UNA MANO COMO UNA LLUVIA (Miguel Hernandez) / Poesía

artistas-vertigo
UNA MANO COMO UNA LLUVIA (Miguel Hernandez)
Así fue su caricia,
como si su mano se llenara de ojos,
cada uno con su lagrima y su buenos días,
como si al rugido le hubieran cambiado el color
o ya no quedaran bastones
para apagar los incendios.
 
Parecido a esas llanura que te atraviesan
cuando los grillos y las mariposas
pasan a tu lado y fingen no conocerte.
 
Todos dentro del arca,
con el agua equivocada subiendo por su interior,
todos en la última fila
esperando alguna palabra que pueda secar las balas.
 
Hernán Kozak
 
———————-
 
UNA MANO COMO UNA LLUVIA
Verso de Miguel Hernández.
 
Desistía la moneda de chocar contra aquella mano
tantas veces asistida por soles y pasodobles en el aire,
impregnados de vientos piramidales,
susurrando ausencias al entrar en los huecos
que dejó el desbordamiento de quimeras
y futuros horizontes azules.
 
Esa mano, una lluvia de caricias
haciendo valses de energía
sostenía inmensas fortunas
sobre varios caminos,
sutiles direcciones campesinas,
musgo y flor
domando fieras desde sus arterias invisibles,
olas plagiadas a un futuro caminante.
 
Mariví Ávila
 
———————-
 
UNA MANO COMO UNA LLUVIA
 
Una desgracia acaricia mi piel
y me rompe por dentro.
 
Palabras escritas con emotivo
sentimiento
circulan por los canales de la libertad.
 
Una mano como una lluvia se posa sobre mi pelo
y moja el fondo de mi alma
sin que con ello reaccione a lo
acontecido.
 
Muerte en vida es lo que veo en sus ojos, desorbitados cruzan senderos aún sin
Conocer el amargo presente que la acontece.
 
Yolanda Hernández Alcalde
 
 
———————-
 
UNA MANO COMO UNA LLUVIA (Verso de Miguel Hernández)
 
Hay cíclicas instrumentaciones para con la mano
se le deja sus fraguas donde componer la luna
y varias escaleras para contra-decirse.
 
Hace refranes como etiquetas de marca
y victoriosa, tiembla sobre el futuro.
 
Una mano como una lluvia se quiebra en la nube.
 
Clémence Loonis
 
———————-
UNA MANO COMO UNA LLUVIA
 
(Verso de Miguel Hernández)
 
A mujeres y hombres trabajadores que producen vida
Se alza un paisaje redondo
sobre un temblor de tierra.
Son los pasos de la reina blanca
que con una ranura
en el centro mismo de su composición,
la ranura de Raul Gonzalez Tuñón,
hipnotiza a todos
y le tiran monedas.
Mas ella le envía besos a la muerte,
invadiendo con el silencio
la boca de los vivos.
 
¡Hereje, bruja, malandrín!
Llena el aire de espanto
y sus bolsillos de papel moneda.
¡Venda su alma al diablo!
Al diablo mismo de la alquimia
una vuelta de tuerca
al grito hacia el universo,
un poder de puño cerrado
ahogando la respiración
de hombres pronunciando su nombre.
 
Hay una mujer clara
que lanza un vacío para que caigan
como roca en el precipicio
y orquesten un manantial de sapos
croando perdidos
en un mundo de alteraciones cósmicas.
¿Ves la luz tras la cascada?
Es un nido de sombras
que hacen una circunferencia perfecta
para ser el catalejo de otras miradas.
 
Conserven la ranura
pero no echen todas las monedas,
permanezcan también en la claridad
y cuando quienes quieren del iris de sus ojos
nubes tóxicas
recuerden que hay una mano como una lluvia
que hace de la libertad y la salud
nuestro paraguas,
y entonces será el amor el que lo invada todo.
 
Laura López
 
———————-
 
UNA MANO COMO UNA LLUVIA
(verso de Miguel Hernández)
 
Está tan lejos y a la vez tan cerca
 
esa mano que acaricia mi cuerpo
 
y celebra mi piel como lluvia fina,
 
saboreo el paso de las yemas
 
saltando por el trípode,
 
a mitad de la espalda se despliega
 
en desbordados cirrus
 
hasta alcanzar el muslo derramado,
 
perdiéndose soez en sus suburbios.
 
Leves gotas patinan mi mejilla,
 
abro los brazos
 
cierro los párpados,
 
cubierta de ese suave rocío
 
dejo caer este alma plácida.
 
Ana Velasco
 
———————-
 
UNA MANO COMO UNA LLUVIA
 
Cóncava apertura interrogante
mi mano escucha al universo
antes de hablar también ella.
No quiere que su discurso
sufra ninguna intención. Una mano
con lluvia se distingue
por el vacío infinito de su tristeza
y por la sed que su gesto encierra.
Es imposible calmar al hombre
que cae de las manos
como un chorro de tinta. Es posible
traducir fiestas de barro, crear
estatuillas fervientes en respuesta
a tanta cosa: ojos degollados,
planetas sin firmar, dioses ociosos
que buscan actos puros: fuerza
de niños en sus propios poemas.
 
 
Kepa Ríos Alday
 
———————-
 
«UNA MANO COMO UNA LLUVIA»
Miguel Hernández
Caía sobre el mar
la sombra de la arena.
En el espacio azul del tiempo
la luz de un poema.
Cruz González Cardeñosa
 
———————-
 
“UNA MANO COMO UNA LLUVIA” Miguel Hernández
 
El páramo entero te esperaba.
Gaviota silente,
tu sombra volaba
repasando los verdes bordes
y abismales.
Los inhóspitos valles que
que no conocían ni tu nombre,
tejían la botánica historia
que tu rostro humedecía.
Años, siglos, tal vez eras,
giraron tus alas reescribiendo
en sus raíces la húmeda
metalurgia de las piedras.
Creciste dolorosamente,
como quien huye
de un mal recuerdo.
En ti sigue implorando
la fe del pastor y sus ovejas.
 
 
Ruy Henríquez
 
 
———————-
TALLERES DE ESCRITURA
Carmen Salamanca Gallego
Coordinadora
 
Inscripciones: carmensalamancagallego@gmail.com – 609 515 338
 
Visita nuestra web:
 
Escuela de Poesía y Psicoanálisis Grupo Cero

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s