LA MEJOR MANERA DE VIAJAR / Poesía

artistas-vertigo4

LA MEJOR MANERA DE VIAJAR

Siempre quise abrir la segunda puerta
de la palabra volcán
y suministrarle todo tipo de medicinas y leyendas.

Era una intención del alma,
un entretenimiento para esa caja de palomas
que todos llevamos en un costado de la espalda
cuando la lluvia le arranca los gritos al hombre.
Sin ver apenas dos o tres fronteras
formadas por caminos de espinas en la garganta,
por perfectos huracanes de pétalos de sal,
que amenazan,
que prolongan,
que vuelven a preguntarme
si esta vez tampoco conozco mi destino.

Hernán Kozak

———————-

LA MEJOR MANERA DE VIAJAR

Dos ojos plantados como tulipanes.
Ella, con el futuro del volcán en la mano
gana los imposibles en su transformación.

Es un suministro de parábolas sin ayer
de candor en efervescencia con deudas
avanza, e irrumpen en sus voces, otras voces.

Ese cuerpo de distancias, porque el grito
quiere arrancar costumbres de fábulas,
clava una eternidad en las barricadas.

Cuando los alfileres sean puertas al horizonte
y las glándulas elaboren también para el porvenir
ella, se habrá retirado de la cofia que manipula su andar.

Clémence Loonis

———————-

LA MEJOR MANERA DE VIAJAR

Sacudo los bolsillos en busca de una mota de polvo
que me indique cual fue el último lugar de mi escondrijo
que trajo aquel olvido.

Una diminuta y sutil brizna de aire sobre el fracaso
que resquebraje el tiempo y lo haga propio.

Descifro la letra que distorsiona el rincón
de aquella huida, el soborno que no pasó desapercibido
la humilde y fiel estancia de mi esqueleto
frente a tu dolor.

Cruz González Cardeñosa

———————-

LA VIDA ES LO QUE ES

Las palabras que no irrumpieron
acorralan un mundo,
y los pantalones se estrechan
hasta ahogar al yo en perneras.

Y no es que las piernas no me gusten,
sirven para correr,
pero éstas comenzaron a hacerse nudos
y a caer como espigas
en las calles de Madrid.

Sonreír a la vida porque es la que es,
por si acaso te devuelve un guiño,
te muestra un asiento amable
en el que dejar tus ropas.

¿ Y por qué no?
Arrancar hojas hasta colorear
espacios vacíos,
hacer Adán y Eva en el paraíso.
Porque ¿cómo convierto una nube
en algo que decir?
¿Lo sabe usted?
¿Y usted?

La merienda debe ser a las seis, sí,
pero hay un loco en mi cama
que me peina con sus manos,
me recita a Shakespeare
y dobla los garbanzos por ese piquito
que parece una boca
y me los hace tragar,
sin que pueda decir nada.

Dígame cómo caminar por la tormenta
sin la culpa del asesinato del loco.
Cargo con su cuerpo desde las cavernas,
trato de apuntalarlo a puertas
donde ni siquiera llamo.

Y finjo un día gris,
posturas imposibles
que hacen de mí un siete
que me encoge los dedos
hasta decirme
la vida es lo que es.

Laura López

———————-

LA MEJOR MANERA DE VIAJAR

La mejor manera de viajar:
detenerse, mirar, caminar,
observar los escritos,
las noches de luna llena.

Brillantes estrellas muriendo
durante milenarios años.
Armarios llenos de texturas,
relicarios y rosarios.
Maquillajes por doquier en
neceseres vacíos.

Espacios contemplados
sin haberlos conocido.
Beber los rayos solares
de las ocho de la mañana,
la transparencia haciéndose visible.

Amapolas moradas,
que suavizan los negros humos
de coches calcinados.
Viajero sin billete que imagina el elixir.
El polen de vida recorriendo la mejilla
en una gota de agua.

La tormenta acalla fugaces fuegos
que incendian cuerpos sin dueño.
Dioses que dan paso al hombre,
antepasados transcurridos en montañas,
oleajes donde los barcos naufragan.

Necesitamos al menos dos remos,
nuestras manos evolucionaron
con algún sentido.
Nuestra forma erguida
es uno de los viajes
más hermosos de la vida.

Paqui Robles

———————-

LA MEJOR MANERA DE VIAJAR

Hacía un uso responsable
de sus ojos. Los abría
para responder a las fotografías,
los cerraba para viajar.
Tenía dos maneras de viajar
pero siempre elegía la peor.
Un día sin embargo, Apolonio
se dejó llevar por sus pies
que recordaban la curvatura
imperceptible del tiempo.
Voló hacia los orígenes,
conoció la cueva de las ideas
y las locuras de la piel. Cantó
con Orfeo y las sirenas. Remontó
los cauces femeninos,
las cuencas marinas como espuma…
O al menos eso dicen.

Kepa Ríos Alday

———————-

LA MEJOR MANERA DE VIAJAR

“Al fin, la mejor manera de viajar es sentir”
F. Pessoa

¡Viajar!
Tumbarse en la línea de tiempo
y atravesar en un surco de la piel
los blandos espasmos del amor,
la crueldad con que la belleza
se despide de ti en silencio.
El caudal infinito
en el que se prodigan
la juventud y sus misterios,
las dudas que te anuncian
como un oráculo,
el enigma roto de las desilusiones.
¡Viajabas y no lo sabías!
Eras esa latitud que de Norte a Sur,
de Este a Oeste se desmembraba
queriendo ser el único portador
de tu nombre y sus costumbres,
el ciego merecedor de tus engaños.
Ahora sabes, tal vez demasiado tarde,
que la mejor manera de viajar
fue siempre enterrar tu propio cadáver
en la efervescente espuma del alba.

Ruy Henríquez

 

———————-
TALLERES DE ESCRITURA
Carmen Salamanca Gallego
Coordinadora

Inscripciones: carmensalamancagallego@gmail.com – 609 515 338
https://www.facebook.com/talleresdeescrituracarmensalamancagallego

Visita nuestra web:
http://www.escribeycrea.com

Escuela de Poesía y Psicoanálisis Grupo Cero

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s