HISTORIA LA PUERTA SE ABRE / Historia

artistas-vertigo-cuentos

HISTORIA LA PUERTA SE ABRE
El juez fue asesinado. Tenía las manos ensangrentadas.
La puerta desplazó el rojo y se cerró para siempre.
Clémence

———————-

HISTORIA LA PUERTA SE ABRE
La puerta se abre con sólo poner la contraseña, no es necesario pulsar una tecla de validación como sucede en otras cajas fuertes. Eso amplía las posibilidades de que un niño pueda abrir la puerta jugando. Sin embargo yo me inclino más bien por pensar en que alguna de las niñeras hubiese podido observar a su marido en cualquier ocasión tecleando la clave numérica.
El caso es que los niños llegaron al colegio con las joyas y diamantes de su colección mezclados con juguetes en las mochilas y bolsillos.
No se preocupe señora, recuperaremos todas sus joyas y todos los implicados recibirán un duro escarmiento. Las niñeras no controlaron debidamente a los niños, que para eso se las paga; y, en cuanto al conductor del autobús, el bedel, y los profesores y profesoras de la guardería, no les está permitido aceptar ese regalo tan valioso de un niño. Hay un delito tipificado para estos casos, se llama algo así como estafa por omisión de advertencia. Es decir, si alguien hace un regalo demasiado valioso sin percatarse de ello, es obligación de quien lo recibe advertir a quien hace el regalo acerca de la excesiva valía del mismo. Imagínese si no, los empresarios no podrían jamás emborracharse o drogarse, ni enamorarse de mujeres pobres… Cualquier enajenación transitoria que llegasen a padecer podría poner en grave peligro a toda su familia. No, señora, afortunadamente vivimos en una sociedad civilizada.

Por otro lado debo informarle acerca de la necesidad de desprenderse aquellos de sus hijos implicados en la generosidad. El goce que han experimentado regalando ese dinero no lo olvidarán fácilmente. La felicidad de los trabajadores, su agradecimiento… el amor, deja huellas imborrables en el espíritu de un niño que la educación no logrará jamás corregir.
Usted puede elegir si desea que los ejecutemos o simplemente les cambiemos el apellido y los demos en adopción a familias de clase media.

-¡Dios mío! ¡Qué mierda ¡mierda! ¡mierda! ¡mierda! -dijo la señora entre lágrimas. ¡Pero qué mierda! Esto es el fin, yo me muero. Ya no quiero vivir, ¿para qué quiero vivir sin mis hijos?

Y después de un rato, mientras se secaba las lágrimas, -prefiero que los ejecuten. Yo me suicidaré en cuanto los hayamos enterrado.
Kepa Ríos Alday
———————-

HISTORIA LA PUERTA SE ABRE
Hay puertas como rocas, como si albergaran algún secreto inexpugnable, hay puertas cerradas al
amor como si nunca lo hubieran conocido.
En este punto encontré a la señora encerrada en una habitación de asilo para mayores.
La visita no duró mucho tiempo, ella ya no hablaba nada; sus ojos, sin embargo, estaban clavados a
los míos y redondos a la vez que inexpresivos de tanta expresión horrorizada, se dejaron caer al
suelo al cabo de unos segundos de no haber encontrado nada que le evitase la amnesia.
Luego , sin soltar sus manos inertes apoyadas en las mías, como descansando de un silencio
detenido hacia muchos años, le cursé un anuncio del pasado: vamos a bañarnos a las charcas y
también subiremos los tres en la Vespa que conducirás tú en vez de tu marido.
Fue entonces cuando una puerta se abrió en su cerrado corazón y me dio un golpe en la pierna
junto a un alarido que venía del pasado. Se volvió a cerrar la roca y un silencio reinó en la sala hasta que salí a lomos de mi vaca moribunda aparcada en la acera del recinto ovalado, recorriendo el precipicio que iba de la Vespa hasta mi autobús, sin notar ningún vértigo. Dejamos que se parara el viento a nuestro alrededor hasta que llegó la mañana y vimos nuestros cabellos enredados a la bruma matinal.
Se despertó el día.

Mariví Ávila
———————-

HISTORIA LA PUERTA SE ABRE
Ya era la hora de dormir pero unos cientos de ojos se clavaban en la puerta a modo de palanca impidiéndole que se abriera. Era una puerta poco común, con un vetas que, mirándolas bien, podrían ser las arrugas de un rostro cualquiera que ha sufrido intensamente y no quería borrar sus huellas. Su color tierra se abría entre las paredes blancas y a veces crujía, sollozaba, imitando la vida humana para solaparse en ella en alguno de sus intentos.

La noche caía sobre los párpados. Los ojos resbalaron y cayeron sobre el piso, jugando entre ellos a empujarse, formando equipos, como si fueran canicas. Fue una noche extraña.

Lo inanimado cobraba vida, saltaba en el aire haciendo giros de alma y caía vertiginoso en trampolín buscando una alberca donde sumergirse. Pero la alberca no aparecía. En su lugar había un agujero. Las maderas del suelo se apartaban y ahí se colaban todos. No hubiera pasado nada si no hubiera sido por el gato.

De un salto, imaginando un festín, abrió el manillar de la puerta. Un viento de magia se escapó y se expandió por toda la casa. Las lámparas se agarraron al techo con sus patas y comenzaron a tejer una tela. Hilvanar, hilvanar. Caía por las paredes , por el suelo. Y llegó a los que dormían, los de carne y hueso.

No se atrevía. Rozó la punta de sus dedos y algo ocurrió. Dio un puntapié a la magia, al vestíbulo, a los hilos, y el hueco se los tragó, como el ombligo de un huracán. Abrió un ojo, luego otro y cayeron junto a las canicas para no ver más.
Laura López
———————-
TALLERES DE ESCRITURA
Carmen Salamanca Gallego
Coordinadora

Inscripciones: carmensalamancagallego@gmail.com – 609 515 338
https://www.facebook.com/talleresdeescrituracarmensalamancagallego

Visita nuestra web:
http://www.escribeycrea.com

Escuela de Poesía y Psicoanálisis Grupo Cero

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s