ESTA ABIERTO / Historia

artistas-vertigo-cuentos.jpg

ESTA ABIERTO

 

¿Y tú me preguntas si está abierto? Está abierto eres tú. ¿Acaso no te dan envidia cuando oyes a las palomas hacer el amor? Pues yo también tengo sueño y sin embargo trabajo y estoy abierto para ti en fin de semana. Porque tu comes todos los días, yo trabajo todos los días. Soy el último panadero de Madrid. A mis hermanos los contrataron. Ahora no trabajan más que para si mismos. Cobran su sueldo y cierran totalmente los ojos por la noche. Están dormidos casi todo en tiempo, pero yo estoy abierto como el campo sembrado. Doy gracias a los agricultores y grano a los hambrientos. Mientras hago el pan no escribo. Mientras se cuece, después de bien amasado, tan sólo me aseo y sueño. Después, si tengo ratos libres, el corazón está abierto. Puedes entrar en mi historia como el pan que remedia los entuertos. Por eso si llaman abro aunque aún no esté hecho mi trabajo. Soy cocedor y horneo con el pan algunos cuentos. A veces tienen sentido, a veces transcurre el tiempo en mis palabras, pero otras veces son historias que parecen pensamientos. Entonces les doy un ritmo como de pan percutiendo tambores duros de ayer que quedaron sin aliento. Mi corazón es un horno, trabaja si me despierto. Gracias por llamar ahora. Si has entrado es que está abierto.

 

Kepa Ríos Alday

 

———————-

ESTA ABIERTO

 

Llego el día de la apertura de mi nuevo negocio, la tarde se hacía eterna encerrada entre las cuatro paredes,
el teléfono sonaba y siempre la misma pregunta: está abierto?.

No entendía que pasaba, no sé si es que en la publicidad puse mal el día y la hora de la inauguración .
No comprendo me decía, en un momento de lucidez se me ocurrió salir fuera del local, cosa que me sentó fenomenal por que dentro me ahogaba.

Viendo que la gente caminaba de un lado para otro se me ocurrió sacar una botella de vino y entre vaso y vaso les comentaba
la historia de mi nueva tienda de antigüedades.

Yolanda Hernández

 

———————-

ESTA ABIERTO

 

Cerrado. El cartel colgaba todo su cuerpo de una sola cadenita hecha de cuentas de aluminio que, suspendidas en hilo, me decían que ese día vencerían a mi paso humano aventajado y me quedaría sin ver la película de mi director favorito. En ese instante las hubiera retorcido hasta volverlas del revés,y hubiera sonreído con ellas entre los dientes a modo de migas de pan, como resto de mi triunfo.

Pero no pasó nada de eso. Simplemente eché a correr calle abajo para liberarme de las voces que me gritaban y querían mover mi cuerpo como un mecanismo autómata. ¡Ábreme! ¡Ábreme!

¡Qué desconcierto! No supe si era mi mente la que hacía todo eso o es que la realidad se había topado por casualidad con mis deseos. Vi cómo un tipo de color, de esos que parecían sacados de una película de cubanos, con el sombrero sosteniendo su calvicie, unas botas abiertas sin cordones, invitando a asomarse a su interior y unos pantalones caídos bajo la cintura, gastados por ambas perneras, sostenían una camisa y un cuerpo que me indicaban que entrara.

Una puerta entreabierta, unos labios apretados atrapando la incertidumbre e intentado escupirla a cada movimiento, me llevaron a empujar la cerradura de mi coche y a gritar, una vez más ¡estaba abierto, estaba abierto!

Laura López

 

———————-

 

ESTA ABIERTO

 

«Está abierto, te dije que está abierto y no hay manera de cerrarlo». Ernesto estaba agitado, tenía una responsabilidad por encima de sus posibilidades y sus manos decían lo que no decía su respiración.

José le miraba inquieto. Ya había pasado otras veces, Ernesto hablaba y hablaba y siempre terminaba diciendo que era imposible terminar lo que empezó. Pero esta vez sintió que lo decía en serio, como si fuese verdad que una cosa tan sencilla se hiciese imposible.

Le miró como preguntándole y salió a buscar ayuda. Cuando volvió José con la ayuda, Ernesto había terminado. Todos los de su equipo le felicitaban, la operación había sido un éxito. Sin embargo, Ernesto seguía repitiendo una y otra vez «está abierto y no se puede cerrar».

Cruz González Cardeñosa

 

———————-

ESTA ABIERTO

 

Abierto queda el encuentro entre la memoria y aquellas imágenes que parecían reales cuando tropezaba con ellas en el bagaje del recuerdo. El muro que todos habíamos construido con gran esfuerzo a veces dejaba asomar un ápice de luz por donde respirar con cierta tranquilidad. Sabíamos que quizá algún día entraría el sol dándonos la mano sutilmente para ayudarnos a derribar lo imposible de una vez por todas. Hasta ahora lo más que habíamos conseguido eran esos encuentros de sangre y oro que fundían sentimientos a base de pico y pala, como cuando éramos niños y jugábamos en la arena de la playa. Pero ahora se trataba de algo con mucha menos importancia, eran vidas de adultos las que circulaban por los caminos, con zapatos que elegían vivir en barro, en asfalto, hierba, riqueza o porquería.

Paqui Robles

 

 

———————-
TALLERES DE ESCRITURA
Carmen Salamanca Gallego
Coordinadora

Inscripciones: carmensalamancagallego@gmail.com – 609 515 338
https://www.facebook.com/talleresdeescrituracarmensalamancagallego

Visita nuestra web:
http://www.escribeycrea.com

Escuela de Poesía y Psicoanálisis Grupo Cero

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s