AQUÍ MISMO / Poesía

artistas-vertigo4
AQUÍ MISMO
No te quedas solo
 
si quien se va nunca estuvo.
 
Ten la rapidez del elefante
 
cuando la vida te queme
 
y mira donde se apoyan tus pies,
 
observando dos días después,
 
si puedes seguir luchando.
 
Habla por ley, solo si quieres.
 
Vive por ley, solo si quieres.
 
 
Hernán Kozak
 
———————-
 
 
Aquí Mismo
(Aquí mismo poeta/en tu casa/anidan el opresor y el oprimido.
Miguel Oscar Menassa)
 
Uno no puede salir de la celda,
implora clemencia, clama sin cesar.
El otro no puede encerrarse
y sufre exceso de libertad.
 
Uno cautivo, obligado a simular
que trabaja y que se esfuerza,
vive como un animal en silencio,
maldiciendo aquella autoridad.
 
Tendido el otro en su molicie
amenaza con expirar si no
se lo satisface en todo
aquello que jura necesitar.
 
En realidad ninguno trabaja,
ninguno tiene necesidad.
 
El juego termina cuando ella
hace su entrada triunfal.
Caminando lentamente
tan despacio que no está.
No parece estar presente
porque ella nunca se va.
Es la única cadena, la única
de verdad irrompible
que no se puede quitar.
Ahí los dos son esclavos,
ambos dejan de llorar.
El opresor se conforma,
el oprimido trabajará.
Así obtiene su recompensa
así la puede gozar.
 
 
Kepa Ríos Alday
 
———————-
 
AQUÍ MISMO
 
Observo las estatuas de sal que saludan
con el trapo bicolor desde los estantes clausurados
por vidrios humedecidos con lluvia antigua.
Acaricio aquí mismo los versos que serán futuro abierto
selva acuática de gozos,
añadiendo a mi jardín nuevas flores
con certeros secretarios acuñados en las letras
incorruptibles y apasionados en los bordes del silencio
cerrando el paso a las nostalgias
por el estrecho pasillo del miedo.
 
Victoria Vegue
 
———————-
 
 
AQUÍ MISMO
 
“No quieren el progreso, quieren la ventaja” (Bertolt Brecht)
 
Algo se está pudriendo
 
un fuerte hedor a lodo
 
cobija las banquetas de los letrados.
 
Malandrines del malgobierno
 
han tomado la dirección del saber
 
y a golpe de índice,
 
con apenas tres sílabas,
 
cautivan el tedio de los abatidos.
 
Los estadistas perdieron su siglo
 
-qué es eso de limitar las guerras-
 
una agonía para los insufribles de la equidad.
 
Aprovechando el gran soplo de Coros
 
la nave cambió de rumbo
 
hacia el varadero de las cotorras,
 
donde el epíteto neoliberal encontró su muelle.
 
Lleva por aval un discernir hueco
 
una post-verdad como astucia,
 
en cometa atravesando el universo.
 
Pasará medio siglo y alguien comentará
 
que otra vez ganaron las sombras,
 
que la conquista de ideas se redujo
 
a la aventura del plagio
 
y al cúmulo de títulos sin firma ni método,
 
el saber en subproducto de marketing
 
exhibido junto a algún falso perfume
 
sobre lonas gobernadas por rehusados “manteros”.
 
 
¡Vengan, vengan, congeniados y políticos
 
que aquí mismo, en esta joroba
 
llevo un chiringuito de bulas a la torpeza!
 
Ana Velasco
———————-
 
AQUÍ MISMO
 
Aquí donde nos encontramos
y dimos cuenta de nuestros
últimos deseos.
Aquí donde la esperanza
escapaba de un destino yermo
y era oblicua la forma
de cultivar el miedo.
Taladraban los túneles del viento
las materias iniciales de tu cuerpo.
Sílice o bacteria,
átomos fraguando en llamas
universos rotos.
El frío azogue del espejo
conversaba interminable con la noche.
Aquí mismo te espero
para celebrar tu selvática manera
de abrir la puerta
y dejar tu desdén sobre la mesa.
 
Ruy Henríquez
 
 
———————-
TALLERES DE ESCRITURA
Carmen Salamanca Gallego
Coordinadora
 
Inscripciones: carmensalamancagallego@gmail.com – 609 515 338
 
Visita nuestra web:
 
Escuela de Poesía y Psicoanálisis Grupo Cero

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s