EL SIGUIENTE DIA / Poesía

artistas-vertigo4

EL SIGUIENTE DIA

Tiene en su boca horizontal
un reloj desbordado de espinas
quemándole la espalda
donde sangran la mitad de sus despedidas.
En una de sus calles abiertas descansa
un riel de escenarios rotos
señalando un bosque de pupilas ajenas.
Difícil de entender
si has llegado otra vez tarde
a la guillotina de sillas dispuestas en ocho,
al desfile de cataratas mudas
a las canciones de amor de sílabas desnudas.

Hernán Kozak

———————-
El SIGUIENTE DÍA

Postergados deberes íntimos
de alegría acorazada, leyes
de la bandera ideal. A veces
quedan expuestos a opiniones
como parte pudenda del todo
que alguien hubiese podido hacer.

Voz de mujer inaplazable,
el día siguiente
esta mañana
acaba de nacer. Los edificios
reciben la nueva luz entusiasmados,
baten pesados portones
los agitadores del día: mecánicos,
porteros, electricistas… También yo
hago ruido postergado. Resuenan
estos versos ahora en tus incisivos.
Estamos hablando: somos tu y yo.
Nuestros sexos esperan ansiosos
en la puerta de la noche. El día
es de tu total urgencia. Voz que se fue
de mujer hacia el trabajo.

Kepa Ríos Alday

———————-

El SIGUIENTE DÍA

Me conduje, como aficionada al cultivo de luces,
a la cara iluminada de la luna,
desde su amante locura que irradiaba el camino
hacia el lugar donde los duendes
tiñen de girasoles las campanas
extendiendo síntesis de dulzura en mis alas.

Flotaba mi esfinge de madera sobre la porción de agua
que, anfibia y a oscuras con heladas brusquedades,
inundaba mi granja de delirios celestes
con pedazos de azafrán en corola líquida.

Así quebraba al siguiente día las medallas
asentadas en mis médulas,
como gárgolas encantadas en la bruma
de un compás ciego
que, iniciando círculos,
trepaba suertes inimitables.

Cruce el arco iris,
alcanzando pétalos de estrellas
que iluminaron mi noche esperando
un nuevo amanecer.

Mariví Ávila

———————-

EL SIGUIENTE DÍA

Como una decisión
tomada antes de tiempo
me balanceo entre
seguir cayendo o volar
igual que el aire cálido
que escapa del rayo destructor.
Yo, vacilante sílaba
que aspira a los más
profundos suspiros,
me atengo a los vaivenes
de un río que me arrastra
lamiendo las áridas riberas,
los sustanciales arenales
que cubren
con sus sales vigorosas
el vasto territorio
donde seguir viviendo
es el riesgo mayor.
Vivir o morir arañando
tus secretos terrenales.
Vivir o morir,
dos caras de la misma moneda
con que habré de pagar
tan largo viaje.
El día siguiente
siempre fue el más difícil.
El alba espera
que escribas tu nombre
con la misma decisión.
La noche estaba preñada
de sueños y promesas.
Perseguir el mismo sueño,
verter el viejo vino
que destilan tus venas
en un nuevo cuenco,
para que la inocencia
de los infructuosos
néctares de la esperanza
vuelva a la tierra nocturna,
y se transforme en la pulpa soterrada
en que tus pies se hunden,
bebiendo del alba la fabulación,
el sueño milenario
que jamás se clausura.

Ruy Henríquez
———————-
TALLERES DE ESCRITURA
Carmen Salamanca Gallego
Coordinadora

Inscripciones: carmensalamancagallego@gmail.com – 609 515 338
https://www.facebook.com/talleresdeescrituracarmensalamancagallego

Visita nuestra web:
http://www.escribeycrea.com

Escuela de Poesía y Psicoanálisis Grupo Cero

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s