del vuelo.

Hernán Kozak

———————-

CAMINAMOS JUNTOS

No van mis pasos en primera persona
si no conjugados en una anatomía
donde los nombres propios se articulan
como ágiles huesos de ballet
en una carrerita de ángeles
por el escenario del Edén.

Kepa Ríos Alday

———————-

CAMINAMOS JUNTOS

Diversos transeúntes jugando
al juego del espejo doblado,
partido en mil fragmentos
o, simplemente, agujereado
en pleno centro o haciendo sombra
sobre el pecho.

Caminamos juntos y era otro momento,
un tiempo diferente el de las palabras
esforzándose por expresar la alegría,
el miedo, o simplemente, dejarse decir,
habitar el silencio.

Cruz González Cardeñosa

———————-

CAMINAMOS JUNTOS

Camino abajo fuimos sin rumbo previo.
Vuelo incesante de cometa
quisimos hacer de nuestra vida una historia,
mas nos vimos sumergidos en tinieblas.
Entre torpezas, abrazados sin destino,
nos hicimos viejos sin sentirnos.
Mas en el imperante momento de la tormenta,
cuando la barca en la que viajábamos estaba a punto hundirse,
desapareció la tempestad con un ángel en la mano,
brindándonos aquella palabra que no podíamos pronunciar.

Ángel que, impregnado de tinta,
dejó su huella en el papel,
permitiendo escuchar la sinfonía
de la voz que nacía.

Amantes de lo nuestro,
caminamos juntos
y aún lo seguimos haciendo,
sobre el camino que vamos forjando
entre otros, porque nos hicieron ver
que la vida con compañía
es la única forma de ser.

Paqui Robles

———————-

CAMINÁBAMOS JUNTOS

Caminábamos juntos, sin tocarnos.
Tu sombra entrelazada a mi sombra,
tu presencia haciendo eco sobre la mía.
En la constancia del aire,
al golpe blando de la hora imprecisa.
Acurrucados en el costado
una promesa, un recuerdo
que bien podría haber sido un sueño.
Una frase baldía dicha hace mil años.
La hora era imprecisa
y tu presencia confirmaba la mía.
Y éramos muchos que, en su soledad,
de la mano se cogían.
Como dos espectros, como dos extraños.
Como dos amantes que nada se decían.
Caminábamos juntos
y con eso todo lo decíamos.
La senda era nuestro cuerpo
y nuestros pasos una rara forma de vida.

Ruy Henríquez

———————-
TALLERES DE ESCRITURA
Carmen Salamanca Gallego
Coordinadora

Inscripciones: carmensalamancagallego@gmail.com – 609 515 338
https://www.facebook.com/talleresdeescrituracarmensalamancagallego

Visita nuestra web:
http://www.escribeycrea.com

Escuela de Poesía y Psicoanálisis Grupo Cero

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s