CADENAS DE MUSGO / Poesía

artistas-vertigo-febrero.jpg

CADENAS DE MUSGO

Se inundó todo el camino,
las palabras brotaban
como cadenas de musgo
que, sin mirar a los costados,
crecen y crecen hacia la longitud exacta
de cada punto y seguido.

Dime si eres la huella de un pasado
o el enigma del porvenir.
Trae, tráeme un vértice,
una arista o un desmayo.
Eres lápida y sendero,
cruz y tormento, sal,
y haz un giro de viento completo.

Embalsama mi tiempo,
y de ahí, saldrá contento,
el mísero espolón que de nada habla.
Hazme tuya poesía, haz de mí tu vertedero,
quiero sangrar tintas y espacios
de tu color o del mundo entero.
Trae, tráeme un consuelo
que me mire a través del tiempo.

Magdalena Salamanca

———————-

CADENAS DE MUSGO

Nada acontecía
mientras miraba sus ojos.
Suspirando abrí mis alas
para volar.

Sueño que caigo al vacío,
encontrando tus brazos,
elásticos.
Cadenas de musgo
tienden la mano,
para seguir escalando.

Quedaron atrás
mansiones de compasión,
que frígidamente
expresaban
aquel deseo salvaje.

Cadenas de musgo son.

Paqui Robles

———————-

CADENAS DE MUSGO

¿Cuántas veces al día te escondes de la vida,
para llorar en los entierros sin muerto,
para inundar las esquinas donde no llegan los ojos,
para morder carne ya mordida?

Y como en la boca
tienes escenarios de sangre descartada,
labios de geometría de pirámide,
hilos de aceite que no dejan pasar el viento,
pocos se atreven a preguntar,
algunos nunca nos hemos atrevido a hablar.

Hernán Kozak

———————-

CADENAS DE MUSGO

Dejaste tu disfraz de fantasía
junto con el de la nostalgia
y decidiste no volver.

La sombra del ayer se hizo promesa
y tu voz,
elementos de tierra
en manos de la soledad.

Cruz González Cardeñosa

———————-

CADENAS DE MUSGO

Estoy siguiendo las cadenas de un musgo
elaborado con la pulpa de mis labios,
terciopelo ganado a una tierra,
ya abandonada a mis dioses que hacen nupcias
con la arena del silencio.

Desasosegado vaho contra la estatua finísima
de esta planicie verde, aún sin aves, sin forma.

Nebulosa enhebrada a la miel de una penumbra
enraizada a la hermosura de este musgo,
tejiendo tesoros al filo de encender la luz,
la hierba, el sol, el agua, la amapola,
el canto de mis fuentes.

Enhebradora de palabras a una música de verbos en burbujas,
valientes alas de ruido fresco que picotea el borde
del paisaje ganado a la otra cara de la lluvia
que hace crecer un musgo irisado en esta tierra.

Mariví Ávila

———————-

CADENAS DE MUSGO

Eslabones de caracolas y albahaca
arman un haz de cadenas de musgo
por las que transita la infancia.

No hay una igual en el manojo:
algunas penden de colores y ensueños,
otras se columpian entre celos,
ciertas se atoran precozmente en un hueco,
también recogen aristas entre plásticos viejos.

Están las que se adhieren a un pezón,
las que cedieron en su anhelo
y aquellas que vuelan al dorso de un dragón.

Así, copian estos enredados filamentos
el cauce del destino y su relato.

Ana Velasco

———————-

Cadenas De Musgo
Es inútil quejarse en la radio,
no te oirá nadie mientras trabaja
reparando artilugios de guerra
o transportando cadáveres apresurados.
Es inútil pensar delante
de la barra de un bar sin objetivos
o tirar versos rectos
como adornos para la blancura
inútil de las sábanas.
No ves más que musgo
que se extiende a tu costa
mientras tú vas muriendo
como una roca encadenada
al mar, a la necesidad
de hundirte. No ves
más que alimento de cangrejos
cuando miras en el fondo
de los ojos abandonados.
Cadenas de musgo,
las miradas te apresan.
Te conviertes también en mirada,
pasto de las profundidades,
festín de lentos
caracoles silenciosos que liman
tus palabras, tu potencia
verde, amante de la oscuridad,
amante de la imposible
oscuridad en su cuerpo.
Kepa Ríos Alday
———————-

CADENAS DE MUSGO

Ninguna memoria me guía.
Las direcciones me abruman
con sus infinitos caminos.
Nada merece la pulsación del eco
o la reverberación de los recuerdos.
Caja de resonantes sentimientos,
mi pecho se estremece con el temblor
de un frágil latido.
Cadenas de musgo enredadas en mis dedos,
pueblan con sus secretas costumbres
el diccionario con el que habito el mundo.
En la repetición la vida y la muerte se conjugan
para engañar con ilusiones temerarias
las secretas fantasías, las funestas doctrinas
en las que un sol sangrante se oculta
mientras otro desgarra felizmente las sombras.
En ella crees ver la vida que florece
cuando es la pauta del silencio
la que reverdece y crece en el abismo,
la virtud del vuelo y sus desapariciones.
Tenías un propósito que el ciego destino deshizo.
Ahora caminas de aquí para allá,
déspota destronado de su nombre,
alimentándose de los inesperados
frutos de un ya umbrío bosque.

Ruy Henríquez
———————-
TALLERES DE ESCRITURA
Carmen Salamanca Gallego
Coordinadora

Inscripciones: carmensalamancagallego@gmail.com – 609 515 338
https://www.facebook.com/talleresdeescrituracarmensalamancagallego

Visita nuestra web:
http://www.escribeycrea.com

Escuela de Poesía y Psicoanálisis Grupo Cero

Una respuesta a “CADENAS DE MUSGO / Poesía

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s